Policía Municipal de Ciudad Juárez certificada por ciudadanos independientes – CERTIPOL por @InsydeMx


 

Policía Municipal de Ciudad Juárez certificada por ciudadanos independientes – CERTIPOL

  • Abre las puertas la Policía Municipal de Ciudad Juárez a ciudadanos independientes para revisar, mejorar y certificar cumplimiento de estándares

  • La certificación ciudadana mejora las condiciones para servir y proteger a los ciudadanos y para prevenir y sancionar la violación a la ley y a los derechos humanos

  • La vía de la mejora policial es la colaboración entre la sociedad y sus instituciones policiales

Ciudad de México, 18 de julio de 2016. En un evento sin precedentes en la historia de México, el pasado martes 12 de julio la Policía Preventiva Municipal de Ciudad Juárez, Chihuahua, recibió el certificado de cumplimiento de estándares por parte del Comité Ciudadano de Evaluación y el Instituto para la Seguridad y la Democracia, A.C. (Insyde).

Esta Certificación Policial Ciudadana es resultado de más de 15 meses de intenso trabajo y fue posible gracias al financiamiento del Fideicomiso para la Competitividad y Seguridad Ciudadana (FICOSEC) y el apoyo y apertura de la Secretaría de Seguridad Pública y del Gobierno Municipal de Ciudad Juárez. El Certificado expedido tiene una vigencia de dos años, luego de los cuales debe hacerse una nueva revisión para comprobar la vigencia del cumplimiento de los estándares.

Policía Municipal de Ciudad Juárez CERTIPOL Foto Insyde

Algunas de las más destacadas mejoras implantadas en esta policía gracias a la Certificación son:

Plan de reclutamiento que define el perfil del policía de nuevo ingreso; plan de impugnación en la Comisión de Carrera Policial y Honor y justicia; Unidad Mixta de Defensa Legal y Atención Psicológica para la Policía; sistema de registro y control de uso de la fuerza; proceso público de promoción de grados para policías en activo; implementación de Código de Ética; se logró que los programas de prevención ya existentes cuenten con objetivos, metas, diagnóstico, evaluación de resultados y participación ciudadana.

La Certificación Policial Ciudadana es una iniciativa técnica, independiente y no partidista a través de la cual una institución policial acepta regular todos sus procedimientos operativos bajo estándares predeterminados y se somete a la revisión externa de la ciudadanía para demostrar que así lo hizo. Su fortaleza reside en el potencial que tiene para mejorar las prácticas policiales y verificar de manera transparente y pública que la policía hace esfuerzos explícitos para realizar su trabajo de manera profesional.

Esta Certificación se soporta en un método diseñado por Insyde denominado CERTIPOL, que está inspirado en las mejores prácticas policiales y en iniciativas similares en otros países. Insyde apoyó el desarrollo de las mejoras institucionales para el cumplimiento de los 52 estándares y fue un comité ciudadano independiente, con cargo honorífico, externo a Insyde el que acreditó el cumplimiento de los mismos. La ficha técnica de CERTIPOL se puede consultar aquí.

Los apartados que se contemplan en la Certificación Policial Ciudadana son:

  • Reclutamiento y Selección
  • Organización y Desarrollo
  • Responsabilidad Policial
  • Actuación Profesional
  • Infraestructura y Equipo
  • Prevención del Delito

No existe ley, protocolo, estándar o mecanismo de control alguno que por sí mismo pueda garantizar que la policía sólo realizará buenas conductas. Lo que garantiza la Certificación Policial Ciudadana es la mejora de las herramientas para proteger y servir a los ciudadanos y para prevenir y sancionar la violación a la ley a los Derechos Humanos.

 

Entrega Certificación Policial Ciudadana Policía Municipal Ciudad Juárez CERTIPOL Ciudadana Policía Municipal Ciudad Juárez CERTIPOL Asistentes Certificación Policial Ciudadana Policía Municipal Ciudad Juárez CERTIPOL Proceso Certificación Policial Ciudadana CERTIPOL - Comité Ciudadano Foto: Insyde

Fuente: http://insyde.org.mx

Saludos

Mario Meneses

 

CEREMONIA DE PROMULGACIÓN DE LAS LEYES DEL SISTEMA NACIONAL ANTICORRUPCIÓN


 

México puede derrotar la corrupción y reducir la impunidad: @rgilzuarth @PresiSenadoMX

México puede derrotar la corrupción y reducir la impunidad

DISCURSO PRONUNCIADO POR EL SENADOR ROBERTO GIL ZUARTH, PRESIDENTE DEL SENADO, EN LA CEREMONIA DE PROMULGACIÓN DE LAS LEYES DEL SISTEMA NACIONAL ANTICORRUPCIÓN, LLEVADA A CABO EN PALACIO NACIONAL

*”Advertimos que de alguna manera nos estábamos acostumbrando a vivir con la corrupción, que estábamos incluso dispuestos a tolerarla”.

La transición a la democracia prometió la regeneración de nuestro sistema político. En la expectativa de esa evolución, la competencia democrática transformaría los incentivos de todos. El riesgo de la alternancia, del castigo electoral, alentaría mejores gobiernos y haría más auténtica la representación popular. La pluralidad activaría de forma natural, casi automática, las distintas formas de la rendición de cuentas.

Ciertamente, la transición se ocupó de crear y ajustar instituciones para vigilar el uso de los recursos públicos, para mejorar la gestión de los programas, para hacer más transparente la tarea de gobernar.

Gradualmente, se fueron incorporando a la gramática de las instituciones mexicanas, las contralorías internas, la fiscalización superior y del dinero de las campañas, las auditorías y la evaluación de los programas públicos, las distintas etapas de la transparencia.

Pero la legitimidad de nuestro avance democrático se puso a prueba en el momento mismo en que la corrupción se evidenció como el mayor de los problemas de México y como la principal preocupación de los ciudadanos; cuando en algunos lugares y zonas de gobierno, la corrupción se convirtió en política pública; cuando la impunidad reveló que nuestras instituciones eran ineficaces por diseño o por ausencia de voluntad política para inhibir la transacción ilegal que mercantiliza los bienes de todos en beneficio de unos cuantos.

Como suele suceder en circunstancias límite, la sociedad tomó conciencia a golpe de experiencias, de la condición estructural de la corrupción y su extendida presencia en nuestra vida pública. Empezamos a asimilar los enormes costos económicos y hasta en vidas humanas que provoca; los múltiples factores que inciden en ella; la complejidad de capturar en términos regulatorios todas sus posibles manifestaciones; las zonas grises que no tienen sanción y los círculos viciosos en los que la corrupción gravita; la bajísima capacidad de respuesta del Estado frente al acto corruptor y frente a la subordinación corrupta.

Advertimos que de alguna manera nos estábamos acostumbrando a vivir con la corrupción, que estábamos incluso dispuestos a tolerarla a cambio de eficacia, que la empezamos a convertir en el lubricante de nuestra gobernabilidad.

Se hizo evidente que la corrupción hace más profunda y lastimosa la desigualdad, porque reproduce privilegios y por tanto, condena definitivamente a los que menos tienen.

Amanecimos, en efecto, una mañana en la ensoñación del cambio democrático y de dos alternancias, con la corrupción instalada en la sala, amenazando nuestra forma de convivencia, al acecho de la legitimidad del sistema político en su conjunto.

Pero entonces, la democracia mexicana dio signos de vitalidad. El impulso por reformar cobró forma y ritmo de manera ejemplar e inédita, con la participación de la sociedad civil. La indignación se convirtió en agenda; el enojo se activó en movimiento cívico; la exigencia social encontró cauce y salida en nuestras instituciones representativas.

Redactamos juntos la reforma constitucional que creó el Sistema Nacional Anticorrupción. Se organizó un esfuerzo en torno a una iniciativa ciudadana sobre las responsabilidades de los servidores públicos, que encontró eco en el Poder Legislativo. Nos hicimos cargo de los detalles, para asegurarnos de que no habría ningún retroceso en la decisión de combatir a la corrupción.

Me consta personalmente la dedicación de muchos ciudadanos, activistas y académicos que abrazaron esa causa, como también el compromiso plural y responsable de los actores políticos.

Soy testigo directo de la disposición y apertura de legisladores y grupos parlamentarios, empezando por los presidentes de las comisiones dictaminadoras en la cámara de origen, los senadores Pablo Escudero, Fernando Yunes y Alejandro Encinas.

Y también, hay que decirlo, estamos aquí, este día, porque también el Presidente de la República hizo la parte que el sentido del deber le exigía.

Gracias, gracias a la tenacidad de la sociedad civil se lograron contenidos que de otra manera hubieran sido sencillamente impensables.

La Federación nunca perderá jurisdicción sobre los recursos transferidos a estados y municipios.

Se separan y especializan los órganos de auditoría, investigación y sanción.

Se perfecciona la descripción de las conductas que dan lugar a responsabilidad administrativa o penal.

Se garantizan procesos ágiles y un fiscal con dientes; sí, con dientes, porque no comparte con nadie el colmillo del ejercicio de la acción penal.

La prueba del éxito del esfuerzo de la sociedad civil que puso esta agenda como prioridad nacional y de la política que la logró materializar, radica precisamente en el conjunto de las definiciones constitucionales y de las leyes que conforman el nuevo sistema anticorrupción.

La prueba de éxito, es la construcción de un piso común para todos los ámbitos y niveles de gobierno del cual nadie puede evadirse.

El éxito radica en la perspectiva integral de instituciones de prevención, de participación ciudadana, de control y mejora de la gestión, de sanción a los servidores públicos que abusan del Poder, pero también de aquellos particulares que obtienen un beneficio indebido a través de una tentación corruptora.

La victoria de todos es un sistema potente y robusto, de incentivos y disuasivos; de controles y consecuencias.

Y si me permiten la licencia: la victoria de todos es un sistema que éste sí, como dicen por ahí, probablemente no lo tiene ni Obama.

Tenemos, amigas y amigos, que reivindicar lo que se ha alcanzado.

Debemos, todos, legitimar con nuestro testimonio no sólo el precedente de participación ciudadana constructiva, sino también el resultado de la voluntad concertada de la política, de la pluralidad.

Debemos, unos y otros, evitar ser víctimas de nuestro propio éxito.

No tenemos derecho a decir a la gente que el sistema está cojo, que es insuficiente o que de poco o nada va a servir.

No tenemos derecho a hacer creer a los ciudadanos que no estamos haciendo nada para abatir la corrupción.

Y es que en los grados de publicidad de las declaraciones patrimonial, de intereses y fiscal, no está la conquista del territorio enemigo, el Desembarco de Normandía, o la bandera que simboliza triunfo o derrota alguna.

La Reforma alcanza un balance ponderado entre el principio de máxima publicidad y el derecho a la privacidad que gravita en la protección de los datos personales.

Un equilibrio que establece la obligación de todo servidor público de presentar sus tres declaraciones.

Un equilibrio que somete esas declaraciones a un sistema de seguimiento para detectar sus inconsistencias y sancionar el enriquecimiento ilícito.

Un equilibrio que impone el deber de hacer públicos aquellos datos que determine el Comité Coordinador, a propuesta de la instancia ciudadana.

Es, efectivamente, un equilibrio legal y éticamente correcto.

Es legal, porque debemos tener siempre presente que un servidor público no deja de ser, por ese sólo hecho, un ciudadano en pleno goce de sus derechos.

Y es éticamente correcto, porque debemos recordar que se debilita al Estado cuando se coartan las garantías mínimas de los servidores públicos, cuando se les hace vulnerables frente a los intereses a los que se enfrentan, cuando sienten incertidumbre al momento de actuar o de decidir.

Hay miles de servidores públicos honestos y leales con la República, auténticos patriotas, en todos los partidos y en todas las funciones de gobierno.

Millones de ciudadanos sortean todos los días las trampas burocráticas, sin prestarse a un acto de corrupción.

La corrupción no es un mal que sólo aqueja a unos, ni la honestidad monopolio de bien que siempre ostentan otros.

No está en el ADN de los mexicanos una u otra, la corrupción o la honestidad vive en las decisiones que todos los días tomamos los ciudadanos.

Ser servidor público no debe ser oportunidad para el saqueo, pero tampoco origen o causa de sospecha. Hicimos esta reforma para dejar atrás la perversa tesis de que todo servidor público es corrupto, hasta que demuestre lo contrario. Hicimos esta reforma para devolver dignidad, honor y confianza a la función pública; y eso sólo será posible si trascendemos a la idea de que la corrupción es un problema que sólo ha de enfrentarse desde la política criminal y nos hacemos cargo, de una vez por todas, que la lucha contra la corrupción exige la mejora integral del funcionamiento de nuestro sistema político.

El combatir la corrupción es en realidad una apuesta por el buen gobierno, que la agenda que tenemos por delante es mejorar la calidad de todas nuestras instituciones. Poner fin a la colonización del poder, a la patrimonialización de lo público, a la parcelación de lo común en beneficio propio.

Reformar el fuero para que no sea pretexto de impunidad; mérito y capacidad antes que lealtad de partido; profesionalización en lugar de cuotas; imparcialidad como obligación exigible en toda la gestión pública; estabilidad y digna retribución a los servidores públicos para cerrar los márgenes del subsidio corruptor, porque en la incertidumbre, en la precariedad salarial de soldados y marinos, de policías, de ministerios públicos, de maestros, doctores y enfermeras, y en general de los servidores públicos que hacen que el Estado funcione todos los días, se gesta también el destructivo impulso a la corrupción.

Y por supuesto, reducir el mercado negro de favores recíprocos y los medios por los que se canalizan, ésta legalmente recursos públicos y privados, a la competencia política y electoral.

Señor Presidente. Señoras y señores:

El Sistema Nacional Anticorrupción responde al objetivo de fortalecer la efectiva rendición de cuentas. Pero también tiene un propósito todavía más alto: regenerar la legitimidad del sistema democrático, renovar nuestro pacto de confianza con los ciudadanos, reanimar la credibilidad de los que servimos al Estado.

México puede, en democracia y en su pluralidad, derrotar a la corrupción y reducir la impunidad. No necesitamos justicieros para consolidar un auténtico Estado de Derecho y de derechos; necesitamos incentivos correctos, procesos debidos y autoridades que funcionen bien.

Necesitamos poner en orden, con la razón de la ley y de las instituciones, desde nuestros partidos y hasta los Tribunales, a quienes piensan que el poder les pertenece y lo usan para provecho propio.

Comprometernos todos con la plena eficacia de las nuevas instituciones y sobre todo con la integridad y la decencia públicas. Hacer y exigir buenos gobiernos, reconciliar a la sociedad con la política y con los políticos; darnos la mano sociedad y gobierno, porque en democracia, sociedad y gobierno significan una y la misma cosa.

Por su atención, muchas gracias.

Fuente: www.orosolido.com.mx

Saludos

Mario Meneses

Disfrazaron a 100 militares y los nombraron guardias de seguridad.


Estos sí son auténticos fachos: militares disfrazados con trajes de burgueses con armas evidentes; destruyeron el congreso de profesores de Zacatecas e impusieron a una líder al servicio de Peña Nieto, del PRI y del Charro Díaz.

El “charrazo” es una viejísima estrategia de los gobiernos contra los trabajadores

06:39
Pedro Echeverría V. 
1. El Presidente Peña Nieto, el secretario de Educación Aurelio Nuño y el secretario general del SNTE, el Charro Díaz de la Torre, disfrazaron a 100 militares, los nombraron guardias de seguridad y les encomendaron destruir el Congreso Estatal de Maestros de Zacatecas porque la Coordinadora (la CNTE) contaba con mayoría absoluta. Iván Ixtlahuaca, de la CNTE, reiteró que de los casi 370 delegados registrados para el 25 congreso extraordinario de la sección 34 de Zacatecas –que debía realizarse jueves y viernes–, al menos 220 son afines a la disidencia, por lo que la mesa directiva cercana a Díaz de la Torre decidió reventar los trabajos para luego dar el charrazo imponiendo a Saralla Bañuelos, diputada del partido Nueva Alianza al servicio del PRI.
2. En Zacatecas el trabajo sindical de la CNTE lleva 30 años. A pesar de la represión brutal que se ha ejercido contra ellos, han logrado integrarse en varias ocasiones al comité sindical realizando trabajo importante de base mediante gestiones y defensa de los derechos sindicales. Por ello hoy, que ya con toda seguridad contaban con un 70 por ciento de los delegados al congreso y habían presentado un programa de trabajo muy diferente al de los líderes espurios y traidores, la intervención fascista contra los maestros y luchadores sociales fue brutal.  La agresión jamás fue de maestro a maestro. No hubo un solo intercambio de golpes entre profesores. Fue este grupo de paramilitares, este grupo de mercenarios que envió Juan Díaz de la Torre para reventar el congreso.
3. Estas prácticas de “charrazos” son muy conocidas en México porque han sido usados en cientos de sindicatos cuando están en peligro de transformarse en independientes. Se puede contabilizar desde 1915 cuando la Casa del Obrero Mundial –de carácter anarquista- fue asaltada y traicionada por órdenes del presidente Venustiano Carranza y el general Obregón para convertir a los obreros en “Batallones Rojos”, vestirlos de militares y armarlos para ir a combatir contra los villistas y zapatistas. Durante muchas décadas esos “charrazos” fueron dados por la CROC de Morones y por la CTM de Fidel Velázquez. En el sindicato de educación han sido practicados desde que se fundó el SNTE, pero de manera particular para acabar con las luchas de la CNTE.
4. En los últimos años presencié “Charrazos” de Esther Gordillo en Mérida, contra la IX en el DF y ahora me llega la mala noticia de Zacatecas encabezada por el charro Díaz. ¿Acaso esos “charrazos” no son violencia brutal, provocadora que invitan u obligan a responder de la misma manera? Por ello han dicho: “La agresión del pasado jueves perpetrada por presuntos guardias de seguridad privada contra maestros disidentes fue una acción de corte paramilitar orquestada directamente por Díaz de la Torre, en contubernio con el gobernador Miguel Alonso Reyes y sus fuerzas de seguridad pública. Para desbaratar el congreso rompieron sillas, mesas, golpearon a maestros y los hicieron huir porque eran tan grandes, fuertes y entrenados, que no se les podía enfrentar.
5. En las fotografías se puede observar sus uniformes de “gentleman” empistolados, haciendo una escuadra militar contra los maestros y preparados para sacar sus armas y disparar ante el menor movimiento. Espero que los zacatecanos, apoyados por los maestros de los estados vecinos, puedan realizar una megamarcha y un bloqueo combativo contra los pinches gobiernos del PRI, del PAN y del PRD. Claro, el funesto Osorio Chong pudo haber usado ese charrazo zacatecano –con la mano en la cintura y la risa en la jeta, como respuesta a los bloqueos de la Coordinadora. El golpe a los maestros de Zacatecas es una clara muestra del cinismo del gobierno en la negociación. Esperemos que no se olvide que estamos en lucha de clases y los bloqueos deben extenderse y radicalizarse. (16/VII/16)
Saludos
Mario Meneses

Traje a la medida.


Dra. Muna D. Buchahin
CFE, CGAP, CRMA, CFI

La integridad es la estructura fundamental que debe soportar a toda organización. Las cualidades más apreciadas por la alta dirección son el compromiso, la honestidad y la solidaridad. En el entorno para el fortalecimiento de la integridad deben considerarse la adecuación y actualización permanente de un programa de cumplimiento donde es necesario reconocer, aprender, corregir y rectificar errores o políticas -cuando un proyecto, lineamiento o estrategia dejó de funcionar- que otorgan y significan un alto valor profesional a la alta dirección.

Conocer los riesgos y vulnerabilidades en una organización nos permite planear, ajustar o implementar detalladamente un programa de cumplimiento adaptado a las necesidades específicas como un “traje a la medida”, lo que permite reducir las oportunidades a tentaciones y desincentivar actos deshonestos.

Hablando de estrategias preventivas en las organizaciones, me gustaría señalar una que es escencial, me refiero a una metodología rigurosa para el reclutamiento y el fortalecimiento integral de los recursos humanos a partir de los procesos de selección y la posterior contratación, para buscar el aseguramiento del ingreso de los mejores talentos comprometidos para desarrollar actividades innovadoras e intensas, pero siempre alineadas con la cultura organizacional.

La adopción de sistemas transparentes de selección, desarrollo y permanencia basados en el mérito, la equidad y las aptitudes, son pilares fundamentales para robustecer un programa de prevención, si consideramos que las prácticas deshonestas o corruptas involucran siempre al personal entenderemos entonces no solo la importancia del blindaje y protección de áreas sensibles -puerta de entrada a los defraudadores- sino la necesidad de mostrar las cualidades y características esperadas del factor humano: la honestidad, la generosidad, la solidaridad y el compromiso absoluto para responder ante los retos y las oportunidades, agregando valor a la organización, entendido esto como las acciones o actividades aportadas por profesionales competentes y exigentes de sí mismos pero respetuosos en el desarrollo de las funciones. Es indispensable asegurar que se sientan valorados y apreciados para que se desenvuelvan en un entorno apegado a valores y principios éticos con una remuneración justa y competitiva, estos elementos en su conjunto se convierten en incentivos positivos para generar en ellos confianza y seguridad de que creemos en su apego a la cultura organizacional y tienen bajo su responsabilidad el cumplimiento de las mejores prácticas pues son parte integral de una empresa que tiene puesta la vista en la prevención y disuasión de actos que puedan generar un riesgo. Esto muestra cuán importante resulta asegurar que la política institucional incluya y mandate la obligación de acatar el programa de cumplimiento, como un disuasor para evitar las tentaciones, y quebrantarlo implique sanciones severas.

En este sentido reconocer, corregir o rectificar errores, programas o estrategias, -por parte de la alta dirección- implica la capacidad de adaptación al entorno real, por ejemplo, cuando un proyecto dejó de funcionar o de ser útil hay que descartarlo, cambiarlo, modificarlo o ajustarlo. Estas acciones demuestran un alto valor de la autoridad moral y dan cuenta de un liderazgo consistente con la política antifraude al enviar un claro mensaje de los esfuerzos para reducir las posibilidades o las oportunidades de involucrarse en actos deshonestos. Estos son algunos factores clave que apuntan hacia la integridad y dan cuenta de la importancia que se otorga para la prevención y detección de actos deshonestos.

Luego entonces, trazamos la estrategia y aseguramos su cumplimiento para la óptima selección del personal, compartimos la visión de integridad, de responsabilidad y el rol que cada miembro de la organización debe asumir, se resalta que la participación de quienes viven el día a día de una organización es la clave para prevenir y disuadir conductas fraudulentas, por estas razones resaltamos la confianza en cada uno de los integrantes y lo que se espera de ellos, pero aun así no es suficiente. El otro componente adicional en el sistema organizacional de prevención consiste en tener claros los riesgos y las vulnerabilidades y entonces viene el otro tema que es la concientización individual y grupal donde se clarifican y se les dan a conocer las conductas que no son aceptadas -bajo ninguna circunstancia- en la organización, para evitar confusiones, falsas percepciones y lo que para algunos puede parecer bueno, para otros sería impensable; entonces seguiremos creando un “traje a la medida”.

Como ejemplos, se considerarían inapropiadas las invitaciones a comidas o eventos; obsequios para entretenimientos, eventos de lujo o privados; qué se considera en los límites de las atenciones hacia los clientes, esto es considerado conflicto de interés, porque habrá empresas privadas, educativas o sin fines de lucro que no prevean políticas de contrataciones de proveedores o empleados, diversos al sector público o a entidades financieras. Es indispensable introducir programas de inducción y difusión para ejemplificar claramente con cursos de capacitación presencial y en línea, situaciones concretas que excederían la norma y las sanciones establecidas. Entonces subrayo la importancia de crear un área con personal especializado para la atención de dilemas o dudas éticas para asesorar y brindar respuestas o consejos en relación a hechos que puedan parecer irregulares, que permitan revelar o discutir tópicos controversiales o generen conflictos internos/externos o cargas de conciencia tanto para proveedores, prestadores de servicio, o cualquier parte interesada en torno a hechos de los cuales conocen pero dudan para denunciar. Se sugiere establecer un solo canal de comunicación para este fin con el asesoramiento especializado que provoque el valor en el denunciante y la fuerza para actuar de manera adecuada, convencidos de que compartir o revelar es un medio de inhibir conductas deshonestas que acabarán dañando a la organización pues el empleado conforma parte de ella –también el bienestar de su familia- y por eso la conciencia del cuidado colectivo forma parte de su responsabilidad.

Los programas de inducción, difusión y reforzamiento de las actividades de cumplimiento en las organizaciones deberan incluir claramente las normas y sanciones, comunicar la política de integridad y considerar discusiones abiertas preferentemente grupales de casos prácticos, con una interacción que detalle desde los niveles de responsabilidad hasta como confrontar discusiones, guiadas de ejemplos de situaciones inapropiadas. Lo anterior permitirá identificar en los asistentes, sus valores y percepciones y el manejo adecuado en situaciones similares que pudieran suscitarse. Recordemos que en cada organización sus riesgos y vulnerabilidades serán distintos; por ello tampoco podemos aplicar el mismo entrenamiento a todos los niveles por igual.

En algunas instituciones existen programas de incentivos a denuncias con políticas claramente definidas, que no tienden a ser monetarios; por ejemplo, se premia con el pago de cursos o se brinda apoyo como despensas, becas para los hijos, pases para actividades familiares de entretenimiento, apoyo en la compra de libros; retribuciones a su honestidad que son siempre bien recibidas. Alejar la tentación y dejar claro que quien rompa las reglas tendrá una sanción y será visible, son algunas acciones fundamentales para reforzar el mensaje y el tono ético de acatamiento obligado de la norma.

Para concluir con el tema sobre la importancia del recurso humano en la prevención y su papel preponderante en cualquier organización, debemos destacar el papel de las Líneas Ética de Denuncia, cuya efectividad dependerá de varios elementos, como son su manejo externo y profesional, un protocolo de atención estructurado que no pueda ser manipulado o modificado, confiable y seguro que garantice la tranquilidad del anonimato. Para mayor información se Pueden consultar más sobre el tema leyendo el Reporte a las Naciones y la estadística de Fraude ocupacional y de abuso 2016, donde claramente destaca los controles antifraude y revela que un 40% de fraudes fueron reportados a través de las líneas éticas de denuncia. Aquí entra en juego la confianza con un papel fundamental: sin los canales de denuncia1, nadie o muy pocos intentarán revelar hechos deshonestos. Si el número de denuncias o quejas; y que se reciben es muy por debajo de la operación, habrá que revisar este tema; si tampoco se cuenta con un lineamiento claro que sea público, del protocolo de atención establecido, ni es clara la línea de autoridad y mucho menos existe el área especializada para investigar los hechos denunciados; traerá como consecuencia que los empleados no sentirán la obligación moral de reportar algún incidente de fraude o conducta inapropiada que puedan conocer, simplemente, no les interesará

.

Pero, ¿quién pierde entonces? La condición humana de manera natural, nos urge a compartir algo que nos es incómodo, cuando sentimos el ambiente propicio para hacerlo, para buscar respuestas y orientación y seguramente en estas circunstancias la organización será la última en enterarse, por ello también las estadísticas se mantienen de 18 a 24 meses en promedio para descubrir un fraude.

Construir la confianza cuesta y mucho. Evitar hacer negocios a cosa de cualquier acto que pudiera ser considerado indeseable, es parte del modelo de un liderazgo acorde a la política de integridad, vinculada con trabajo duro, perseverancia y que cierre espacios a la mediocridad. Todas las acciones descritas se precisan para la prevención o disuasión y deben establecerse sanciones claras y ejemplificantes, para quien trasgreda la norma. Y por supuesto, el área de investigación debe integrarse con personal especializado para la atención de las denuncias de actos deshonestos, fraudes o corrupción.

En materia de prevención y disuasión tenemos mucho por hacer, y por su naturaleza, es una labor intensa con actividades perfeccionables pero inacabables: Working always in progress.

mdbuchahin@acfe-mexico.com.mx

Fuente: Revista Especializada ACFE

Saludos

Mario Meneses

 

Manual preventivo contra la delincuencia


Gabriel Pereyra

Por Gabriel Pereyra

Julio 10, 2016 05:00
TIEMPO DE LECTURA: 9 MINUTOS
El experto Edward Holfman da sus consejos: “El dinero se recupera, la vida no”

“La seguridad es una sensación intangible, me siento o no me siento seguro. En seguridad la cultura de la prevención y protección son claves para no ser una potencial víctima del delito, y si lo soy, minimizar los riesgos después que ocurrió el hecho. En seguridad la ecuación es: 90% prevención 5% acción, 5% suerte”, resumió Edward Holfman, consultor y experto en seguridad que lleva más de 30 años trabajando con diversas empresas.

Para el experto, el tema seguridad debe ser abordado en el núcleo familiar “no generando miedo o alarma, sino ayudando a comprender el problema” y a su juicio hay un mensaje central: “Ningún objeto de valor en dinero o bienes es tan importantes como para arriesgar mi vida frente a un hecho delictivo”. A continuación se enumeran una serie de situaciones y las medidas preventivas que recomienda el experto y que se pueden adoptar para minimizar riesgos.

Reglas familiares

El núcleo familiar debe tener la información sobre: cuándo salen del hogar, a dónde van, con quién están, qué están haciendo y a qué hora están regresando al domicilio. Esta información debe ser conocida por todos los integrantes del núcleo familiar, recomendó el experto.

En la calle

Según Holfman, lo correcto es caminar lo más cerca de la pared, lo más alejado de la calle donde circulan los vehículos y siempre en sentido contrario al tránsito. Esta medida permite estar alerta de posible arrebatos, motochorros o vehículos con personas en actitudes sospechosa. También aconseja evitar el uso del celular en la vía pública, especialmente la utilización de audífonos que aíslen de la realidad, dado que eso lo deja a muy vulnerable y presa fácil del delincuente.

“Si se percibe que lo están siguiendo, recomiendo parar, cambiar de dirección, mirar al entorno y continuar la marcha al lugar más cercano y donde haya mayor cantidad de personas”, dijo.

Antes de llegar a destino conviene tener las llaves a mano para acceder rápidamente. “No esté buscando las llaves en plena vía pública, esto la hace más vulnerable de ser víctima de un hecho delictivo”, agregó.

“Si va a retirar dinero de un cajero automático planifique de antemano la operación, cuando lo realizara, en qué lugar, a qué hora. Siempre busque cajeros en zonas seguras y que usted conozca. Se recomienda evitar utilizar los cajeros automáticos en el horario de la noche”.

En el vehículo

“Estacione en lugares seguros, bien iluminados. Antes de descender o subir al vehículos siempre mire en su entorno y a las personas que se encuentran cerca”, dijo en otro de sus consejos. “Cuando suba al auto la primera medida es trancar todas las puertas, colocarse el cinturón de seguridad y comenzar a circular. Las situaciones más peligrosas y que mayores ventajas llevan los delincuentes es cuando estamos en un auto, las razones son variadas pero principalmente porque el conductor le presta toda su atención al tránsito”, señaló el experto.

Según entiende, el auto es uno de los lugares donde el conductor se expone más porque son casi nulas las chances de estar armado. “No deje dentro del interior de su vehículos cosas de valor a las vista, inclusive debajo de los asientos. Siempre tome la precaución de guardarlas en la valija del auto. También evite dejar dinero en los porta vasos u otro lugares que usted destine a dejar efectivo, esto puede ser un llamativo para un delincuente. Guárdelo en un lugar seguro, fuera de la vista del público”.

En su casa

Estudios a nivel mundial indican que la mayor cantidad de los accidentes y peligros ocurren en los domicilios particulares. “Tenga presente delimitar el predio de su casa, para que los vecinos y personas ajenas a su entorno identifiquen dónde comienzan y finalizan los límites de su propiedad”, dijo Holfman.

“Si cuenta con los recursos económicos para hacerlo, busque la mejor forma de delimitar utilizando entre las opciones de seguridad disponibles en el mercado:alarmas, cámaras de circuito cerrado, control de accesos, video porteros, cerca eléctrica, muro perimetral, alambrado, rejas, cortinas metálicas, concertina”, agregó.

“En el caso de no contar con los recursos económicos: delimitar su casa con materiales como esterillas, madera, rejas, alambrado común o alambrado de campo, cerca o vallado para rodear y delimitar el predio y que dan una visión de límite de su propiedad.En el caso de no ser posible recurrir a plantas de jardinería tipo arbustos“.

La iluminación es fundamental. “Instale en lo posible rejas en las ventanas y abertura que den al exterior de la propiedad.Coloque cerraduras de seguridad en las puertas de accesos y mantenga siempre las llaves en un lugar seguro. Si pierde un juego de llaves de su casa y no las encuentra cambie las cerraduras”.

También aconseja mantener las puertas cerradas y trancadas. “Si tiene los recursos para hacerlo compre y coloque un cofre de seguridad”, agregó en sus consejos

“Cuando contrate personal adicional para realizar un trabajo dentro de su domicilio verifique sus datos y referencias”, aseguró.

Los perros guardianes para el cuidado de su finca particular son un tema complejo. “No tengo una posición definida si es adecuado contar o no con perros guardianes”, dijo Hofman.

Salidas nocturnas

-Prever día, hora y duración del evento. La iluminación juega un papel importante en la seguridad.

-Prever el tipo de zona, barrio o lugar físico donde se va a realizarse el evento y si voy a conducir (no podré tomar alcohol).

-¿El lugar tiene estacionamiento privado o debo dejar el auto en la vía pública?

– Esté alerta especialmente al salir de su domicilio como al regresar porque este es un momento clave y crítico que utilizan los delincuentes.

Además recomienda que al salir de la casa siempre se suban al vehículo y dejen que otro integrante de la familia cierre el portón.

“No se baje sin causa justificada, no deje la puerta del auto abierta con el motor encendido. Recuerde este momento es clave y crítico, usted debe estar alerta”, dijo.

Cómo actuar en un hecho delictivo

Al regresar al domicilio observa luces encendidas o personas extrañas no ingrese, solicite ayuda a la Policía y en caso de ser necesario a los vecinos”, recomendó el experto.

“En un robo o copamiento mantenga la calma, no enfrente ni quiera atrapar al delincuente. Si usted está solo en un robo o copamiento y están dadas las condiciones para poder huir de la escena, hágalo, pero no ponga en peligro su vida”, agregó.

Cuando los delincuentes no usan máscaras para evitar que las víctimas vean sus rostros el peligro es mucho mayor, ya que saben que sin son aprendidos las víctimas los reconocerán. En este caso se recomienda que no vea directamente a los ojos y rostros de los delincuentes. “Si se registra un tiroteo arrójese al suelo, permanezca quieto, silencioso y busque un lugar seguro para protegerse. Siempre es más llamativo un blanco que se mueve o que corre”.

Uso del teléfono de línea

“Nunca proporcione su nombre dirección o número de teléfono a quien llame y se lo pregunte. Si tiene que hacerlo que le deje un número de teléfono,contacto, nombre, apellido, empresa, y usted llame más tarde. Esta regla aplica para todo el núcleo familiar quienes deben de conocer estas recomendaciones, especialmente los niños. Si recibe una llamada equivocada nunca diga su número y no dé ninguna información personal adicional”. También recomienda que si algún integrante del núcleo familiar recibe una llamada para hablar con otro miembro de la misma y no está en la casa o se encuentra en trabajando o de viaje, evite decir “no está”. “Es mejor decir que está ocupado y que más tarde lo llamará”. Tampoco se debe permitir que que con una llamada telefónica hagan realizar verificaciones engañosas en la casa o salir para verificar luces, agua o algún otro pedido.

Seguridad en empresas o comercios

Toda medida de seguridad visible es vulnerable pero es un elemento disuasivo importante para el combate del delito. El delincuente actuará si tiene la oportunidad para hacerlo y conseguir el objetivo buscado sin ser atrapado.

“Es importante tener a mano un listado con todos los teléfonos para casos de emergencia, de todo el personal, de todos los proveedores, de los vecinos y comerciantes de la zona. En la empresa tenga un plan de actuación con el personal capacitado para saber cómo actuar”, dijo Hoffman. También aconseja contar con una habitación para guardar los valores.

“Sea discreto en el manejo de dinero con los proveedores o público en general”, dijo. Si la empresa o el local comercial cuenta con superficies vidriadas tipo ventanales en su frente, se debería lograr que estén totalmente limpios, sin carteles, avisos o propaganda, que impidan desde el interior tener una visión clara y completa del exterior y viceversa. “Muchos delincuentes se desalientan a robar cuando existe una buena visión interior del local”, dijo el experto.

Consejos

Cuando el delito es inevitable

1. Siempre cumpla con las demandas del delincuente.

2. No ponga resistencia o genere retrasos en los tiempos que este se fijó para cometer el ilícito. Hoy los tiempos de respuesta de la policía han descendido, entonces sabe que el tiempo que tarde en cometer su ilícito es fundamental para salir impune del mismo.

3. Cuando los delincuentes no usan cascos de moto, máscaras, pasamontañas para evitar que las víctimas vean sus rostros, no mire a los ojos, no rete con su mirada, no lo ponga nervioso,evite poner resistencia, en todo momento mantenga la calma y acceda los más rápidamente posible a las demandas del delincuente.

Para después de un robo

1. Llame a la línea 911 y dé todos los datos posibles.

2. Cierre el negocio completamente. No deje entrar a nadie desde el exterior del local, salvo que haya solicitado una emergencia médico móvil.

3. No toque nada.

4. Proteja el área o las aéreas donde actuó el delincuente hasta que llegue la Policía.

5. Cuando arribe la Policía indique todos los objetos que usted cree que el delincuente tocó o haya tocado.

6. No deje de expresar ningún detalle aunque le parezca menor.

7. Colabore en identificar a las personas que fueron testigos del hecho y pueden aportar más información del hecho ocurrido.

Características del delincuente

-Se regirá por la ley del menor esfuerzo.

-Sus víctimas preferidas suelen ser personas mayores, con algunas discapacidad, adolescentes, menores o mujeres.

-Sabe cómo aprovechar el factor sorpresa y es un beneficio que lo utiliza a su favor Puede ser un profesional pero también puede estar nervioso, puede ser su primera vez, actuar drogado o ebrio y esto lo hace más peligroso.

-No trabaja solo, siempre tiene un cómplice que lo podemos distinguir a simple vista o puede pasar desapercibido.

-Buscará principalmente dinero o cualquier objeto ligero valioso de fácil transporte: reloj, joyas, celulares, tablet, computadoras.

-Muchas veces no tiene apariencia de delincuente, se mimetiza con el entorno o el lugar donde va a cometer sus ilícitos.

-Todo delincuente está convencido tanto antes del hecho delictivo como durante el mismo que logrará apoderarse de su botín, salir ileso y quedar libre.

Perfil: Edward Holfman

Es director de The Guardian Group, con más 30 años de experiencia en temas de seguridad. Fue funcionario del Ministerio del Interior, trabajó para la empresa de seguridad Wackenhut Uruguay S.A., Juncadella supervisando la seguridad en Banco Comercial, Banco Montevideo, Banco Pan de Azúcar, Banco de Crédito, Shopping Tres Cruces, Punta Carretas Shopping y Montevideo Refrescos. Jefe de seguridad del Exxcel Group. Fue gerente de Seguridad del Hotel CIPRIANI de Punta del Este, del Hotel MANTRA y asesoró al complejo Solanas, casino Nogaró y Rivera y el hotel Fasano en la Barra Maldonado.

Fuente: www.elobservador.com.uy

Saludos

Mario Meneses

Hacia una nueva Ley General de Seguridad Pública


FRANCISCO RIVAS

El pasado 16 de junio, el Senado aprobó el proyecto de decreto que reforma los artículos 21, 73, 104, 105 y 116 de nuestra Constitución referentes a la actuación policial y que busca sentar las bases sobre cómo las entidades y la Federación podrán intervenir las policías municipales y estatales respectivamente.

Esta reforma busca atender y mitigar uno de los diez puntos que el presidente Enrique Peña Nieto lanzara como respuesta a los hechos ocurridos en Iguala en septiembre de 2014, la desaparición de las policías municipales en favor de 32 —mal llamados— Mandos Únicos Estatales, bajo el argumento de la debilidad de las mismas y su permeabilidad a integrantes del crimen organizado.

Los puntos aprobados en el proyecto de decreto de reforma constitucional, si bien quitan el carácter constitucional de la facultad de los municipios para atender y dirigir sus asuntos de seguridad pública, logran mantener la posibilidad de que los gobiernos municipales, cuyas policías muestren que cuentan con los mínimos indispensables para poder responder a las necesidades de la comunidad, mantengan esta facultad y el mando de sus cuerpos policiacos. Además, establece la posibilidad de que las entidades intervengan las policías municipales y la federal las estatales, si existen condiciones particulares que se definirán posteriormente.

Muchas dudas levantó en la sociedad civil esta reforma en término de evaluación y controles de confianza, mecanismos y contrapesos para que la autoridad cumpla con la ley y obviamente con el mantenimiento del contenido del apartado C del artículo 123, que establece que un elemento cesado por alguna investigación en curso, aun cuando demuestre su inocencia, no puede ser reinstalado en sus funciones. Dicho de otra manera, si por algún motivo hay sospecha de mala actuación de un policía y éste es cesado, no podrá volver a sus funciones aun siendo inocente, lo que es evidentemente una abierta violación a los derechos humanos del personal de seguridad del País.

Acerca de nuestras dudas, los legisladores comentan que será subsanada, a través de la ley reglamentaria, la Ley General de Seguridad Pública que definirá los cómo, cuándo y para qué de las instituciones de seguridad.

Ante esto, como sociedad, es importante centrar nuestra atención en cómo podemos transformar este esfuerzo en acciones que impacten en las condiciones laborales, la actuación y el desempeño policial; hacer efectiva una reforma y no un mero referente en papel.

Hace siete años, se publicó en el Diario Oficial de la Federación la Ley General del Sistema Nacional de Seguridad Pública, con dicha Ley se dio vida a la Policía Federal, al Sistema de Desarrollo Policial, al Plan Rector de Profesionalización, al Cardex Policial, el Régimen Disciplinario, entre otros aspectos que buscaban fortalecer a las policías del País (desde las municipales hasta la federal) y, por ende, los resultados en seguridad.

De esta manera, la actual reforma se suma a un proceso iniciado hace siete años, que entendía la necesidad de profesionalizar a las policías, generar incentivos positivos alrededor de la buena actuación, la sistematización y homologación de las capacitaciones, competencias desarrolladas, estructura policial, posibilidad de carrera, prestaciones, al tiempo que ponía en evidencia la consistencia en los castigos y los mecanismos que prevenían y disuadían que las autoridades de seguridad se viesen involucradas con la criminalidad.

¿Qué falló entonces? La falta de voluntad política por cristalizar lo que dice la ley, la falta de contrapesos políticos que permitieron que la Ley General —perfectible pero positiva en términos generales— fuese mera referencia, la cultura de vivir de inmediatos, actuar de inmediatos, más que construir a largo plazo; la impunidad ante autoridades omisas, la falta de cultura de la legalidad.

Bienvenida una Ley General de Seguridad Pública que busque atender los actuales retos, sin embargo, no debemos olvidar que, por sí misma, la ley no es suficiente, son fundamentales los contrapesos, controles y supervisión ciudadana que busquen evidenciar simulación, irresponsabilidad u omisión.

Los altos índices delictivos y de violencia, la baja efectividad en el combate al delito, la alta desconfianza del ciudadano en las autoridades de seguridad y la corrupción que imperan en los tres niveles de gobierno, nos hacen exigir que ésta realmente impacte en la calidad y profesionalización de los cuerpos policiacos de una forma eficaz a partir de diagnósticos realistas enfocadas en la cultura de la legalidad y la realidad delictiva del País.

Una vez más, es evidente que no podemos ceder en esta exigencia, pues nuevamente hemos confirmado que lo que se está haciendo, evidentemente, no ha funcionado lo suficiente para que nuestra seguridad humana sea una garantía en México.

Twitter: @frarivasCoL

Fuente: http://www.vanguardia.com.mx

Saludos

Mario Meneses

#Sismos en México: prepárate antes, actúa durante, revisa después.


en casod e sismojpg

¿Qué es un sismo? ¿Cómo se miden? ¿Cómo se detectan?

El territorio nacional está expuesto a los sismos, por su historia han tenido un significado especial, tanto por su frecuencia como por los daños que han ocasionado, particularmente los ocurridos en la Ciudad de México en 1985. En este contenido encontrarás información que te ayudará a prevenir y disminuir los daños que este fenómeno pudiera ocasionar en caso de su ocurrencia respondiendo a las preguntas ¿Qué es un sismo?, ¿Cómo se miden? y ¿Cómo se detectan?

Podemos comenzar diciendo que un sismo es un fenómeno que se produce por un rompimiento repentino en la cubierta rígida del planeta llamada corteza terrestre. Como consecuencia se producen vibraciones que se propagan en todas direcciones y que percibimos como una sacudida o un balanceo con intensidad y duración variable.

La generación de los temblores más importantes en México por su magnitud y frecuencia se debe, básicamente, a dos tipos de movimientos entre placas: de subducción y desplazamiento lateral. El primero se da a lo largo de la porción costera entre Jalisco y Chiapas donde las placas de Rivera y Cocos penetran por debajo de la Norteamericana.

Los sismos se miden en Intensidad y Magnitud.

La intensidad se refiere al efecto que produce un temblor en el suelo, las construcciones y el ser humano. El valor de la intensidad depende del lugar en que se mida y se expresa con números romanos utilizando la escala de Mercalli.

La magnitud es una medida de la cantidad de energía liberada durante el temblor y a diferencia de la intensidad su valor es único. La magnitud se indica con números arábigos utilizando generalmente la escala de Richter.

Los movimientos del terreno se detectan con sismógrafos y acelerógrafos. Puesto que durante los sismos el terreno se mueve en todas direcciones (horizontal y vertical), estos aparatos nos ayudan a medir el tamaño del movimiento en estas direcciones. Normalmente los movimientos más grandes son en dirección horizontal: sin embargo, en zonas cercanas al epicentro se registran fuertes movimientos verticales.

¿Cómo se miden los sismos?

Intensidad: Se refiere al efecto que produce un temblor en el suelo, las construcciones y el ser humano. El valor de la intensidad depende del lugar en que se mida y se expresa con números romanos utilizando la escala de Mercalli.

Magnitud: Es una medida de la cantidad de energía liberada durante el temblor y a diferencia de la intensidad su valor es único. La magnitud se indica con números arábigos utilizando generalmente la escala de Richter.

Los sismos no se pueden predecir. A nivel mundial se han realizado investigaciones en ese sentido, pero hasta el momento no ha habido institución o persona que haya tenido éxito en la predicción confiable de sismos, con el suficiente sustento científico y utilidad práctica.

Los movimientos del terreno se detectan con sismógrafos y acelerógrafos. Puesto que durante los sismos el terreno se mueve en todas direcciones (horizontal y vertical), estos aparatos nos ayudan a medir el tamaño del movimiento en estas direcciones. Normalmente los movimientos más grandes son en dirección horizontal: sin embargo, en zonas cercanas al epicentro se registran fuertes movimientos verticales.

Mapa de México. La mayor cantidad de sismos en el país se producen en la brecha de Guerrero
Fuente:

Saludos

Mario Meneses

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 522 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: