Archivo de la categoría: Investigación

Cómo protegerte de Pegasus, el sistema de espionaje a #Periodistas en México


Pegasus se infiltra en los celulares y puede llegar a controlar la cámara y el micrófono del teléfono con el objetivo de vigilar a la víctima. Aquí te decimos cómo te puedes proteger.

El gobierno de México está en el punto de mira de varias organizaciones civiles que lo acusan de haber espiado a periodistas y activistas a través de un programa llamado Pegasus.

Se trata de un software desarrollado por la empresa israelí NSO Group.

El sistema se infiltra en los celulares a través de un SMS y puede llegar a apropiarse de la cámara y el micrófono del aparato con el objetivo de vigilar a la víctima.

Entre algunos de los afectados hay abogados que investigan la desaparición de estudiantes en Ayotzinapa, un economista que colaboró en un proyecto anticorrupción, la periodista Carmen Aristegui -una de las más influyentes del país-, Alejandro Calvillo, director general de la organización El Poder del Consumidor, y una estadounidense que analiza abusos sexuales cometidos por la policía.

Las autoridades de México “rechazan categóricamente” las acusaciones. Y NSO Group no ha condenado ni ha reconocido que haya habido abuso de su software.

Sin embargo, el instituto Citizen Lab de la Universidad de Toronto, Canadá, y varios analistas independientes dijeron, tras analizar varios mensajes, que Pegasus, se usó para espiar a ciertos ciudadanos.

artículo de New York Times sobre Pegasus
GETTY IMAGES
Analistas del diario estadounidense New York Times están entre quienes acusan de México de haber usado Pegasus para espiar a periodistas y activistas.

De acuerdo con la denuncia de los ciberespecialistas, la infección se produjo de manera sencilla a través del celular, enviando un mensaje que actúa como trampa y que activa el programa cuando el sujeto hace clic en un enlace malicioso.

“Una vez infectado es prácticamente imposible salvarse del malware“, dijo John-Scott Railton, investigador de Citizen Lab.“El teléfono se convierte en un espía en tu bolsillo”

Pero ¿existe alguna manera de protegerte de la infección?

En BBC Mundo te contamos cuáles son las medidas que recomiendan los especialistas.

1. No hagas clic en los enlaces

Este consejo tiene especial valor si no conoces el número de la persona que te envió el mensaje.

En el caso de Pegasus, todas las infecciones se efectuaron, según la investigación de Citizen Lab, a través de mensajes de texto anónimos que “informaban” sobre supuestas pruebas de infidelidades, noticias falsas y accidentes o muerte de familiares.

“Los intentos para realizar hackeos fueron muy personalizados”, se lee en el reporte del diario estadounidenseThe New York Times. “Llegaron a los objetivos por medio de mensajes diseñados para inspirar pánico y conseguir un acceso rápido a los teléfonos celulares”.

mujer usando teléfonoGETTY IMAGES
Si recibes un mensaje sospechoso, lo mejor es desconfiar.

Los enlaces redirigían a la víctima a sitios falsos que infectaban el dispositivo directamente (sin ningún tipo de notificación, por supuesto). Y enviaron muchos de ellos con el fin de dejar una huella emocional en la víctima, explican los analistas de Citizen Lab.

En el caso de Aristegui, su hijo también recibió mensajes.

“El gran reto para los periodistas y los ciudadanos es que el miedo no sirva y no nos conquiste”, aseguró la periodista.

2. Presta atención a las señales sospechosas

Aunque el mensaje sea de un amigo o contacto que ya tengas, no está de más que revises el enlace y no lo abras si tiene un nombre sospechoso.

Muchas veces los enlaces infectados están acortados, por lo que no puedes ver bien a dónde se dirigen. Es mejor sospechar que pecar de inocentes.

“Sé especialmente cauto con mensajes perturbadores que contienen enlaces”, explican desde Citizen Lab.

“Y si recibes un SMS de un servicio, como tu operadora, visita su página web en lugar de hacer clic en el enlace del mensaje”-

3. Si crees que te infectaste, apaga el teléfono

¿Ya hiciste clic en el link y crees que tu dispositivo está infectado? ¡Apágalo inmediatamente!

En caso extremo, haz una limpieza total del aparato (reinstala el sistema operativo, borra los archivos y vuelve a instalarlos).

“Y si crees que has sido víctima de espionaje, comparte la información con un experto o con líneas de ayuda en seguridad digital como Access Now“, dice el reporte de Citizen Lab.

4. Mantén tu dispositivo actualizado

Todos los expertos coinciden en este consejo: utilizar la última versión del sistema operativo es la mejor opción para evitar ser infectados.

usando teléfono móvilGETTY IMAGES
Mantener el teléfono actualizado siempre es recomendable.

Esto se debe a que los parches que crean las compañías hacen que tu sistema esté expuesto a menos vulnerabilidades.

Otra opción es restablecer tu dispositivo regularmente a través de iTunes y otros programas.

5. Busca las vulnerabilidades

“Desde hace mucho tiempo, los periodistas, defensores de los derechos humanos y activistas anticorrupción en México han enfrentado peligros enormes”, aseguran en New York Times.

Pero se pueden frenar esos riesgos.

Existen aplicaciones como Lookout y PlanB que permiten rastrear el sistema del dispositivo para saber si tiene vulnerabilidades, y algunos programas de ESET y Norton.

Tampoco está de más ser cauteloso con las aplicaciones que instalas, tener un buen antivirus y usar siempre una buena contraseña para proteger dispositivos y documentos que vayas cambiando de manera habitual.

Fuente: www.animalpolitico.com

Saludos

Mario Meneses

Investigaciones de la PGR, en riesgo por filtraciones.


Foto
Tras su detención en mayo pasado, Dámaso López, El Licenciado, decidió no declarar ministerialmente, porque, aseguró: No diré nada porque antes de que termine de hablar ya lo sabrán afueraFoto Alfredo Domínguez
Gustavo Castillo García
Periódico La Jornada
Lunes 19 de junio de 2017, p. 14

La afirmación los tomó por sorpresa:No diré nada porque antes de que termine de declarar ya lo sabrán afuera. Tenemos infiltrados aquí y allá. Los funcionarios trataron de hurgar: A ver, cuéntenos, díganos quiénes. Dámaso López, el presunto sucesor de Joaquín El Chapo Guzmán Loera en el cártel de Sinaloa, concluyó con un ¿para qué?, no quiero que me maten.

Eso ocurrió el pasado 2 de mayo en la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (Seido), horas después de que El Licenciado fue detenido en un departamento en la colonia Anzures, de la Ciudad de México.

Desde tiempo atrás las alarmas en esa área de la Procuraduría General de la República (PGR) se habían encendido. La desconfianza se generó no sólo por las filtraciones de información sobre investigaciones importantes, sino también por el descubrimiento de que allí se falsifican mandamientos ministeriales de comparencia, se hacen supuestos oficios que dan cuenta de averiguaciones previas o carpetas de investigación inexistentes, pero que sirven para extorsionar a ciudadanos y delincuentes.

El descubrimiento o el surgimiento de indicios de infiltración del crimen organizado en áreas gubernamentales no es nuevo. Ex jefes de la Policía Judicial Federal, del Servicio Secreto o de la Dirección Federal de Seguridad colaboraron con grupos criminales entre los años 70 y 90, incluso formaron parte de los mandos de cárteles de las drogas.

En 2005, fue dejado en libertad, porfalta de elementos para procesar, Nahúm Acosta Lugo, ex director de giras de la Presidencia de la República durante la gestión de Vicente Fox. El funcionario fue acusado de delincuencia organizada y colaborar con el narcotráfico, por sus supuestos vínculos con integrantes de los hermanos Beltrán Leyva, que en ese entonces servían a El Chapo.

Luego de seis días de permanecer encarcelado y tras 52 de investigación policiaca bajo arraigo en una casa de la PGR, Acosta Lugo recuperó su libertad, mientras la entonces Subprocuraduría de Investigación Especializada contra la Delincuencia Organizada (Siedo) trató de revertir la sentencia del juzgado sexto de distrito con sede en Toluca, sin éxito.

Uno de los casos más recientes se conoció en abril de este año, cuando Iván Reyes Arzate, ex director de la División Antidrogas de la Policía Federal (PF), se entregó voluntariamente en la ciudad de Chicago a autoridades de Estados Unidos, y reconoció haber entregado información a la organización de los hermanos Beltrán Leyva.

Cuando Reyes Arzate se entregó a Estados Unidos, en la Seido ya se había iniciado una investigación interna de la que aún no existen resultados públicos. La indagatoria comenzó tras el descubrimiento de un oficio que falsamente refería la existencia de una investigación en contra de un presunto narcotraficante que opera en Morelos.

En enero de este año, la Siedo abrió una carpeta de investigación relacionada con la desaparición de dos agentes del Ministerio Público y un elemento de la Policía Federal.

Los tres funcionarios: Víctor Andrés Vilchis Renata y Miguel Ángel Rodríguez Cuéllar, adscritos a la Unidad Especializada en Investigación de Delitos en Materia de Secuestros de la Seido, y Marco Antonio Álvarez Gómez de la Policía Federal, desaparecieron.

La noche del 24 de enero, los dos agentes salieron de la Seido. Dejaron sus vehículos en un estacionamiento cercano a su centro de trabajo y abordaron un taxi con rumbo a la calzada de Tlalpan, allí se encontraron con el agente federal, subieron a su unidad y tomaron rumbo a la carretera México-Cuernavaca.

Como parte de las investigaciones, las autoridades obtuvieron grabaciones de la caseta en su paso rumbo a la ciudad de la eterna primavera. Una camioneta los seguía. Ya no se supo más de ellos, solamente que llegaron a los límites de Cuernavaca y Huitzilac.

El vehículo de Antonio Álvarez Gómez fue localizado días después calcinado. La investigación sigue abierta, aunque en mayo pasado la PGR detuvo a dos presuntos implicados en la desaparición, fueron identificados como José Manuel Abarca, líder de una célula del cártel de Los Rojos y Justino González Hernández.

Este caso derivó en una indagatoria interna, cada computadora de la Unidad Especializada en Investigación de Delitos en Materia de Secuestros ha sido revisada, en dos de ellas se encontraron rastros de documentos elaborados y luego borrados que se relacionaban con la falsificación de averiguaciones previas, mandamientos ministeriales de presentación.

Pero no es el único caso, el pasado 3 de junio, un día antes de las elecciones en los estados de México, Veracruz, Coahuila y Nayarit, se dieron a conocer supuestos citatorios emitidos por la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales, para diversos dirigentes locales de partidos políticos con el fin de que comparecieran ante ese organismo, pero el titular de la misma, Santiago Nieto Castillo, desmintió la veracidad de esos documentos en su cuenta de Twitter.

Posteriormente, la Fepade emitió un comunicado de prensa en el que señaló: “Se niega categóricamente que esté entregando citatorios a los representantes generales de los partidos políticos y de casillas, esos citatorios son falsos, así como supuestas llamadas telefónicas que está realizando la Fepade a los ciudadanos.

El Fiscal Santiago Nieto en ningún momento ha firmado algún citatorio para la jornada electoral. Asimismo, invita a la ciudadanía a salir a votar este 4 de junio y no tomar en consideración ningún mensaje o correo falso que pretenda inhibir el voto libre y secreto. La Fepade abrió carpetas de investigación por estos hechos.

La infiltración de los grupos criminales o la existencia de funcionarios que utilizan sus cargos para obtener beneficios económicos por desaparecer las investigaciones (falsas) o no cumplir órdenes de aprehensión o de citación ministerial, son parte del negocio que investiga la PGR.

El 2 de mayo, con El Licenciado en las instalaciones de la Seido también se puso en evidencia que los grupos criminales tienen infiltrada a la institución ministerial, por ello decidió no declarar ministerialmente y solicitar que lo enviaran a una prisión donde estuviera seguro, y fue llevado a Ciudad Juárez, donde permanece bajo condiciones de máxima seguridad, aislado, con una hora de patio y sin contacto con otros internos.

Fuente: jornada.unam.mx

Saludos

Mario Meneses

La #Seguridad en la #CDMX ¿Qué hacer ante la alza de delitos?


MESA DE ANÁLISIS

Hiram Almeida

Secretario de Seguridad Publica de la CDMEX

Maia Elena Morera

Presidenta de Causa en Común

Franscisco Rivas

Director del Observatorio Nacional Ciudadano

Saludos

Mario Meneses

Mentes criminales… ‘made in Spain’


Juan Enrique Soto, en el centro, junto con su equipo de la Policía Nacional

8 JUN. 2017

La Guardia Civil fue pionera al contar con estos profesionales desde 1994

Su función es elaborar un perfil para orientar las investigaciones

“Papá, mamá, quiero ser perfilador criminalístico“. Esta conversación imaginaria ya no es extraña en España pues los análisis de conducta son cada día más fundamentales en las técnicas policiales. Una importancia que las series y la ficción han multiplicado hasta el infinito.

En Sin rastro (CBS), una unidad del FBI formada por psicólogos investigaba qué había sido de un desaparecido. En Hannibal (NBC), se asistía a la precuela del mítico profesor Lecter antes de El silencio de los corderos, así como su relación con el departamento de ciencias del comportamiento del FBI. Pero ha sido sin duda Mentes criminales (CBS) -y todos sus spin-off– la serie que ha catapultado la figura del perfilador policial. ¿Cuál es la realidad más allá de la ficción?

Es habitual ya que los jueces españoles consulten a los policías de la conducta, y así quedó plasmado en las Primeras Jornadas de Perfilación Criminal organizadas por la Universidad a Distancia de Madrid el pasado febrero. Se fían de su criterio y, por eso, les reclaman tanto en la instrucción como en el juicio.

De la mano de los dos líderes de las unidades de análisis de conducta de Policía Nacional y Guardia Civil EL MUNDO se adentra en su trabajo en España y las diferencias con las series americanas. Lo primero que destaca es que son grupos pequeños, casi una familia. En ambos casos son cinco personas y los dos tienen sede en sus comisarías centrales y actúan sobre toda España.

La Guardia Civil fue pionera en estas lides y tiene unidad desde 1994, mientras que la Policía Nacional lo tiene desde 2010. Tienen la maleta permanentemente preparada para ir allá donde sus compañeros les reclamen. Estos policías sólo actúan a demanda de los agentes que investigan el caso o a demanda de un juez; nunca motu proprio.

“Normalmente, nos llaman para homicidios o agresiones sexuales“, explica Andrés Sotoca, capitán responsable de la Sección de Análisis del Comportamiento Delictivo de la Guardia Civil. “Desde Desapariciones también nos reclaman porque, al final, muchas acaban siendo homicidios”, añade Juan Enrique Soto, inspector jefe de la Sección de Análisis de Conducta de la Policía Nacional.

Al contrario que la imagen que muestran las series norteamericanas, las mentes criminales españolas no hacen perfiles únicamente para encontrar al autor de un hecho sino que, principalmente, ayudan a sus compañeros en detenciones e interrogatorios.

Una vez han recibido las diligencias del caso que han elaborado sus compañeros, estos especialistas las analizan con otra mirada, la del experto en conducta. En concreto, son dos los agentes asignados en cada caso y, para evitar sesgos y conseguir que su análisis sea objetivo, trabajan por separado. “Estudiamos la información e intentamos aislar el comportamiento del autor en los hechos”, ahonda al respecto Sotoca.

Cómo elaborar un perfil

¿En qué se fijan para hacer un perfil? Profundizan en cuatro áreas: víctima, escena del crimen, modus operandi y autor o firma del criminal. Sobre todo ello, elaboran sus hipótesis mediante un método científico y en absoluto improvisado. Cada indicio se registra en tablas específicas según el área que le corresponda. “No nos inventamos nada, no ponemos nada por escrito que no tenga fundamento en algún dato del caso”, explica el responsable de la Policía Nacional, Juan Enrique Soto.

Por ejemplo, los perfiladores pueden ver con otra mirada una misma evidencia física: el arma del crimen. Lo que hace un agente ordinario es buscar huellas, pero un criminólogo investigará si se trató de un arma de oportunidad, de un objeto que estaba por allí “o si la llevaba encima, cosa que implicaría premeditación”, matiza Sotoca.

En una segunda fase, se entrevistan con las víctimas y se desplazan al lugar de los hechos, pero nunca son los primeros en llegar. He aquí una primera gran diferencia con la ficción. No son los psicólogos españoles los primeros en llegar sino los agentes de la zona; ellos levantan el cordón policial. “Llegar los primeros sería lo ideal”, dice el capitán Sotoca, “pero es muy raro”.

“En el caso Arriate, en el que una niña de 13 años desapareció, mientras tomábamos declaraciones a los menores apareció el cadáver. Es decir, estábamos in situ. Pudimos ver la escena del crimen y dimos un perfil concreto: el criminal era un joven de su entorno”. Y acertaron.

Pero un perfil da únicamente un prototipo de persona, no un individuo único. Las mentes criminales no dan nombre y apellidos, eso también queda para las películas. Tal como dice Sotoca, «la técnica sólo permite dar un circulo reducido en el que, luego, los investigadores podrán concretar quién es el autor. El perfil no va a servir para condenar a nadie sino para orientar». Un perfil que, al ser científico, luego se puede llevar a juicio. “Nuestros informes en tribunales son potentes y hemos logrado un 100% de condenas en los casos en que se ha usado”, asegura Soto.

Ayuda en el interrogatorio

Hasta aquí la tarea puramente de perfilado, esto es, la que se desarrolla cuando no hay autor conocido. Pero la mayoría de intervenciones que hacen estos expertos sirve para analizar la conducta de un detenido. Otra diferencia, las mentes criminales españolas no detienen, lo hacen los policías encargados del caso. Los expertos en análisis de conducta, como máximo, les asesoran a la hora de enfocar ese trámite.

“En la serie, ellos son los que ponen los grilletes y esto para nosotros es impensable. Una vez que entregamos la hipótesis nuestro trabajo acaba”, matiza Soto. Esto es así porque en Mentes criminales sus protagonistas hacen una doble función: la de perfilador y la de policía investigador, una licencia que se ha permitido la ficción, porque ni siquiera en Estados Unidos se trabaja así. “La serie está asesorada por el FBI”, cuenta Sotoca, pero su realidad no es ésa, trabajan como nosotros: hacen un informe y luego son los investigadores los que detienen.

¿Cómo ayudan en el interrogatorio de un detenido? Puede ser en persona, como hace la Guardia Civil, o a distancia. La Policía Nacional se conecta por ordenador con sus compañeros y ve por webcam cómo se produce. “A través de un chat interno vamos dando indicaciones al interrogador” cuenta el inspector jefe Soto.

“Luego analizamos esa grabación, devolvemos a los investigadores nuestro análisis y les damos hipótesis sobre si el detenido está siendo sincero o no”, añade. ¿En qué se fijan? En el discurso y, sobre todo, en la comunicación no verbal.

La gran diferencia de los expertos en conducta españoles con los norteamericanos está en el tipo de criminal al que se enfrentan. ¿Por qué se inventaron la figura de perfilador en EE.UU.? “Ellos tenían un problema grave de asesinatos en serie y tuvieron esta idea, que les ayudó”, asegura el responsable de la Guardia Civil. Aquí, los asesinos en serie son una rareza.

Por eso, la manera de perfilar es diferente. “Como máximo, en España hay un asesino en serie cada cinco años», dice Sotoca. Su colega de la Policía Nacional, Soto, le da la razón: “El FBI tiene una base de datos tan grande que, cuando aparece un asesinato nuevo, el sistema les devuelve la hipótesis del perfil más probable.

Lo único que ellos hacen es comprobar si el perfil estadístico de la máquina encaja con el crimen”. En España, en cambio, se trabaja caso a caso. Y en el resto de Europa los agentes trabajan de manera similar a la española.

¿Beneficio o perjuicio?

¿Y el hecho de que estas series expliquen el trabajo de los expertos, les beneficia o perjudica? Para el inspector jefe Soto, lo malo es que se genera una imagen que no se corresponde con la realidad, así como “el prejuicio de ser muy peliculeros y que, en un juicio, el abogado defensor del criminal intenta colgarnos. Pero nosotros lo desmontamos rápidamente al demostrarles que nuestro trabajo es riguroso y científico”, asegura.

El capitán Sotoca cree, en cambio, que más que la ficción les perjudican los programas informativos que dan demasiadas pistas sobre las investigaciones. Pone como ejemplo el reciente show mediático alrededor del caso Diana Quer. “No sólo nos pasa a nosotros sino que en Reino Unido hay estudios que demuestran que, ahora, la gente sabe tanto de técnicas policiales que limpia las escenas del crimen o comete violaciones con preservativo para no dejar huella de ADN”.

La parte positiva es la inmensa marea de vocaciones que se está generando. Los dos jefes de conducta españoles saben que, cuando van a una universidad a dar una charla, a la salida van a tener una cola de alumnos preguntando qué hay que hacer para ser como ellos. De hecho, la mitad del equipo actual de análisis de Policía Nacional son personas a las que su hoy jefe despertó la vocación en una charla en la facultad. Pero no es fácil. Además de ser psicólogo o criminólogo, para trabajar en ciencias del comportamiento hay que ser, obviamente, policía. Es decir, se trata de una doble carrera. El país está en buenas manos porque todas nuestras mentes criminales tienen másteres y doctorados en psiquiatría. Así que si su hijo le dice “mamá, quiero ser perfilador” vayan avisándole de que va a tener que estudiar bastantes años.

Los perfiles, caso a caso

José Bretón, 2011 (Policía Nacional). Para el parricida de Córdoba, fue el juez el que les pidió que analizaran desde su perspectiva de expertos en conducta las grabaciones de los interrogatorios en el juicio antes de dictar sentencia. Quería saber cuándo mentía y cuando no.

Pederasta de Ciudad Lineal, 2013 (Policía Nacional). Hicieron un perfil al interrogar a una de las niñas violadas que indicó que el hombre sudaba mucho. Expertos médicos les dijeron que una persona sigue sudando como máximo hasta 30 minutos después de hacer ejercicio. Con ese radio temporal hicieron un círculo en el mapa alrededor del lugar del crimen y les salieron varios gimnasios. “Sabíamos que debía ser uno de barrio” dice Juan Enrique Soto. Sólo quedaba un local con esas características.

Marta del Castillo, 2009 (Policía Nacional). Los perfiladores entraron a trabajar con el sumario ya cerrado pero trabajaron con los fiscales para preparar los interrogatorios del juicio. Y también han colaborado en las diferentes búsquedas del cuerpo de la chica.

Gimnasio de Collado Villalba, 2008 (Guardia Civil). La mujer de la limpieza fue encontrada muerta en este gimnasio. Los criminólogos hicieron un perfil en el que dieron 10 características de las cuales el autor final cumplía nueve. El punto que falló: dedujeron que el asesino debía vivir cerca del lugar del crimen y eso era así pero en el momento de los hechos y no cinco años después, cuando se solicitó su apoyo.

Asesinato en Arriate, 2011 (Guardia Civil). Una niña de 13 años desapareció en este pueblo de Málaga y se encontró su cadáver en una caseta de piscina con el cráneo destrozado. El asesino fue un amigo suyo de 17 años al cual condenaron las evidencias físicas pero los perfiladores dijeron que tenía que ser alguien de su entorno y así interrogaron a los chicos. La pista: tapó la cara de la víctima con un trapo, seguramente para no tener remordimientos de ver a su amiga cadáver. Una señal de conducta clara.

Fuente: www.elmundo.es

Saludos

Mario Meneses

Dubái puso en servicio al primer policía robot


jueves 1 de Junio de 2017

Después de las patrullas con autos deportivos tipo Lamborghini o Ferrari, la policía de Dubái puso en servicio un robot, el primero de una unidad que representará una cuarta parte de sus efectivos antes de 2030.

El prototipo fue presentado el miércoles por la noche a los pies del Burj Khalifa, el rascacielos más alto del mundo, con 828 metros, generando una gran expectación a su alrededor.

Turistas, residentes extranjeros y locales se hicieron fotos con este extraño humanoide, que circula sobre dos ruedas.

Vestido como un policía, este robot está equipado con una pantalla en el pecho que sirve para informar a la policía sobre posibles crímenes o para transmitir datos de infracciones de tráfico.

“Nuestro objetivo es que los robots constituyan 25% de nuestros efectivos antes del 2030”, declaró el general de brigada Jaled al Razzuqi, un oficial de la policía de Dubái.

El robot también lleva una cámara que transmite imágenes en directo a la sala de operaciones de la policía. Es capaz asimismo de identificar a personas buscadas por las fuerzas de seguridad.

Estos androides estarán desplegados principalmente en las zonas turísticas, informó el oficial, admitiendo sin embargo que no puede substituir a los policías en el momento de la detención.

La policía de Dubái ya llamó la atención de los medios de comunicación al introducir bólidos deportivos en su flota de vehículos.

Dubái forma parte de los Emiratos Árabes Unidos, que gozan de una tasa de criminalidad baja.

Fuente: www.ambito.com

Saludos

Mario Meneses

Manual de capacitación para el diseño y la evaluación de políticas públicas de #PrevenciónDelDelito


Este manual tiene como fin apoyar a quienes diseñan, dirigen, evalúan y toman decisiones en el desarrollo de políticas públicas de prevención del delito. Es una guía práctica para diseñar, paso a paso, soluciones efectivas que ayuden a disminuir y eliminar factores de riesgo de comportamientos antisociales y que propicien la paz y el orden social en estados y municipios. El manual toma en cuenta las teorías más aceptadas sobre la delincuencia y la violencia y también aporta sugerencias basadas en buenas prácticas nacionales e internacionales.

A lo largo de sus páginas, se toman como ejemplo algunos de los lineamientos y objetivos de los programas y subsidios actualmente vigentes en México, como es el caso del Programa Nacional para la Prevención Social de la Violencia y la Delincuencia. Sin embargo, las teorías de prevención, las metodologías de diseño y los procesos de evaluación presentados sirven como base para instrumentar cualquier programa de prevención social del delito.

 Saludos
Mario Meneses

El Tribunal de #Brasil entregara los nombres de los #mexicanos involucrados en actos de #Corrupción en Odebrecht


FISCALÍA DE BRASIL PIDE QUE SE MANTENGA EN RESERVA PRUEBAS DE ODEBRECHT SOBRE PERÚ Y OTROS PAÍSES

Solicitud se presentó ante el Supremo Tribunal Federal (STF). Fiscalías recibirán información a partir del 1 de junio si firman acuerdos con Odebrecht o se compromete a no usar las pruebas contra la empresa.

Por Milagros Salazar
Publicado el 29 de mayo de 2017*

Y finalmente se hizo oficial.

El Procurador General de la República de Brasil, Rodrigo Janot, envió un oficio a las autoridades máximas de las Fiscalías de los países de América Latina que investigan a Odebrecht, para informar que solicitó al Supremo Tribunal Federal (STF) que se mantenga bajo reserva “todas las pruebas” que se obtuvieron como parte de los acuerdos de colaboración premiada firmados por la compaña brasileña y que serán enviadas a partir del 1 de junio a las autoridades que hicieron pedidos de cooperación internacional.

Sin embargo, la información solo podrá ser enviada a los fiscales de los países que firmaron acuerdos con Odebrecht y sus delatores o que asumieron el compromiso ante las autoridades brasileñas de no procesar civil o penalmente a Odebrecht y los directivos que firmaron el acuerdo de colaboración y de leniencia con el Ministerio Público Federal de Brasil.

La Secretaría de Cooperación Jurídica Internacional de Brasil, órgano adscrito a la Procuraduría General de la República (Fiscalía), “solamente podrá enviar la información a otros países si hay el compromiso de no usar los documentos presentados por la propia empresa, por los colaboradores y adherentes (del Acuerdo), contra ellos (la compañía y sus directivos), ya sea en el ámbito civil o penal”, explicó a Convoca.pe el fiscal brasileño Orlando Martello, quien integra el equipo que investiga el caso Lava Jato y participó en el interrogatorio que realizaron los fiscales peruanos a Marcelo Odebrecht el 15 de mayo. 

En un comunicado de prensa, la Procuraduría precisó que el oficio fue enviado a las Fiscalía de Perú, Chile, Argentina, Colombia, Ecuador, México, Panamá, Portugal y Venezuela.

En el Ministerio Público de Perú informaron que hasta el momento solo hay un pre-cuerdo con la empresa. Por su parte el jefe de la Unidad de Cooperación Judicial Internacional del Ministerio Público, Alonso Peña Cabrera, informó el último viernes 26 de mayo a Convoca.pe que Brasil aún no ha pedido a las autoridades de Perú que firmen el compromiso para no procesar a Odebrecht y sus directivos como condición para entregar la información sobre la compañía a partir del 1 de junio.

En el documento de la Procuraduría de Brasil se señala que de aceptar el Supremo Tribunal Federal su reciente solicitud, se garantizará que a partir de este jueves no exista “divulgación pública del contenido” de la información referida a los hechos ocurridos fuera de Brasil para evitar “eventuales perjuicios a la investigación” que lidera el Ministerio Público de cada país.

349799418-Ofic-Circular-08-2017

El Procurador brasileño Janot explicó, mediante el comunicado de prensa de su institución, que la permanencia de reserva se justifica “en razón del posible interés de las autoridades extranjeras en la adopción de medidas investigativas relativas a los hechos reportados por los colaboradores que pueden ser perjudicadas si hubiese publicidad del material antes de que sea enviado a las autoridades”.

El Ministerio Público de Brasil señala que la Secretaría de Cooperación Internacional “coordinará las respuestas brasileñas a los pedidos extranjeros” que está a cargo de Vladimir Aras y para ello es importante que los Ministerios Públicos de cada país “designen un interlocutor del caso Lava Jato”.

Accede a investigaciones, notas y entrevistas sobre Lava Jato y Castillo de Arena aquí. 

Fuente: http://convoca.pe

Saludos

Mario Meneses

“Desafíos para lograr un nuevo régimen en #México” @JohnMAckerman y @EdgardBuscaglia


¡Conéctate a una apasionante mesa de debate!
“Desafíos para lograr un nuevo régimen en México”
Las elecciones del 2018, los dedazos electorales, el modelo de negociación con el poder, la amnistía anticipada y otros temas de interés nacional.
No te pierdas esta extraordinaria mesa de debate entre John Ackerman, académico de la UNAM y articulista de La Jornada; y Edgardo Buscaglia, presidente del Instituto de Acción Ciudadana (IAC) e investigador de la Universidad de Columbia, moderada por Ernesto Ledesma, director de Rompeviento TV.

Fuente: Rompeviento

Saludos

Mario Meneses

Así es como el #Crimen amenaza tu tranquilidad en la #CDMX


ciudad de mexico robo violencia

Frente a un restaurante ubicado en avenida Álvaro Obregón, en la colonia Roma, tres jóvenes comienzan una pelea. Jalones de ropa, insultos, golpes al aire. Un mesero se acerca para separarlos y lo apartan a manotazos. Todos en el lugar tienen la vista en la escena. De pronto aparece un joven que corre entre las mesas instaladas en la banqueta y arrastra con él tres bolsas de mano. “Agárrenlo”, grita alguien, mientras los jóvenes del pleito arrancan en sentido contrario. “Venía con ellos”, dice el mesero al percatarse del asalto.

Cada hora, los capitalinos denuncian ante las agencias del Ministerio Público 9.7 robos en promedio. Es el delito más común y versátil en la Ciudad de México: ocurren tantos y de maneras tan diversas que los especialistas en seguridad pública y la misma autoridad han tenido que ampliar su catálogo y el modus operandi de bandas y ladrones. “Ahora se llevan hasta las mascotas”, dice Manuel S, policía de adscrito al Cuadrante C-2.4.11, de la colonia Roma Norte.

Tiene razón. En Facebook incluso ya opera un grupo que se llama El Encuentrador de Perros y la Procuraduría capitalina ya incluye en su estadística las denuncias por robo de animales, que pasaron de 109 en 2015 a 115 en 2016.

Esto es apenas una pequeña porción en el universo de asaltos cometidos en la capital del país, que sumaron 81,555 denuncias en 2016 y 23,394 más entre enero y marzo de 2017, de acuerdo con el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP). En total, 104,949 robos denunciados en 15 meses, que equivalen a un promedio de 6,996 denuncias al mes, 233 al día y 9.7 cada hora.

Estas cifras convierten el robo en la actividad delictiva más frecuente en la Ciudad de México. También, “la que más influye en la percepción de inseguridad de la gente, junto con el homicidio”, dice Francisco Rivas, director del Observatorio Nacional Ciudadano.

Esta percepción de inseguridad entre los capitalinos despuntó en 2016. De acuerdo con la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción de la Seguridad (Envipe), elaborada cada año por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), el porcentaje de habitantes que percibió inseguridad en su entorno pasó de 78.5% en 2015 a 84.6% el año pasado.

Esto significa que casi 85 de cada 100 capitalinos no se siente seguro ni en su colonia, de acuerdo con el Inegi.

Hay más armas de fuego en la ciudad

Homicidio y robo son los dos delitos que más se incrementaron en la Ciudad de México en el primer trimestre de este año, respecto del mismo periodo de 2016. El primero subió 17.8% al pasar de 387 a 456, y el segundo escaló 27.4% al aumentar de 18,350 a 23,394, de acuerdo con el SESNSP.

Rivas, del Observatorio Ciudadano, asegura que no es lo mismo un aumento de homicidio que de robos. Pero “hay un factor que destacar para ambos casos: la mayor disponibilidad de armas de fuego”, advierte.

Rivas considera que la proliferación de armas en la Ciudad de México se debe a la falta de una política bien diseñada para cerrar el paso a su venta. “Hay una discusión y campañas de despistolización, pero no una política real”, asegura.

Aunque la estadística de robos en la capital ya son suficientes para despertar preocupación, es posible que su número incluso sea mayor por la “cifra negra”, es decir, por los delitos que no se denuncian o no se convierten en carpetas de investigación.

El Semáforo Delictivo, una organización civil que hace seguimiento de la estadística delictiva en el país, calcula que la “cifra negra” sumaría 50% más robos al número oficial y hasta 89% en el caso de robo a casa habitación, de acuerdo con la Envipe 2016. En los homicidios, en cambio, la cifra negra apenas rondaría 2%.

Santiago Roel, director del Semáforo Delictivo, advierte que falta información más detallada sobre delitos como el robo en la Ciudad de México, que ayude a diseñar mejores estrategias para abatirlo. Pero “la autoridad no ha compartido la información” necesaria”, afirma.

“Si se comparte el problema, si se comparte la información, también se comparten las soluciones”, afirma. “Pero cuidado con intentar disimular cifras”.

Aun sin el velo de la cifra negra, las cifras oficiales son suficientes para advertir la dimensión de este delito en la capital, que concentró 14.5% del total de robos en el país en el primer trimestre de este año. Es decir, de cada 100 asaltos que se denuncian en México, casi 15 ocurren aquí. Y cada día de manera más visible gracias a las 18,000 cámaras de seguridad instaladas en las calles, las que los propios transportistas colocan en sus unidades o a los videos de teléfonos celulares compartidos en redes sociales.

En las imágenes están registrados los episodios de robo a transeúntes, automovilistas, pasajeros de transporte público y choferes de camiones de carga. Los que ocurren en calles solitarias y avenidas transitadas, en casas, negocios, plazas comerciales, tiendas de autoservicio y hasta cines.

La cifra más reciente del Censo Nacional de Procuración de Justicia 2016 suma en total 50,283 capitalinos víctimas de robo en una o varias ocasiones.

Es necesario saber que, a partir de una reforma al Código Penal del Distrito Federal de 2013, el delito de robo se persigue por querrella, y no de oficio, sin importar el monto. Esto significa que el Ministerio Público sólo investigará si la víctima presenta su acusación. Aunque se esperaba que esta reforma despresurizara el sistema penitenciario, no ha ocurrido así. De los 49,431 reclusos en la Ciudad de México, que el Inegi reporta en el Censo Nacional de Gobierno, Seguridad Pública y Sistema Penitenciario Estatales 2016, más de la mitad (57.8%) están en la cárcel por robo. Pero de ellos, sólo 5,884 (11.99%) están sentenciados, mientras el resto espera de alguna resolución. Del total, además, 5,164 son primodelincuentes.

Roel advierte que para mejorar hay que ajustar tuercas en el nuevo sistema penal acusatorio. “No se trata de desacreditarlo, pero hay que revisar qué no está funcionando”, dice.

Los robos de los que pocos hablan

Sucedió por el rumbo de Cabeza de Juárez, en Iztapalapa, en el límite con el Estado de México. Una mujer joven apareció llorando y pidiendo ayuda a la gente que esperaba transporte en el paradero de autobuses. Aseguró que la habían asaltado y pedía un celular prestado para llamar a su familia. Una madre que iba con su hija de dos años le ofreció el suyo. La mujer lo tomó y comenzó a marcar. En un instante se dio vuelta y corrió hacia un auto que bajó la velocidad al pasar por el lugar. Desde el auto en marcha en el que huyó, la joven se burló de la mujer: “¡Ya te chingué por pendeja!”

Rosa no denunció el robo de su celular por “pena” y falta de tiempo. Es trabajadora del hogar y su día vale 400 pesos, casi lo mismo que le costó a su hija el teléfono que “perdí por tonta”, dice.

La Procuraduría capitalina clasifica el robo de celular como un delito de bajo impacto que, no obstante, reportó el más alto incremento porcentual en sus estadísticas, al pasar de 4,423 carpetas de averiguación a 7,140, lo que significa un incremento de 61.4%, de acuerdo con su sitio de internet.

En la categoría de bajo impacto incluye asaltos sin violencia en casas habitación, negocios y transporte público, el robo de artículos y bienes que por su valor parecen menos relevantes o por su número no son muy significativos en la estadística, como el robo de fluidos (energía eléctrica), alhajas, animales y hasta armas, entre otros.

Sin embargo, los robos de bajo impacto son la mayoría. Por estos hubo 154,753 denuncias entre marzo de 2016 y febrero de 2017, frente a 28,526 que se presentaron por los asaltos de alto impacto –como el robo de vehículos y a transeúntes, con y sin violencia–, de acuerdo con el informe de labores de la PGJ-CDMX.

Lee Los 15 municipios y delegaciones con mayor robo de autos en 2017

La desproporción es igual con base en la clasificación oficial de robo con y sin violencia. El SESNSP reporta que en 2016 hubo 21,483 asaltos con violencia y 60,072 sin violencia en la Ciudad de México. Esto significa que por cada delito violento hay tres no violentos.

Tanto el Código Penal Federal como el Código Penal para el Distrito Federal, reformado en 2016, consideran que la violencia puede ser física o moral, y que esta última incluye la amenaza o el amago.

Para el caso de la Ciudad de México también se considera violencia moral “el uso de juguetes u otros objetos que tengan la apariencia, forma o configuración de armas de fuego, pistolas de municiones, o que arrojen proyectiles a través de aire o gas comprimido”, según el artículo 225 de su código penal.

La PGJ CDMX reporta que en 2016 hubo un promedio diario de 412.1 robos sin violencia y 79 con violencia

Cifras en un callejón oscuro

Pero cuáles son los delitos más recurrentes, cuáles los que aumentaron en el último año y dónde se cometen. Alto Nivel tuvo que recurrir a las cifras del SNSESP y el Observatorio Ciudadano de la Ciudad de México porque la Procuraduría capitalina no respondió la solicitud de entrevista.

Con base en las cifras del SESNSP, el OCCM puso la lupa en el aumento de robos a casa habitación, negocio, y a transeúntes, y destacó la baja en los robos con violencia en general y el robo de vehículo.

De acuerdo con su Reporte anual de incidencia delictiva 2016, las carpetas de investigación por robo a casa habitación pasaron de 5,561 en 2015 a 6,285 en 2016, las de robo a negocio de 14,418 a 15,425 y las el robo a transeúnte de 17,302 a 18,885, lo que significa aumentos de 13.02%, 6.98% y 9.15%.

La PGJ-CDMX advierte que hubo un promedio diario de 17.2 asaltos a casa habitación, 42.2 a negocio y 18.8 a transeúnte.

De las 16 delegaciones sobresale la Cuauhtémoc, que en 2016 escaló al primer lugar nacional en robo a transeúnte con una 760.75 asaltos por cada 100,000 habitantes. También ocupó el segundo lugar en el país por robo a negocio, el quinto por robo de vehículo y el décimo cuarto por robo con violencia. La Benito Juárez, por su parte, destacó como la primera por robo a casa habitación.

El Reporte del Observatorio Ciudadano de la Ciudad de México, advierte además que 70% de los los capitalinos no confían en la Procuraduría capitalina y 85.7% que los Ministerios Públicos y la PGCDMX son corruptos.

En su informe anual de febrero pasado, la Procuraduría capitalina ofreció cifras que muestran un descenso en casi todos los robos de alto impacto, con excepción del robo a pasajero al interior del metro con y sin violencia, y en robo a negocio.

Roel, del Semáforo Delictivo, advierte que a nadie ayuda disimular la realidad. “Cuidado con la complacencia y el autoelogio”, dice.

“No ayuda en nada y no vemos un cambio en esta actitud en la Ciudad de México”.

Por lo pronto, tenga cuidado.

Fuente: www.altonivel.com.mx

Saludos

Mario Meneses