La mayoría de las demandas que se tramitan en la Junta de Conciliación y Arbitraje son contra empresas de #seguridad


Ilegales, 65 % de grupos de seguridad privada

INVESTIGACIONES ESPECIALES

Situación jurídica de un total de 127 empresas de seguridad identificadas por la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) de Querétaro. En el listado no figuran otras 30 compañías ajenas al registro de la SSC y que operan en la entidad, de acuerdo con especialistas del ramo.  ESPECIAL

Querétaro, entidad que presume tener “una de las mejores policías de México” -según lo aseveró la Radiografía Policial 2015 de la organización ciudadana Causa en Común-, no brilla en el mercado de la seguridad privada, donde un 65 por ciento de las empresas dedicadas a ese rubro opera al margen de la legalidad.
Documentos de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) obtenidos por PLAZA DE ARMAS, El Periódico de Querétaro, revelan que apenas 44 empresas de seguridad (35 por ciento de un total de 127 identificadas) tienen facultad jurídica para ofrecer sus servicios, es decir, trabajan con autorización estatal vigente. Las 83 restantes “han dejado pasar un periodo de tres años sin obtener o refrendar sus respectivos permisos”, puntualiza la autoridad.
Aunado a lo anterior, expertos en seguridad aseguran a este medio que resta por considerar a otras 30 empresas irregulares, mismas que operan ajenas al control de la SSC; hipótesis que llevaría a este mercado a contar con 157 compañías y a reducir el porcentaje de las firmas legalizadas a un 28 por ciento.
Muchas de estas empresas (conocidas popularmente como “patito”) subcontratan guardias a destajo y sin experiencia. Otras, aún contando con ciertas normas de calidad, actúan en franca rebeldía a la Ley del Sistema de Seguridad Ciudadana de Querétaro, que las obliga a registrarse estatalmente. Empero, evitan hacerlo, amparándose con permisos extraterritoriales o en el poder económico de sus clientes.
Como ejemplo de empresa “rebelde”, especialistas señalan al Cuerpo de Seguridad Auxiliar del Estado de México (Cusaem), organismo desconcentrado del Gobierno mexiquense que opera como policía pública en su entidad de origen, pero que brinda servicios de policía “privada” a cualquier otra, incluida Querétaro. Sin embargo, no se encuentra registrado ante la SSC, aun cuando sus elementos portan armas de calibre mayor.
Guardias foráneos en Querétaro
Un recorrido de este medio por tres grandes centros comerciales: Plaza Antea y tanto Galerías Querétaro como San Juan del Río, confirmó la presencia de al menos 20 uniformados del Cusaem dedicados a cuidar puertas y estacionamientos de tres sucursales de la tienda departamental Liverpool, empresa que paga sus salarios a través de un contrato de alcance nacional firmado con ese grupo.
Dotados de permiso federal para portar armas largas, los guardias del Cusaem lucen uniformes de tipo táctico: boinas estilo israelí o gorros de caza, así como vistosos escudos de ese organismo con sede en Toluca y centros de reclutamiento en Tlalnepantla, Ecatepec y Cuautitlán, entre otros municipios mexiquenses.
De acuerdo con el citado estudio de Causa en Común, las corporaciones policiales del Estado de México resultaron en situación “crítica” en todas las mediciones, ocupando el último escaño nacional en materia de “control confianza”.
Preocupa fenómeno a expertos
La presencia del Cuasem en nuestra entidad data de al menos cinco años, siendo el abogado Claudio Sinecio Flores, actual regidor panista de Querétaro, una de las primeras figuras públicas en advertir de la presencia de este grupo en la localidad:
“Me parece riesgoso tener a elementos armados de la Policía del Estado de México en funciones de seguridad en Querétaro (Liverpool)”, escribió el regidor en su cuenta de Twitter en septiembre de 2010.
Cinco años después, Sinecio ratifica a PLAZA DE ARMAS su preocupación: “Insisto, no debería haber policías armados del Edomex en Querétaro”, aunque puntualiza no contar aún con información que explique el motivo por el cual este grupo continúa operando en la entidad.
Cuestionada al respecto, una ejecutiva del área de Prevención de Pérdidas de Liverpool comunicó a este diario que con gusto ofrecería su nombre y una respuesta “una vez que se me haga llegar una queja concreta contra algunos de los guardias”, mismos que, aseveró, trabajan con “el mismo esquema de profesionalismo y atención al público que exigimos a todo nuestro personal”.
En entrevista con este medio, Mario Aguilar Becerril, presidente de la Unión de Empresas de Seguridad Privada de Querétaro, dijo no tener datos relativos a “empresas foráneas de seguridad”, toda vez que estas no formarían parte de la cámara de comercio de la cual es consejero. Sin embargo, advirtió lo siguiente:
“En términos generales, consideró que es un riesgo para los ciudadanos la existencia de cualquier tipo de empresa de seguridad que pueda ser considerada informal. Por ahí debemos comenzar si queremos resolver el problema”.
Aguilar Becerril añadió que “como signo del auge económico queretano, cada 30 días podemos ver que surgen al menos cinco nuevas firmas dedicadas a brindar seguridad privada. Lo malo es que muchas de estas -yo creo que un 30 por ciento- no cumplen con la normatividad: pagan bajísimos salarios a sus guardias y no les dan ninguna prestación; basta ver que la mayoría de las demandas que se tramitan en la Junta de Conciliación y Arbitraje son contra empresas de seguridad”.
Antecedentes críticos
El pasado 6 de septiembre, el Cusaem cobró notoriedad en Querétaro cuando en el poblado La Fuente, en Tequisquiapan, elementos de este organismo dispararon sus armas al aire con el fin de impedir que un grupo de migrantes de origen centroamericano pudiera abordar un convoy de la empresa Ferromex, que los tiene contratados para cuidar sus instalaciones.
Del suceso no resultaron heridos, aunque sí un enfrentamiento de ese grupo policial con organismos locales dedicados a la protección de derechos humanos.
El 18 de febrero de 2015, en San Juan del Río, guardias del Cusaem se sumaron al grupo de vigilantes privados que impidieron el ingreso, a una tienda Liverpool, de elementos de Protección Civil y Seguridad Pública sanjuanenses, quienes pretendían atender a una mujer que en un baño tuvo parto prematuro y cuyo bebé falleció. Por este hecho, la tienda fue multada con 39 mil pesos por la autoridad municipal.
Una veintena de grandes empresas públicas y privadas tienen convenios con el Cusaem, organismo que ofrece a sus guardias y clientes una “ventaja” que no posee la mayoría de las empresas de seguridad del país: un añejo permiso de uso colectivo para la portación de armas largas, expedido en 1948, cuando el gobernador mexiquense era Alfredo del Mazo Vélez, fundador del Grupo Atlacomulco, legendaria cuna política de siete gobernadores y de un Presidente de la República.

Fuente: www.plazadearmas.com.mx

Saludos

Mario Meneses

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s