Conoce la opinión de los expertos en Seguridad Privada.


Poner tu empresa a salvo

Para los empresarios la seguridad de los empleados y de su negocio debería ser una prioridad. Un líder tiene objetivos claros y, por lo tanto, detecta cómo prevenir los riesgos que le impidan lograrlos

¿Qué importancia le has dado a la seguridad en tu empresa en los últimos, digamos, cinco años? Si tu respuesta es poca, o nula, tu organización es un blanco vulnerable para los delincuentes. No tener protección al interior y exterior de tu compañía significa dejar la puerta abierta a conocidos y extraños.

Desde el simple hurto de una computadora, papelería o de la caja chica, hasta un robo en la cadena de suministro, como en el traslado de mercancía, son factores que equivalen a pérdidas monetarias.

De ahí la importancia de contar con robustos sistemas de seguridad privada y soluciones integrales, pues a decir de los expertos “más vale prevenir que lamentar” para tener una protección preventiva y no reactiva. Una pérdida no sólo es un golpe económico a la organización, sino también a la lealtad de un cliente.

Más que prototipos futuristas, ya son una realidad: los dispositivos tecnológicos orientados a brindar seguridad ya no sólo forman parte de películas estilo James Bond. Estos artefactos, como minúsculos chips que se insertan en la piel para geolocalización o cámaras de videovigilancia con tecnología de reconocimiento facial, han dejado de ser una ficción, pues ya son empleados en este ramo.

Para contar con un sistema adecuado de protección, los entrevistados mencionan que la vanguardia tecnológica busca integrarse al factor humano, para que converjan en un mismo esfuerzo y mantengan a salvo el patrimonio y la integridad de las personas, aunque en México continúa el pendiente de regular al universo de las compañías dedicadas a estos servicios.

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana (ENSU) 2015, elaborada por el Inegi, el año pasado 27% de los mexicanos se sentía seguro, mientras que en el primer trimestre de 2015 la cifra se incrementó a 32 por ciento.

Roberto Rivera, vicepresidente del organismo, indica que el valor de la industria es equivalente al 1.5% del PIB, por lo que la importancia de establecer criterios claros y homologar operaciones es un esfuerzo que busca concretar el gremio.

“Existe la Ley General de Seguridad Privada y la Dirección General de Seguridad Privada de la Comisión Nacional de Seguridad, ante quienes deben registrarse todas las empresas de seguridad privada. Obviamente, sólo las profesionales se inscriben, así que del universo aproximado de 3,000 a 4,000 empresas, se podría llegar hasta 10,000 por las irregulares que existen”, dice Alejandro Desfassiaux, director general de Grupo Multisistemas de Seguridad Industrial.

La situación se agrava ya que las firmas que operan fuera de la ley la mayoría de las veces no son identificables a nivel local porque cambian constantemente de sede. Además, modifican su nombre y razón social para evadir impuestos, “no pagan en tiempo y forma a sus empleados; actúan de manera casi imperceptible y huyen constantemente de las autoridades”, dice el entrevistado.

Competencia desleal

El robo a negocio es definido por el Observatorio Nacional Ciudadano de Seguridad, Justicia y Legalidad como el apoderamiento de una cosa ajena sin consentimiento de quien de facto puede darlo en el establecimiento comercial o de servicios.

En enero de 2015, en promedio, cada 7 minutos y 42 segundos se denunció un robo a negocio en México, mientras que un robo a casa habitación se denunció cada 5 minutos y 49 segundos, de acuerdo con el Observatorio.

La necesidad de cubrir las exigencias de seguridad con velocidad y a precios bajos, así como el desconocimiento de contratar a una empresa seria y formal, son tan sólo algunos factores que han generado la proliferación de firmas “patito”.

Benjamín Barona Coghlan, director general de Control Seguridad Privada Integral destaca que la firma en el año 2000 contaba con cinco guardias en su plantilla laboral, y al final de 2015 busca sumar 4,000. Por tal motivo, dice, una compañía que cuenta con las autorizaciones correspondientes brinda capacitación a su personal, capital humano que resguarda seguridad e integridad de los clientes.

“Una empresa formal de seguridad privada exige a sus elementos desde evaluaciones sicométricas, pruebas de polígrafo, exámenes toxicológicos, estudios socioeconómicos, recomendaciones, carta de antecedentes no penales, entre otros requisitos que una compañía informal no solicita”.

Barona Coghlan comenta que las organizaciones que están al margen de la ley generan una competencia desleal y demeritan a la industria de la seguridad privada. “Hoy las compañías legalmente constituidas buscamos fortalecerla y promover su regulación”.

Roberto Rivera explica que la desinformación de las empresas también influye en la existencia de la informalidad, ya que contar con los permisos y autorizaciones correspondientes equivale a dar un aval serio a la compañía sobre su capacidad humana y de infraestructura para ofrecer los servicios.

“Hay distintos esfuerzos para combatir a las empresas ilegales desde el lado de las constituidas formalmente, y por parte de las entidades, en algunos casos no hay información de cómo se pueden formalizar. Hay empresas que desean regularizarse, pero hay desconocimiento. Estamos trabajando de la mano de la autoridad para homologar los requisitos, sobre todo en los estados”.

Rivera recuerda que en 2012, la Cámara de Diputados elaboró un estudio con resultados contundentes: se encontraron 114 diferencias entre las entidades federativas sobre los requisitos que se solicitan para regular a las empresas de la industria.

“El consumidor también tiene responsabilidad de la existencia de las empresas patito; si proliferan es porque son contratadas. Hay iniciativas de ley en algunas entidades que de aprobarse se le asignará una multa tanto a la empresa como a la persona que contrate una empresa que está fuera de la ley”, expone el vicepresidente de la AMESP.

“De la totalidad de los requisitos que establecen las entidades federativas y el Distrito Federal, existen algunos requisitos que hacen que la obtención del registro de las empresas que prestan servicios de seguridad privada ante autoridades sea de difícil cumplimiento. O en su caso, impida que de manera ágil se observe lo establecido en la legislación estatal en la materia, sin dejar de considerar que, en algunos casos, se pone en riesgo la seguridad de los inversionista al requerir documentación con la que ya cuenta la autoridad federal”, indica el órgano legislativo.

Alejandro Desfassiaux coincide con Roberto Rivera sobre la corresponsabilidad; y agrega que las organizaciones patito deben su existencia a la gente que las contrata por los precios económicos. “Pero lo barato sale caro, pues después, en la mayoría de las ocasiones, terminan buscando empresas profesionales para corregir el mal servicio y, muchas veces, para no ser víctimas del delito otra vez”.

Inversión a la segura

Si las empresas hicieran un balance entre el valor de lo que ya les han sustraído contra el costo de tener medidas de seguridad, podrían sorprenderse. Por ese motivo, recomiendan hacer la inversión correcta a tiempo para mantener en resguardo a su capital humano, infraestructura, bienes materiales, producción y cadenas de suministro, entre otros.

Cerca de 52% de los empresarios en el país manifestó que los robos son los delitos que más afectan a su organización, según el estudio Perspectivas de Alta Dirección en México 2015, realizado por la consultora KPMG, quien encuestó a 716 altos ejecutivos a nivel nacional.

Víctor Esquivel, socio líder nacional de Asesoría de la firma en el país, explica que los ilícitos relacionados con negocios aumentaron entre 4 y 5% en comparación a 2014. “En particular, robos, amenazas y extorsiones, que son los de más alto impacto y representan una costosa carga en términos de seguridad privada y sistemas de vigilancia, seguros, controles y pérdidas materiales”.

A pregunta expresa de cuánto es lo que invierten las organizaciones en seguridad privada, Adrián Domínguez, director general de Securitas, empresa que atiende a más de 600 clientes con más de 900 instalaciones, menciona que hace una década los rangos eran de entre 1 y 3% de sus ventas anuales; sin embargo, en la actualidad las cifras oscilan entre 3 y 5 por ciento.

“En mi opinión, esta inversión es reactiva y no preventiva, además de que estos montos aún son pequeños porque no sólo basta con la contratación del servicio de seguridad. Un promedio razonable sería entre 7 y 10 por ciento”.

De acuerdo con el entrevistado, por ser un tema tan sensible, la inseguridad y el tiempo ha hecho que el sector de la seguridad privada se especialice, por ejemplo, en empresas que buscan mantener segura la mercancía que trasladan vía terrestre y para ello requieren custodia.

“El mercado ha ido madurando en los últimos cinco años. Se demandan cada vez más servicios profesionales y especializados. Las empresas ya piden especialistas en traslados, logística y protección en carreteras, así como en seguridad intramuros”.

Seguridad a la medida

Benjamín Barona menciona que dependiendo de las necesidades de seguridad que demande la empresa es la inversión, según sus instalaciones y el número de colaboradores. Además influye si se trata de brindar protección a un corporativo o a un complejo industrial. De esta manera, recomienda contar con un diagnóstico previo y así salvaguardar las áreas que son susceptibles.

“Dentro de nuestro portafolio de servicios se ofrece una consultoría en gestión de riesgos para determinar, de manera perimetral, el grado de impacto de posibles amenazas y consecuencias para las empresas, es decir, medimos y analizamos el entorno para saber cuál es la vulnerabilidad a la que está expuesta la organización”.

Para Alejandro Desfassiaux, una solución que brinde seguridad y protección es como confeccionar un traje a la medida, por ello también es recomendable reconocer las pérdidas de años previos.

“En general, una empresa con nula o inadecuada seguridad necesita invertir al menos el 50% del total de pérdidas en el primer año, y al menos el 25% en el segundo año para poder recuperarse”.

Roberto Rivera cita la última encuesta de la Cámara Americana de Comercio, la cual reveló que la principal inversión de las compañías en esta materia es en controles de acceso, circuito cerrado de televisión, guardias de seguridad y alarmas. “Aunque también el entrenamiento de personal, al igual que la investigación de sus antecedentes, ya son dos rubros en los que se comienza a invertir”.

Amantes de lo ajeno

¿La ocasión hace al ladrón? Ya sea en un pasillo del supermercado o en la propia oficina, el robo hormiga encabeza la lista de los delitos más cometidos en las empresas, y lo que es más grave, en ciertos casos hay complicidad de los propios colaboradores.

“El robo hormiga es cometido en el 80% de los casos por los mismos empleados y en un 20% en complicidad con proveedores o clientes, a la vez que ocasiona pérdidas de entre el 10% y 15% en inventarios y del 35% en ganancias”, destaca el director general de Grupo Multisistemas de Seguridad Industrial.

La Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicios y Departamentales (ANTAD) reveló que el año pasado se reportaron pérdidas de 22 mil 400 millones de pesos de los cuales 13 mil 100 millones corresponden a robos y saqueos.

Adrián Domínguez asegura que el ilícito representa un grave golpe a la rentabilidad de las compañías; aunque otro delito del que se comenta poco pero que equivale a un gran impacto negativo son los abusos de confianza, es decir, los delincuentes de cuello blanco.

“En esos casos, Securitas brinda consultoría, provee un proceso de investigación y análisis. Asimismo, da evidencias para que la empresa pueda proceder en consecuencia”.

Según Benjamín Barona los servicios más contratados son guardias, seguridad electrónica con alarmas y controles de accesos, controles de confianza y exámenes para corroborar la honestidad de los colaboradores, así como un conjunto de pruebas, como polígrafo, análisis de tendencia al fraude, antidoping, entre otros.

Ello obedece a que las empresas buscan una protección para cada tipo de amenaza, por lo que la tendencia apunta a contratar una firma de seguridad privada que ofrezca todo tipo de soluciones y se mantenga como único proveedor. Así, el avance de las soluciones integrales que incluyan personal capacitado y tecnología de punta son los servicios que se mantendrán en la demanda de la industria.

Fuente: www.mundoejecutivo.com

Saludos

@MarioMeneses_

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s