Investigaciones sobre antecedentes hechas vía telefónica: Parte II


Investigaciones sobre antecedentes hechas vía telefónica: Parte II

CICAPP Consultoría

Consultoría y Capacitación en Investigación, Prevención y Protección

Investigaciones sobre antecedentes hechas vía telefónica: Parte II

Traducido Junio 3,2014

Introducción

En el tip anterior, ofrecimos recomendaciones sobre cómo iniciar una entrevista telefónica. Al comienzo de una entrevista por teléfono, los objetivos del investigador son:

1) Obtener el compromiso del sujeto a ser entrevistado por un periodo de tiempo razonable.

2) Dialogar con el sujeto en un ambiente privado.

3) Presentar la entrevista de una manera que aliente la honestidad.

Una vez que estas metas se hayan alcanzado, el investigador buscará información sobre el aspirante mediante las debidas preguntas.

La correcta redacción de las preguntas

Debido a la falta de posibilidad de evaluar el lenguaje no verbal durante una entrevista telefónica, es especialmente importante el redactar apropiadamente las preguntas. Un principio fundamental sobre la formulación de preguntas es que un investigador jamás debe de frasear una pregunta de una manera que busque provocar que el sujeto revele voluntariamente información negativa sobre el aspirante. Hacerlo es ir en contra de todos los dogmas de la naturaleza humana. Aún y cuando se esté entrevistando a una persona que sea muy honesta y veraz, el investigador debe reconocer que es difícil ofrecer información negativa sobre un conocido que está siendo sujeto de una investigación sobre sus antecedentes. Por ende, las preguntas de la entrevista deben ser redactadas no solamente para inspirar veracidad, sino también para impedir las mentiras. La manera apropiada de la redacción de preguntas durante una entrevista se puede reducir a los siguientes lineamientos:

No hacer preguntas negativas

Durante una entrevista telefónica reciente en la cual fui contactado para proveer información de antecedentes sobre un conocido, el investigador me preguntó “¿Usted no sabe de ningún tipo de problemas que (aspirante) tuvo con drogas, alcohol o comportamiento delictivo, o sí?” A esto se le llama pregunta negativa, la cual está expresada de una manera en la que se predice o se espera concordancia. Preguntas negativas como “¿Usted nunca ha sido testigo de algún abuso de alcohol por parte de (aspirante), o sí?” o “El aspirante es patriota, ¿o no?” inspiran a la mentira y hasta para la persona más honesta es bastante improbable que conteste “De hecho, usted se equivoca. El aspirante es miembro de un grupo terrorista.”

No haga preguntas compuestas.

Una pregunta compuesta hace referencia a múltiples comportamientos dentro de la misma. Considere la pregunta del apartado anterior “¿Usted no sabe de ningún tipo de problemas que (aspirante) tuvo con drogas, alcohol o comportamiento delictivo, o sí?” como ejemplo de una pregunta compuesta. Cuando yo contesté “No” a esta pregunta, ¿me estaba refiriendo al abuso de alcohol, al uso de drogas o al comportamiento delictivo? – El investigador no tiene ni la menor idea. Un sujeto engañoso se enfocará psicológicamente en las partes de la pregunta compuesta en las que está diciendo la verdad. Esto hace que la detección de las mentiras sea muy difícil. Estos tres aspectos del comportamiento (uso de alcohol, uso de drogas o comportamiento criminal) deben de ser abordados de manera separada durante la entrevista (a cada comportamiento le corresponde su propia pregunta).

No utilice frases que se presten a interpretación durante una entrevista.

Una frase subjetiva permite que el sujeto entrevistado asigne su propio significado e interpretación a una palabra en específico en la pregunta. En el ejemplo anterior, el investigador me preguntó si el aspirante tenía “problemas” con el alcohol, drogas o delitos. Considere que yo sé que este aspirante en particular fuma marihuana los fines de semana y se toma ocho bebidas por noche. Dependiendo de cómo defina yo “problemas”, puedo fácilmente justificar mi respuesta negativa a la pregunta. Las preguntas de una entrevista deben buscar información objetiva que no se preste al criterio del sujeto. Preguntas como “¿Le ha dicho alguna vez el aspirante que ha experimentado con drogas ilegales?” o “¿Alguna vez ha cometido un delito el aspirante?” dan cabida solamente para una respuesta veraz, y cuando no se da dicha respuesta veraz es fácilmente detectable, como en el siguiente caso: “…nunca me ha dicho que haya experimentado con ninguna droga pesada”, a lo cual debemos continuar con la pregunta de seguimiento, “¿Qué drogas sociales le ha dicho que ha experimentado?”

No utilice calificadores inapropiados durante una pregunta de la entrevista.

Durante mi entrevista telefónica me preguntó, “¿Sabe usted de algún riesgo de seguridad que (aspirante) presente?” Esta pregunta contiene la frase calificativa de “Sabe usted”. Esta pregunta debió de haberse expresado simplemente, “¿(Aspirante) presenta algún riesgo para la seguridad de nuestro país?” Otra frase calificativa que debe ser evitada cuando se están realizando preguntas de una entrevista son, “Usted recuerda…”, “Usted piensa…”, “De casualidad usted…”

Cuando puede que un sujeto no tenga una respuesta exacta para la pregunta, es apropiado usar frases calificativas. Por ejemplo, “De casualidad, ¿usted sabe cuándo (aspirante) viajó por última vez al extranjero?” No obstante, cuando se busca información específica, tal como si el aspirante ha sido o no sujeto de una investigación criminal, la pregunta no requiere ningún tipo de estimación del sujeto. Una de dos, o el sujeto conoce dicha información o no la conoce. Entonces, la pregunta “De casualidad, ¿sabe si (aspirante) ha sido sujeto de una investigación criminal en los últimos dos años?” invita a una respuesta falsa.

Utilice las preguntas de opinión apropiadamente.

Tal como el nombre lo sugiere, las preguntas de opinión buscan una evaluación cualitativa por parte del sujeto. Algunos ejemplos de preguntas de opinión son, “En una escala del 1 al 10, ¿cómo evaluaría usted el patriotismo de (aspirante)?” o “¿Cómo describiría usted el temperamento de (aspirante)?” Las preguntas de opinión no están diseñadas para substraer información que incrimine al aspirante, sino para evaluar la posible información que el sujeto entrevistado tenga sobre un aspecto en particular del aspirante. Considere que un sujeto describió el temperamento del aspirante así: “Como todos, él pierde los estribos de vez en cuando, pero nunca ha tenido un problema de ese estilo conmigo.” Esta respuesta sugiere varias preguntas de seguimiento que podrían lograr obtener información objetiva e importante. Por ejemplo:

“¿Cuándo fue la última vez que ha visto a (aspirante) perder los estribos?”

“¿Qué causó que los perdiera?”

“¿El problema se volvió físico?”

“¿Cuántas veces por semana o por mes (aspirante) pierde los estribos?”

“¿Qué es lo peor que ha visto a (aspirante) hacer cuando pierde los estribos?”

“¿Por qué cree que (aspirante) nunca ha perdido los estribos con usted?”

Un error común de los investigadores es que cuando hacen preguntas de opinión es que no las hacen en el momento en el que la opinión del sujeto es favorable o necesaria. Por ejemplo, si yo califiqué el patriotismo del aspirante con un “10”, el entrevistador debió haberme pedido que mencionara ejemplos para fundamentar por qué le di una calificación tan alta al patriotismo del aspirante.

Es inapropiado usar preguntas de opinión para obtener información específica sobre los antecedentes o idoneidad de un aspirante. Por ejemplo, una respuesta negativa para la pregunta de opinión “¿Usted considera al aspirante como una amenaza a este país?” no ofrece ningún tipo de seguridad sobre la posible amenaza que el aspirante represente para los Estados Unidos. Las preguntas de entrevista que buscan una opinión, no deben ser usadas como la base para la decisión de si se contrata o no se contrata al aspirante, sino deben ser usadas como la introducción para información más objetiva.

Haga preguntas basadas en el comportamiento.

El propósito esencial de realizar una investigación de antecedentes es obtener información objetiva sobre un aspirante que refleje las cualidades que tiene para desarrollarse propiamente en determinado puesto. El investigador necesita establecer información específica sobre lo que el aspirante ha o no ha hecho en áreas relevantes. Esto requiere de la realización de preguntas basadas en el comportamiento.

El primer paso para planear una investigación de antecedentes, es identificar los temas que se necesitan discutir. Para un aspirante en particular, el investigador puede llegar a tener la siguiente lista:

  • Experiencia militar
  • Relaciones familiares
  • Educación
  • Uso de alcohol
  • Uso de drogas ilegales
  • Comportamiento delictivo
  • Ofrecer o recibir sobornos

Una vez que las temáticas de la entrevista se hayan identificado, el investigador debe desarrollar un subconjunto de preguntas que refieran a cada uno de los temas. Estas preguntas adicionales harán que se gaste más tiempo en la entrevista, no se puede sobre sobre-enfatizar la importancia de realizar preguntas que refieran a comportamientos específicos. Un principio fundamental para la detección de mentiras es que es mucho más fácil mentir a una pregunta abierta que a una que refiera específicamente a un comportamiento que seguramente el sujeto ha realizado. Un cajero de banco que ha robado dinero sobrante de su cajón de efectivo experimentará poca ansiedad cuando dé una respuesta negativa a la pregunta “¿Alguna vez ha usted robado dinero del banco?” Empero, este mismo cajero experimentará un nivel de ansiedad considerable si se le pregunta “¿Alguna vez ha tenido dinero sobrante en su cajón?” Un investigador competente debe hacer preguntas que estimulen el mayor nivel de ansiedad si el sujeto decide mentir a la pregunta.

Además, al desarrollar preguntas específicas, el tema debe ser introducido con preguntas que no sean amenazantes para que se le permita al sujeto hacer admisiones menores. Esto se hace para establecer un patrón en que el sujeto que información a cada pregunta. Las preguntas deben eventualmente de dirigirse a áreas más relevantes. El siguiente cuestionamiento debería ser efectivo en la búsqueda de información específica sobre el uso de alcohol un aspirante:

¿Qué tipo de bebidas alcohólicas toma (aspirante)?”

¿Qué tantas veces a la semana toma usted bebidas alcohólicas con (aspirante)?

¿Qué tantas veces por semana (aspirante) consume alcohol?

¿Cuál es el mayor número de bebidas alcohólicas que ha visto a (aspirante) ingerir?

¿Alguna vez (aspirante) ha conducido después de consumir más de seis bebidas?

¿Alguna vez (aspirante) ha consumido alcohol antes de la hora de la comida?

¿Alguna vez han discutido sus amigos o compañeros de trabajo el uso de alcohol de (aspirante)?

En conclusión, ciertamente es posible conducir una investigación efectiva de antecedentes por teléfono. Las diferentes áreas de la entrevista deben ser tratadas por separado el investigador necesita estar consciente de la correcta redacción de las preguntas de la entrevista para provocar respuestas veraces. Cuando se detecte un posible engaño, es importante hacer preguntas de seguimiento para evaluar mejor la respuesta o provocar una admisión.

This Investigator Tip was developed by John E. Reid and Associates Inc. 800-255-5747 http://www.reid.com

Los invitamos a nuestro próximo curso de “La Técnica Reid de Entrevistas de Contratación”

Marzo 13, 2015

Centro Comercial Antara

Edificio Ernest & Young

Colonia Polanco

Cd. de México

Informes con:

Graciela Diaz

CICAPP Consultoría

info.cicapp@gmail.com

www.cicapp.net

Saludos

@MarioMeneses_

#Investigaciones sobre antecedentes hechas vía telefónica.


 

Investigaciones sobre antecedentes hechas vía telefónica: Parte 1

CICAPP Consultoría

Consultoría y Capacitación en Investigación, Prevención y Protección

Investigaciones sobre antecedentes hechas vía telefónica: Parte 1

Traducido Junio 6, 2014

Recientemente fui entrevistado por teléfono para dar referencias de un amigo que aplicaba para un trabajo que tenía que ver con seguridad nacional. El entrevistador comenzó diciendo que solo quería unos pocos minutos de mi tiempo y, de hecho, estuve en el teléfono por solo cuatro minutos. La razón por la cual la llamada fue tan rápida fue porque sus preguntas eran similares a las siguientes: ¿Usted no sabe de algún problema que haya tenido el aspirante con alcohol, drogas o comportamiento delictivo, o sí? ¿Sabe de algún problema de seguridad que el aspirante pueda representar? ¿Usted recomendaría al aspirante para un puesto en seguridad nacional? Afortunadamente, yo estoy convencido de que el aspirante era totalmente idóneo para el puesto. No obstante, aunque tuviera información negativa sobre el aspirante, no la habría proporcionado en esa entrevista telefónica. Una de las razones por las cuales no lo hubiera hecho, es por la forma en la que el investigador comenzó la entrevista.

A menos que se trate de solo una o dos áreas a explorar, no es posible conducir una entrevista en busca de información relevante sobre los antecedentes de un aspirante con únicamente cuatro minutos. Mientras que es ciertamente propio decirle al entrevistado un tiempo estimado sobre la duración de la entrevista, el periodo que se establezca debe ser un tanto exagerado, a lo mejor sugerir unos 20 o 30 minutos. Esto le dará al entrevistado la impresión de que el investigador está interesado en respuestas detalladas y que no está conduciendo solamente una interrogación periférica. Además, el investigador no quiere entrevistar a alguien que tenga muy poco tiempo, como, por ejemplo, que tenga que irse en 10 minutos al trabajo. Si el sujeto no tiene 30 minutos para hablar con el investigador, se deberá programar una hora más conveniente para la entrevista telefónica.

Debido a que las entrevistas por teléfono carecen de una conexión humana cara a cara, hay una tendencia por parte del investigador de agradar al sujeto entrevistado. Esto se vuelve obvio por el tono de disculpa que toma el investigador porque llamó al sujeto a su hogar o por su uso de preguntas suaves en el intento de no ofenderlo. El investigador necesita recordar que debido a la conveniencia y el ambiente menos amenazante que propicia una entrevista telefónica, casi todos los sujetos preferirían ser entrevistados por teléfono que en persona. Para establecer control durante una entrevista telefónica, es recomendable buscar el permiso del sujeto para ser entrevistado con una declaración como: “Me gustaría hablar con usted sobre (aspirante). Si prefiere no hacerlo por teléfono, yo estaría encantado de conocerlo en persona. ¿Qué preferiría usted?” Una vez que el sujeto esté de acuerdo a ser entrevistado por el teléfono, es su elección y el comportamiento del investigador debe ser el mismo como si se estuviera llevando a cabo una entrevista cara a cara. Esto significa que el o la investigador(a) debe de ser profesional y no acusatorio(a), pero también debe tener sus objetivos claros y ser persistente en la busca de la verdad.

Un sujeto compartirá mucha más información personal durante una entrevista telefónica si él o ella está solo(a) y concentrado(a). Debido a que yo contesté el teléfono en la sala familiar, mi entrevista fue realizada con mi hijo y mi esposa presentes mientras veían un partido de fútbol americano (y escuchaban, a su vez, mi parte de la conversación). Para establecer un ambiente privado es apropiado que el investigador haga una proposición inicial, como “Debido a que estaremos discutiendo temas sensibles, probablemente usted desee cambiarse a otro teléfono en un cuarto más privado. ¿Tiene otra extensión que pudiese ser más privada?

Antes de cualquier pregunta sobre los antecedentes del aspirante, el investigador debe introducir el objetivo de la entrevista de tal modo que incite a que se responda de manera completa y veraz. Una posible manera de empezar la entrevista en este caso es “Como parte de nuestro proceso de preselección para este puesto, conducimos una investigación muy exhaustivo sobre los antecedentes de nuestros aspirantes, la cual incluye entrevistas con los conocidos, vecinos y empleadores anteriores. Además, llevamos a cabo un chequeo muy minucioso en cuanto a los aspectos civiles, criminales y financieros de cada aspirante. Es importante que usted sepa que la mayoría de las preguntas que le haré son simplemente para verificar información que ya sabemos. Con eso en mente, ¿hace cuánto que conoce a (aspirante)?

Esta introducción inspira veracidad y franqueza de muchas maneras. Primero que nada, se le hace creer al sujeto que la investigación está en una etapa tan avanzada, que el investigador probablemente ya sepa cualquier información dañina que él posea. Psicológicamente, es mucho más fácil ser la segunda persona en confirmar información que ser la primera persona en ofrecerse a hacerlo. Además, esta introducción causaría que el sujeto se preocupe por ser percibido como mentiroso o como desinformado. e.j. “¿Cómo es que usted no sabía…?” Contraste la introducción anterior con la que fue usada durante mi entrevista telefónica. Se desarrolló, más o menos, así:

“Odio tener que molestarlo en su hogar en domingo, pero me acaban de asignar esta investigación y ni siquiera he recibido los antecedentes de (aspirante), aún, pero como usted vive en Wisconsin no estaba seguro si estaría disponible para hablar conmigo mañana en Chicago, así que pensé en tratar de encontrarlo en su casa marcando a este número. Usted fue puesto en la lista de referencias en la solicitud de empleo de (aspirante), el cual busca obtener un puesto que tiene que ver con seguridad nacional. Solo tomaría unos minutos de su tiempo, ¿está seguro de que este es un buen momento para hablar conmigo? ”

Esta introducción hace muy poco para inspirar veracidad (o confianza en la habilidad del investigador para detectar una posible discrepancia). Tan pronto como el investigador se identificó, le dije que había estado esperando su llamada y que me marcó en un buen momento. Sin embargo, continuó disculpándose por marcarme en domingo. Su comportamiento compungido redujo su nivel de control durante la entrevista, lo cual se volvió bastante evidente al momento en el que empezó a realizar las preguntas. En segundo lugar, me confesó que no tenía ninguna información sobre los antecedentes del candidato. Pude haber mentido sin temor de que mis respuestas fueran inconsistentes con información que él pudiese haber sabido. Finalmente, relacionando que yo estaba mencionado en la lista de referencias, me puso en una posición en la cual me sentí obligado a hablar favorablemente del aspirante. El investigador debió haber comenzado el proceso de cuestionamiento diciendo “Nuestros registros indican que usted conoce a (aspirante). Por favor dígame la naturaleza de su relación.”

Durante el siguiente tip que subamos a la red, el tópico de la formulación de preguntas durante una entrevista hecha por teléfono será discutido.

This Investigator Tip was developed by John E. Reid and Associates Inc. 800-255-5747 http://www.reid.com

Saludos

@MarioMeneses_

#México no garantiza una vida segura para sus #ciudadanos, dice índice de #Gobernabilidad


http://www.sinembargo.mx/12-01-2015/1215706

Policías comunitarios salieron este fin de semana a las carreteras de Guerrero para realizar tareas de seguridad. Foto: Cuartoscuro

Ciudad de México, 12 de enero (SinEmbargo).– México continúa siendo uno de los países más violentos del mundo, donde no están garantizadas las condiciones para una vida segura, de acuerdo con los Indicadores de Gobernabilidad Sostenible (Sustainable Governance Indicators), un análisis realizado entre los 34 países que conforman la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

El reporte también alerta sobre las condiciones democráticas del país y sobre la corrupción. “A pesar de una creciente orientación hacia normas jurídicas, México recibe una puntuación relativamente baja en lo general (rango 34) con respecto a la calidad de la democracia. Las disputas electorales son comunes, pero en general se resuelven satisfactoriamente. Las partes son financiadas públicamente, con restricciones de gastos ajustados. Los medios de comunicación son independientes del gobierno, pero los temores de seguridad afecta la cobertura de la corrupción de los cárteles”.

“Las fuerzas militares y policiales violan los derechos civiles. Mientras la discriminación abierta varía, las divisiones de clase siguen de cerca las divisiones raciales. La seguridad jurídica está mejorando, pero se ve socavada por la violencia relacionada con las drogas. La Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) se ha vuelto más independiente y asertiva. La corrupción es un grave problema a nivel local y regional”, señala respecto a la fortaleza de las instituciones democráticas.

El Safe Living Report o Reporte sobre Vida Segura de 2014 indica que México  “se encuentra entre los países más peligrosos, principalmente como resultado de la actividad criminal”. También dice que la cantidad de violencia política es muy pequeña para un país del tamaño de México).

VER EL REPORTE COMPLETO AQUÍ: SGI2014_Safe_Living

El reporte indica que el país tiene una tasa de homicidios apenas mejor que la de Honduras, pero es tan mala como la de Colombia. “La razón principal de esta alta tasa de homicidios es que México se ha convertido en un centro importante para el tránsito de drogas ilegales a los Estados Unidos. En una brutal competencia entre sí, las bandas criminales de México, o los carteles, han llevado a cabo actos horribles y asesinado.

                          Policías ciudadanos en tareas de vigilancia, este fin de semana, en el estado de Guerrero. Foto: Cuartoscuro

Los Indicadores de Gobernabilidad Sostenible son realizados por la consultora Bertelsmann Stiftung, que evalúa no sólo condiciones de seguridad sino también de gobierno y democracia.

“En 2006, el Presidente Felipe Calderón, del Partido Acción Nacional (PAN), lanzó la llamada guerra contra el drogas una prioridad política. Sin embargo, la tasa de homicidios desde 2006 aumentó. La razones de este aumento son complejas y pueden ser atribuibles del todo al gobierno. Pero la política antidrogas de Calderón claramente no tuvo éxito”, dice el reporte.

“La administración de Enrique Peña Nieto ha criticado al gobierno de Calderón por confiar demasiado en la fuerza para atacar el problema de las drogas, pero no está claro si México tiene alguna alternativa. México ha mejorado la eficiencia de sus operaciones en la lucha contra el crimen, pero todavía hay problemas derivados de la falta de cooperación burocrática y la inmensa escalada de la actividad criminal”, agrega el reporte 2014.

A la pregunta de si las políticas sociales facilitan una sociedad mexicana libre y equitativa, la respuesta es negativa.

“A pesar de que las reformas abordan las debilidades, México ha caído a nivel internacional (puesto 39) en el área de las políticas sociales. Los resultados educativos son pobres. Las reformas han debilitado el poderoso sindicato de maestros. La división social es considerable, y con bajos ingresos fiscales, la redistribución es mínima”.

Calidad de la atención de salud es muy variable, dice el reporte. “Los trabajadores formales tienen generalmente seguros, mientras que las políticas se han extendido a la cobertura de muchos trabajadores informales. Las políticas familiares son mínimas; las zonas urbanas son de apoyo de los derechos de las mujeres, pero las mujeres más pobres tienen pocas oportunidades en el mercado laboral”.

El indicador recuerda que se está introduciendo una pensión universal, pero “la política de integración es prácticamente inexistente”.

Fuente: SinEmbargo MX

Saludos

@MarioMeneses_

El 70% de los #ciudadanos no confía en su #policía : #INEGI


 

 

 

Crece el número de personas que cree que inseguridad se agravará

Los ciudadanos en México ya casi no confían en sus policías. 7 de cada 10 personas que viven en las grandes urbes califica a sus oficiales estatales o municipales como poco o nada eficientes. Además,creció el número de personas que piensa que las condiciones de inseguridad se agravarán.

Son los resultados que arroja la Sexta Encuesta Nacional de Seguridad Pública y Urbana (ENSU) dados a conocer ayer por el Instituto  Nacional de Estadística y Geografía (INEGI). Es una encuesta que se aplica de forma trimestral, exclusivamente a personas mayores de 18 años que viven en ciudades del país con más de cien mil habitantes.

La encuesta aplicada en diciembre del 2014 arrojó que el 70.7 por ciento de las personas dice que sus policías locales son poco o nada efectivos en su tarea de dar seguridad o enfrentar a los delincuentes. Se trata del mayor porcentaje de respuestas desfavorables desde que se realiza esta medición.

En diciembre del 2013, fecha en que se aplicó la primera ENSU, fueron 66.7 por ciento los que consideraron a la policía estatal y municipal como poco efectiva. Desde ahí prácticamente ha existido una tendencia al alza en este indicador.

En concordancia con estos resultados, el indicador de las personas que consideran que  los policías estatales o municipales son “muy efectivos” ha disminuido hasta alcanzar un nivel de apenas el 28.8 por ciento del total de encuestados.

Cabe recordar que otro estudio del INEGI, la Encuesta de Victimización 2014 dada a conocer a finales del año pasado, ya había revelado que las policías locales son la fuerza en que menos confía la gente, con índices muy por debajo de los de Policía Federal (PF), Ejército yMarina.

Más temor

La ENSU también arrojó que el 27.9 por ciento de los encuestados cree que las condiciones de seguridad seguirán mal o incluso empeorarán. Es el porcentaje más alto desde diciembre del 2013 cuando se aplicó este análisis, y donde el resultado fue de 24 por ciento.

Además, el INEGI reportó que el 67.9 por ciento de los encuestados dijo que  se siente inseguro en su ciudad, porcentaje prácticamente idéntico al de diciembre de 2013 y ligeramente mayor al de septiembre 2014.

Respecto a otros indicadores, y comparando resultados de diciembre del 2013 con diciembre de 2014, , el porcentaje de personas que respondió haber visto o haberse enterado de casos de bandas violentas pasó de 35.1 a 36.4 por ciento; de disparos frecuentes con armas pasó de 27.0 a 27.2%; de robos o asaltos de 66.2 a 67.9 por ciento; y de vandalismo de 56.1 a 60.0% por ciento.

En cuanto al cambio de rutinas pro inseguridad, la ENSU arrojó que  el 67.2 por ciento de los ciudadanos dice que dejó de llevar cosas de valor, el 64.8 por ciento no permite que sus hijos menores salgan solos de la casa, y el 50.9 dice que dejó de caminar en su vecindario después de las 8 de la noche. En casi todos los casos se trata de los índices más altos registrados en esta encuesta.  DM

Fuente: 24 Horas

Saludos

@MarioMeneses_

#SociedadCivil unida presenta propuesta de Sistema Nacional #Anticorrupción (SNA)


32 organizaciones sociales e instituciones lanzan un comunicado en donde unen sus voces para eliminar la corrupción que aqueja a nuestro país de una manera integral y exigir la creación de un SNA.

Revisa aquí la conferencia de prensa:

SOCIEDAD CIVIL UNIDA PRESENTA PROPUESTA DE SISTEMA NACIONAL ANTICORRUPCIÓN (SNA)

  • El SNA debe contener: Tribunal de Cuentas, Fiscalía Anticorrupción, Reforma de la SFP y de la ASF.
  • Rechazan imposición de un Consejo formado por los integrantes de la clase política.

xico, D.F. a 10 de diciembre 2014.- Eliminar la corrupción que aqueja a nuestro país demanda una respuesta integral. Por ello, y en respuesta a lo que juzgamos han sido respuestas incompletas presentadas por distintas fuerzas políticas, los aquí firmantes unimos nuestras voces para exigir la creación de un SNA sustentado en la armonización y coordinación de cuatro órganos base que a continuación describimos:

 

PRIMERO.- Un Tribunal de Cuentas imparcial y autónomo que imponga de manera eficaz sanciones y emita recomendaciones vinculatorias para corregir problemas estructurales de corrupción. Deberá contar con:

  • Funcionarios altamente capacitados seleccionados de manera exclusiva por el Senado por periodos predeterminados y con candados a su remoción.
  • Amplias, exclusivas y claras funciones de regulación administrativa para crear, reformar y desaparecer sus propias normas sin constante cuestionamiento jurisdiccional.
  • Capacidad para establecer perfiles, métodos de incorporación, promoción, ascenso, funciones y responsabilidades concretas de cada servidor que ahí labore.
  • Presupuesto suficiente y de carácter autónomo.
  • Un Órgano de Control Interno con autonomía e independencia y competente para conocer y sancionar las eventuales responsabilidades administrativas en que incurran sus miembros.
  • Procesos absolutamente claros y transparentes para evitar cualquier cuestionamiento en el manejo de los recursos a su cargo.
  • Capacidad de atracción en casos graves de corrupción en gobiernos estatales y municipales.
  • Acceso irrestricto a todos los sistemas informáticos y bancarios que le permitan   conocer y determinar la información patrimonial de los servidores públicos a nivel nacional.
  • Facultad para recibir quejas y denuncias, y la obligación de asegurar su procedencia y proteger a los denunciantes.

SEGUNDO.- Una Fiscalía Anticorrupción independiente y especializada en investigar, integrar y someter expedientes a consideración de jueces penales en casos de corrupción. Deberá contar con personal altamente capacitado, autonomía funcional, presupuestal y de gestión, y elevados y eficaces controles de confianza.

TERCERO. Una Secretaría de la Función Pública REFORMADA con mejores facultades para mantener la legalidad en el ejercicio del servicio público, y para evaluar el desempeño de políticas y programas; mayores recursos presupuestales, humanos y técnicos, y mayores facultades para supervisar y controlar el ejercicio de las funciones del resto de la APF.

CUARTO.- Una Auditoría Superior de la Federación REFORMADA con autonomía e independencia, facultada para auditar el ejercicio en curso y los ejercicios fiscales anteriores; y obligada a publicar oportunamente sus conclusiones y hallazgos.

El SNA aquí propuesto está basado en la creación de dos leyes:

  1. Ley Anticorrupción que establezca los tipos administrativos de mayor impacto social, económico, político y presupuestal, así como los delitos especiales clasificados como corrupción; y
  2. Ley Nacional de Fiscalización para armonizar los trabajos de la ASF, de la SFP y de los distintos órganos fiscalizadores estatales.

 

Y la reforma a la:

  1. Ley de Responsabilidades de los Servidores Públicos que establecerá los principios básicos del ejercicio del servicio público, y las obligaciones concretas que éstos tienen.

El SNA deberá seguir el siguiente calendario: Creación en la Constitución antes de que concluya 2014, aprobación de legislación secundaria y nombramientos antes de Septiembre de 2015 y creación de la estructura administrativa antes de que concluya el 2015.

 

El SNA debe contrarrestar la fragmentación institucional que hoy prevalece en materia de combate a la corrupción y que ha anulado en la práctica los esfuerzos del Estado en la materia. Debe articular los sistemas de planeación, de evaluación, de gestión de la información, de transparencia y de fiscalización que hoy operan por separado. Por esta misma razón, rechazamos que se le imponga un Consejo formado por los integrantes de la clase política con el pretexto de promover la ética pública. El Sistema no debe subordinarse a los designios del Presidente y los gobernadores bajo ningún pretexto.

Suscriben el presente comunicado:

Roberto Alonso Muñoz, Rubén Álvarez Mendiola, Sergio Aguayo, Alberto Aziz Nassif, Uri  Barreda, Ricardo Becerra, Eduardo Bohórquez, Leticia Bonifaz, Juan Bautista Casillas, Enrique Cárdenas, Cecilia Cadena Inostroza, Beatriz Camacho, Mariana Campos, Roy Campos, Pedro Carta, María Amparo Casar, Reynaldo Castro Melgarejo, Miguel Castillo Martínez, Diego Ernesto Díaz Iturbe, Gabriela Delgado Ballesteros, Marco Fernández, Ana Elena Fierro, Magdalena García, Nancy García, Pablo Girault, Sergio J. González, Alejandro González, Rogelio Gómez Hermosillo, Ricardo Guadarrama, Felipe Hevia, Gabriel Hinojosa Rivero, Víctor Leonel Juan Martínez, Elisa Gómez, Eduardo Hernández, Edna Jaime, Jorge Juárez Escalona, Max Káiser, Joy Langston, Ana Beatriz Lira, José Octavio López Presa, Sergio López-Ayllón, Eileen Matus, Herlindo Martínez Nepomucemo, Mauricio Merino, Mario Vladimir Monroy Gómez, María José Montiel, Ma. Elena Morera, Ángel Martínez Armengol, Aurora Méndez, Lourdes Morales Canales, Angélica Navarro, Mónica Tapia, Jorge Nacif Mina, Felipe Hevia, Jesús F. Hernández Galicia, Juan Pardinas, Víctor S. Peña, Luis Alberto Ramos, Gustavo Rivera Loret de Mola, Alejandra Ríos, Jorge Javier Romero, José Roldán Xopa, Héctor Rubio, Luis Reygadas, Javier Olivarez Castillo, Alberto Olvera, Viridiana Ríos, Gabriela Vargas Gómez, Alberto Serdán Rosales, Lilia Saúl, Alfonso Valenzuela, Eduardo Villarreal Cantú, Elio Villaseñor, Peter Winkel y María de Jesús Zamarripa Guardado, Héctor Larios Santillán; Cecilia Azuara, Giulliano Lopresti; Roberto Ramírez.

ORGANIZACIONES SOCIALES E INSTITUCIONES:

  1. ALIANZA CÍVICA., A.C.
  2. ACTÍVATE POR PUEBLA
  3. BUFETE DE ESTUDIOS INTERDISCIPLINARIOS, A.C.
  4. CAUSA EN COMÚN, A.C.
  5. CENTRO DE ESTUDIOS ESPINOSA YGLESIAS, A.C.
  6. CENTRO DE ESTUDIOS ECUMÉNICOS, A.C.
  7. CREA MÉXICO
  8. CONSEJO CIUDADANO A LA CONTRALORÍA, PUEBLA
  9. EQUIPO PUEBLO
  10. ESCUELA MEXICANA DE ARCHIVOS A.C.
  11. FUNDAR, CENTRO DE ANÁLISIS E INVESTIGACIÓN, A.C.
  12. FUNDACIÓN PARA EL DESARROLLO DE MICHOACÁN
  13. GESOC, A.C.
  14. IARAC YUCATÁN
  15. IMPACTO LEGISLATIVO
  16. INICIATIVA CIUDADANA PARA LA PROMOCIÓN DEL DIÁLOGO  Y LA CULTURA A.C.
  17. INICIATIVA CIUDADANA Y DESARROLLO SOCIAL, INCIDE SOCIAL.
  18. INICIATIVA SINALOA
  19. INICIATIVAS HUMANAS Y SOCIALES A.C.
  20. INSTITUTO MEXICANO PARA LA COMPETITIVIDAD, A.C.
  21. INTEGRADORA DE PARTICIPACIÓN CIUDADANA
  22. MÉXICO EVALÚA, A.C.
  23. MÉXICO UNIDO CONTRA LA DELINCUENCIA, A.C.
  24. MÉXICO, ¿CÓMO VAMOS?, A.C.
  25. MOVIMIENTO G2G
  26. OBSERVATORIO DE SEGURIDAD CIUDADANA Y COHESIÓN SOCIAL, A.C.
  27. OBSERVATORIO NACIONAL CIUDADANO
  28. ONG CONTRALORÍA CIUDADANA
  29. PLAN ESTRATÉGICO DE JUÁREZ
  30. PROPUESTA CÍVICA GUANAJUATO
  31. SONORA CIUDADANA
  32. UNIVERSIDAD VERACRUZANA

 

Descarga aquí el comunicado completo.

Consulta las videoentrevistas  a María Elena Morera, Mauricio Merino y Max Kaiser:

Nueva herramienta para las víctimas de espionaje por parte del gobierno, #Periodistas y Defensores de #DerechosHumanos


Paso 1 de la utilización de DETEKT

Una nueva herramienta para que los periodistas y defensores de derechos humanos puedan escanear su ordenador, presentada por Amnistía Internacional y una coalición de derechos humanos y organizaciones de tecnología.

Detekt es la primera herramienta que se pone a disposición del público, para detectar importante spyware de vigilancia conocido, algunos de los cuales se utiliza en las computadoras por los gobiernos.

“Los gobiernos están utilizando tecnología cada vez más peligrosa y sofisticada que les permite de forma remota leer los correos electrónicos privados de los periodistas y los activistas, se encienden la cámara de su ordenador o un micrófono para grabar en secreto sus actividades. Utilizan la tecnología en un cobarde intento de prevenir los abusos de la exposición “, dijo Marek Marczynski, Jefe del Ejército, de Seguridad y de la Policía de Amnistía Internacional.

“Detekt es una sencilla herramienta que alertará a los activistas a tales intrusiones para que puedan tomar medidas. Representa una huelga contra los gobiernos que están utilizando la información obtenida a través de la vigilancia para detener arbitrariamente, arrestar ilegalmente e incluso torturar a los defensores de derechos humanos y periodistas”.

Desarrollado por el investigador de seguridad Claudio Guarnieri, Detekt está siendo lanzado en colaboración con Amnistía Internacional, Digitale Gesellschaft , Electronic Frontier Foundation y Privacy International .

La adopción y el comercio de las tecnologías de comunicación de vigilancia ha crecido exponencialmente en los últimos años.

La Coalición contra las exportaciones ilegales de vigilancia , de los cuales Amnistía Internacional es miembro, estima que el comercio mundial anual en tecnologías de vigilancia en un valor de US $ 5 mil millones, y sigue creciendo.

Alguna tecnología de vigilancia está ampliamente disponible en Internet; mientras que otras alternativas más sofisticadas son desarrollados por empresas privadas con sede en países desarrollados y vendidos a los encargados de hacer cumplir la ley estatal y las agencias de inteligencia de los países que persistentemente cometen violaciónes de derechos humanos.

FinFisher, una firma alemana que solía ser parte de la británica Gamma International, desarrolló el software espía FinSpy que puede ser usado para monitorear las conversaciones de Skype, extraer archivos de discos duros, ficha uso del micrófono y correos electrónicos, e incluso tomar capturas de pantalla y fotos usando la cámara del dispositivo.

De acuerdo con la investigación llevada a cabo por Citizen Lab y la información publicada por Wikileaks, FinFisher se utilizó para espiar a abogados y activistas de derechos humanos destacados en Bahrein.

Amnistía Internacional insta a los gobiernos a establecer controles comerciales estrictas que exigen las autoridades nacionales para evaluar el riesgo de que el equipo de vigilancia sería utilizado para violar los derechos humanos antes de autorizar la transferencia.

“Detekt es una gran herramienta que puede ayudar a los activistas estar a salvo, pero en última instancia, la única manera de evitar que estas tecnologías sean utilizadas para violar o abuso de los derechos humanos es establecer y hacer cumplir estrictos controles sobre su uso y el comercio”, dijo Marek Marczynski.

Amnistía Internacional hará uso de sus redes para ayudar a activistas de todo el mundo aprenden sobre Detekt y escanear sus dispositivos para detectar signos de spyware. También participará en la prueba con sus socios locales y las redes que se consideran en alto riesgo de ser blanco de tales spyware.

Detekt es la primera herramienta que se pone a disposición del público que detecta importante spyware de vigilancia conocida, algunos de los cuales se utiliza

Fuente: Amnistía Internacional

Saludos

@MarioMeneses_

El Hospedaje mas caro del mundo… Vivir en la cárcel; vivir del dolor ajeno.


Vivir en la cárcel; vivir del dolor ajeno

Israel Piña
14/Nov/2014 08:02

En las cárceles del Distrito Federal pagas por todo. Pagas por dormir. Pagas por caminar. Pagas por ver a tu familia. Pagas por hablar con ella. Pagas por beber, por comer y por mantenerte limpio. Pagas por vivir.

En la prisión, la vida de un preso se reduce a un número de expediente. Todo vale más que esa cifra. “No hay sentimientos allá adentro. Tú eres un número que vale menos que un bolillo. Todo es dinero”, afirma “El Marcelo”, quien pasó 9 años en la cárcel por robo de automóviles.

Todo cuesta, según “El Marcelo” -quien pide omitir su nombre por motivos de seguridad:

Hablar por teléfono cuesta un peso con 50 centavos.

Si quieres que el custodio no te despierte a las 5:30 horas sino hasta las 7:30, pagas 10 pesos.

Si quieres que dejen la reja abierta cuando debiera estar cerrada, das 15 pesos.

Si quieres estar en el patio, 10 pesos.

El cubo de agua, después de la hora oficial de llenado, vale un peso.

Si tu visita llega cuando estás en fajina, das 50 pesos para poder verlos.

Las bancas de los quioscos donde te sientas con ellos cuestan 30 pesos.

La renta de un televisor asciende a 120 semanales; la de una radiograbadora y un reproductor de DVD, a 30 pesos.

Todo eso se paga.

La Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal concluyó, en un informe sobre las cárceles de la Ciudad de México, que la extorsión es “uno de los grandes problemas a resolver, principalmente lo que se refiere a la solicitud de dádivas por parte de las y los custodios a la población privada de su libertad”.

Si el preso no tiene para pagar una estancia –como llaman a las celdas– con poca gente, lo mandan a las más saturadas, a las ocupadas hasta por 50 reos. A éstas se les conoce como “Castillos Greiscol”. Ahí la gente duerme con las piernas recogidas al pecho o de pie, algunos pasan la noche atados a las rejas. Cuando los custodios abren la celda, los reos se desparraman hacia fuera de la celda.

Los “cantones” –como también llaman a las celdas– miden cuatro metros de ancho por tres de largo y están hechos para 5 personas, un número irreal para la cantidad de población. El Reclusorio Oriente, donde estuvo “El Marcelo”, tiene capacidad para 5,376 presos, pero hasta mediados de 2013 había casi 12,500, según la Comisión Nacional de Seguridad. Esto representa un sobrecupo de 232 por ciento.

Paso por El Oriente

“El Marcelo” llegó a la zona de Población del Reclusorio Oriente, donde están todos los sentenciados, el 23 de mayo de 2005. Lo condenaron a nueve años, cuatro meses y tres días de cárcel por robo de automóviles.

A las nueve de la noche, lo llamaron a él y a 14 personas más, uno por uno. Al salir del área de Ingreso, donde estaba desde el 7 de abril, marcaron su brazo con la leyenda D7-Zona2-Estancia9. A las 23:30 horas, lo recibió un custodio en la zona de dormitorios. En ese momento apareció su hermano Jesús. “Me lo voy a llevar a otra estancia, jefe”, dijo al mismo tiempo que sacó un billete de 100 pesos. Por eso “El Marcelo” llegó al D7-Zona1-Estancia5, una celda dirigida por “El Salvaje”.

“El Marcelo” comenzó a vivir con 5 personas en una celda “de lujo” localizada en el área de corrigendos, donde están los más jóvenes de la prisión y los que pasaron por la correccional para menores. Dormía en el suelo, pero acostado, algo que muy pocos gozan en el Reclusorio Oriente.

Todos los recién llegados deben cumplir con tres meses de fajina. Un día después de pisar el dormitorio, a las 9 de la mañana, Tomás, el coordinador de la fajina, buscó a “El Marcelo” para asignarle una labor. No salió al primer llamado, sus compañeros lo escondieron un buen rato.

- ¿Por qué no salías? -preguntó Tomás cuando al fin apareció “El Marcelo”- Agarra tu chicharrón (la cobija) y vente.

Un hombre se dirigió a “El Marcelo” en ese momento: “Me dijo Luis que eras su sobrino”.

El tío de “El Marcelo” estaba en la Penitenciaría de Santa Martha por homicidio y era conocido de Tomás. Para verificar el parentesco, llamaron por teléfono a Luis.

- ¿Qué pasó, hijo? ¿Cómo estás? ¿Te pusieron a hacer fajina? – preguntó Luis.

- No, tío.

- Ya está. A ver, pásame a Tomás.

“Sí, Luis. Ya no va a pasar nada, hermano, ahorita voy a hablar a su estancia”, se oyó decir a Tomás antes de colgar.

“Me hubieras dicho que es tu tío. Nada más quiero que me traigas una escoba y una bolsa de jabón”, le pidió Tomás a “El Marcelo”. Le salió barato, pues para evadir la fajina, un reo debe pagar entre 3,000 y 5,000 pesos, según la edad, la sentencia y el dormitorio que tenga, a decir de los reos.

Santa Martha Acatitla, igual de amarga

”El Marcelo” fue trasladado al Centro de Readaptación Social Santa Martha Acatitla el 26 de febrero de 2007. Hay algunas diferencias entre éste y el Reclusorio Oriente: las celdas están más limpias en el primero, además de que hay regadera en cada una de ellas, y los reos en general no rebasan los 30 años.

Lo demás, la rutina, las reglas no escritas y la violencia, son las mismas, igual de amargas.

A las 7:30 de la mañana es el primer pase de lista, luego viene “El Rancho”, como nombran al desayuno. En el patio colocan peroles grandes con café y huevos cocidos que los presos acompañan con bolillo. Cada reo debe llevar sus propios trastes, “si no tienes dónde te sirvan, no te sirven y no comiste, no les interesa”. Luego cada quien hace lo que le viene en gana: ir a la escuela, jugar en las canchas o acostarse todo el día en la estancia.

En la celda de “El Marcelo” también había reglas: uno lavaba los trastes, otro la ropa, uno más debía ir temprano por el agua y el reo más nuevo limpiaba el espacio muy temprano. “Tienes que tallar despacito, tienes que secar despacito, tienes que hacer todo callado. Cuidadito y se te cae algo porque en chinga se levanta la ‘jefa del cantón’, y te agarra a garrotazos para que aprendas a respetar el sueño”.

“Allá adentro vives del dolor ajeno, te vuelves de corazón más duro, ya no cualquier cosa te lastima, te amargas (…). No te puedo platicar de algo agradable en la cárcel porque realmente todos los días son iguales: picados, muertos, robados, golpeados. No hay un día de felicidad, no te puedo decir este fue el día más feliz ahí adentro”, cuenta.

La muerte del padre

“El Marcelo” perdió a un amigo en la cárcel: lo mataron a navajazos frente a él. También perdió a su esposa, quien en 2010 dejó de ir a verlo. Lo más doloroso fue la muerte de Francisco, su padre, el 16 de abril de 2008. Desde un día antes, se había enterado de que su papá estaba enfermo y de que el diagnóstico no era alentador, por eso llamó a su madre por la mañana, a eso de las 10 y media.

Francisco fue policía investigador federal y un tiempo estuvo asignado en Mazatlán, Sinaloa. En 1997 Francisco pidió su traslado al Distrito Federal debido a que uno de sus hermanos había sido asesinado. Francisco dejó su trabajo al poco tiempo y comenzó con actividades ilícitas: robo de autos y venta de drogas. Fue entonces cuando “El Marcelo”, de apenas 16 años, entró a ese mundo. “Mi papá me decía: ‘te voy a dar 500 pesos pero ve a Tacuba y quiero que me traigas algo’; el automóvil tenía dos bazucas (espacios para bocinas) y ahí metían la mercancía (cocaína)”. Todavía recuerda los bloques de cocaína marcados con un alacrán, símbolo que usaba el cártel de Calí, de Colombia, para distinguir sus productos.

Francisco y otros miembros de su familia controlaban ambas actividades criminales en la zona de Cuautitlán, en el Estado de México. “El Marcelo” aprendió a robar automóviles, por lo general estacionados, trabajaba para su papá y por su cuenta. Antes de los 20 años de edad ganaba 40 mil pesos semanales, en promedio.

El 1 de junio de 2003, lo detuvieron por primera vez en Iguala, Guerrero, con un Jetta robado, pero el juez lo absolvió gracias a influencias de Francisco. En marzo de 2004 lo arrestaron por tentativa de robo de auto, pero pagó su caución y llevó el proceso en libertad. La tercera fue definitiva. En la tercera, “El Marcelo” se quedaría más de nueve años, y al cumplir apenas 3 fue cuando murió su padre.

Un velatorio provisional en la cárcel

La mamá de “El Marcelo” contestó el teléfono justo en el momento en que le daban una mala noticia.

-Es que ya se murió. Tu papá acaba de morir, hijo.

- ¿Cómo que ya se murió, mamá?

-Sí, aquí me está diciendo el médico que Francisco ya se murió.

“El Marcelo”, en shock, pasó el teléfono a su hermano.

Su familia haría todo lo posible por llevar el cuerpo del papá a Santa Martha Acatitla, ubicado al poniente del Distrito Federal. Y así fue.

La carroza fúnebre llegó a las cuatro y media de la tarde a la cárcel. Un custodio colgaba de cada una de las dos puertas del vehículo que se estacionó en el área de descarga de alimentos. De él descendieron la madre y la hermana de “El Marcelo”, estaban desconsoladas. Luego bajaron el féretro.

Ese día cerraron el paso al comedor a todos los internos, sólo “El Marcelo” y su hermano Jesús, quien también cumplía una sentencia por robo, estuvieron ahí frente al cadáver de Francisco, su padre. “El Marcelo” lo tocó, lo abrazó. Le prometió que dejaría la vida de delincuente y que cuidaría de su hermano menor.

Quince minutos después, la carroza abandonó el Centro de Readaptación Social ubicado al oriente del Distrito Federal.

“El Marcelo”, con sus 1.93 metros de estatura, regresó a llorar a su estancia.

Más de seis años más tarde, apenas libre, “El Marcelo” visitaría la tumba de su padre. El 8 de agosto de 2014, por la mañana, llegaría al cementerio que está afuera del Metro Panteones, entre los límites de la delegación Miguel Hidalgo y el municipio mexiquense de Naucalpan, al norte de la Ciudad de México. Se paró frente a él y no paró de llorar. Cantó una canción y limpió la tumba.

El último día en más de 9 años

Cuando cumplió nueve años en la cárcel, los meses transcurrieron más lentos para “El Marcelo”: volvió la desesperación de los primeros días sin libertad, realizó más actividades para desgastar el tiempo y evitó cualquier problema para no alargar su estancia en ese lugar.

Al llegar los nueve años, cuatro meses y un día, reclamó su salida, pero estaba en un error: le faltaban dos días más. Esas 48 horas restantes fueron las más largas de su vida, “se me hicieron como los 9 años”, compara “El Marcelo”. Se le escapó el hambre, pero no la ansiedad que mataba con ejercicio. Aprovechó ese tiempo para acomodar sus pertenencias y repartirlas entre sus amigos, aquellos que lo ayudaron y protegieron en Santa Martha Acatitla.

El 7 de agosto de 2014 llegó. Los reos que están por salir suelen hacerlo después del segundo y último pase de lista del día, a las siete de la noche. Después de nombrar a “El Marcelo”, el custodio Miguel se acercó a él por una deuda.

- ¿Qué onda? Pasa los 10 pesos.

- Te los mandé con “El Baloo”… bueno, al otro turno te lo doy.

- ¿Qué te quieres hacer si tú ya eres hombre libre? Tú ya te vas hoy. Pero por mí te irás hasta las 12 de la noche.

- No te saques de onda, Miguel, pero si ya les aguanté nueve años, imagínate que no aguante tres horas.

“Apándenlo”, soltó Miguel, luego cerró la puerta y volvió a amenazar con retrasar la hora de salida.

“El Marcelo” se recostó en su camarote hasta las nueve y media de la noche, cuando lo llamaron a las esclusas, el último paso hacia la puerta de salida. Y a esa hora comenzó un interrogatorio y la comparación de su rostro con las fotos de su ficha signalética. Él se concentró en las respuestas que daba porque cualquier error alarga más el proceso. Pasó por cinco esclusas, en cada una le hicieron las mismas preguntas pero en forma aleatoria. Entre todas forman un trayecto de 100 metros, aproximadamente. Después de la última, hay un estacionamiento y luego la salida. El policía abrió la puerta a las 11 de la noche, “como en cámara lenta”.

Ya en la calle, “El Marcelo”, de 32 años, estalló en llanto y caminó rumbo a la avenida porque su madre aún no llegaba.

Vio a la gente pasar. Con temor, pidió un cigarro a un hombre que estaba por ahí.

- ¿Acabas de salir?

- Sí, apenas- contestó “El Marcelo”.

- Vente a la tienda. ¿No quieres un refresco?

- No, sólo un cigarrito.

- Va, cuídese y échele ganas.

Fue la primera persona con la que habló afuera de la cárcel, la primera que lo ayudó y nunca supo su nombre.

A las 11 y media de la noche llegaron su madre, uno de sus hermanos, su primo, la pareja de éste y su tía. Bajaron del carro y todos lo abrazaron. Le llevaban ropa que se puso ahí mismo. La otra, la de preso, la dejó tirada en la calle como es costumbre entre quienes salen libres.

Es para no llevarse las “malas vibras”, dicen.

Fuente: VertigoPolitico

Saludos

@MarioMeneses_