Piensa Como un #Niño.


Al ver este video la mayoría nos sensibilizamos con los niños y mas aun con nuestros hijos, pero dejamos a un lado a todos los que nos rodean, el mundo de los adultos, ya sean los familiares, compañeros de trabajo, vecinos etc.

Actualmente a la sociedad no le importa dar un buen ejemplo de actitud, de responsabilidad, de confianza, de legalidad, en fin son tantos ejemplos que pareciera que todos los desconocemos, cuantas veces no le dices a tu hijo, que no se deje, que si puede sacar provecho de la situación lo haga, sin ver las consecuencias,  casi les decimos, “de que lloren en tu casa a que lloren en la mía, mejor en la tuya”.

Desafortunadamente los niños actualmente están creciendo con mucha violencia a causa de los medios de comunicación, principalmente la televisión (noticias, peliculas, videojuegos), recuerdo cuando era joven y hablaban de los narcos o delincuentes, todo el mundo sentía un repudio a estas personas, en la actualidad los niños los ven como héroes y son un modelo a seguir, por los lujos y placeres (casas, coches, mujeres, joyas, dinero, viajes) un sueño al alcance de todos, por lo mismo si los niños crecen con violencia familiar, el refugio son las pandillas y después la delincuencia organizada.

Cambiar el rumbo de la niñes depende de todos, pero sin olvidar que el pilar son los padres, toda esta desintegración familiar que afecta a los jóvenes, es un trabajo en conjunto con las instituciones educativas, gubernamentales y de participación ciudadana, con esta sinergia lograremos una mejor reintegración social.

Pongamos un granito de arena en ser mejores ciudadanos y padres de familia.

Saludos

Mario Meneses

 

 

 

Cuerpos policíacos son usados en México por los gobernadores o presidentes municipales, para seguir torturando, extorsionando o arrestando conforme a sus intereses.


Policía en México nos pone nerviosos, en lugar de dar confianza: Dresser

por Redacción AN diciembre 15, 2014 12:02 pm

La politóloga Denise Dresser lamentó que en México las policías provoquen nerviosismo en la ciudadanía, en lugar de brindar confianza.

En la Mesa Política de Noticias MVS, habló sobre el reportaje de Proceso, que señala que la Policía Federal estuvo involucrada en el ataque y desaparición de estudiantes de Ayotzinapa.

“Es un vuelco a la historia oficial”, comentó. Y es que el procurador Jesús Murillo Karam había dicho que no fue un crimen de Estado porque no participaron fuerzas federales, sin embargo, a través de la PF sí lo habría hecho.

Recordó que la confianza en la policía cayó 10 puntos porcentuales según recientes encuestas.

Se trata de la policía que nos lleva a estar nerviosos por ser detenidos o, en el otro extremo, asesinados y convertirnos en el número 44.

Por ello, consideró que resulta insuficiente el decálogo del presidente Enrique Peña Nieto en materia de seguridad y corrupción, porque no encara la crisis que abarca a la policía en el país.

Un cambio con los ojos bien cerrados es un ejemplo más de la ocurrencia política, señaló.

El presidente no responde a qué tipo de policía queremos, aunque ya sabemos cuál no, que es evidentemente la policía de Iguala.

La coyuntura devela una institución que nadie quiere tocar porque sirve como instrumento de control político, indicó Dresser.

La doctora expuso que los cuerpos policiacos son usados en México por los gobernadores o presidentes municipales, para seguir torturando, extorsionando o arrestando conforme a sus intereses.

Son estos cuerpos quienes se vuelven cada vez más odiados en vez de que se les respete. Por ello urgió reformar a la policía, comenzando por responder la pregunta: ¿qué policía queremos?

Sobre el caso de los estudiantes desaparecidos, la doctora le hizo algunas preguntas a la PGR:

“¿Cómo va a poder afirmar de ahora en adelante que no fue el Estado en (el caso) Ayotzinapa, cuando hubo involucramiento de la Policía Federal y el Ejército?”.

“¿Por qué el procurador se congratuló de que el Ejército no se había involucrado, ahora resulta que el Ejército sí estaba involucrado y del lado de la Policía Federal?”.

“Parecería que como en el caso de Tlatlaya, el Ejército participa en un asesinato de civiles, ¿bajo el mando de quién?”.

Todo esto, el gobierno necesita aclararlo y con urgencia, subrayó. 

http://youtu.be/RRoQztln-98

Los cuerpos policiacos son una institución que nadie quiere tocar porque sirven como instrumento de control político, indicó.

Saludos

@MarioMeneses_

Heridas invisibles: #Niños expuestos a violencia.


 

Educar a los niños de hoy, permitirá contar con adultos de bien el día de mañana

Por David Lee

El fenómeno de la inseguridad ha generado un malestar generalizado en la sociedad que, de acuerdo al nivel de exposición de cada individuo, produce sensaciones y sentimientos distintos en torno a hechos violentos o al miedo de ser afectado o victimizado por vez primera o de forma reiterada.

En ese sentido, cuando un menor resulta afectado de manera directa por un hecho violento, podrían notarse en él heridas visibles, no obstante, un niño puede sufrir “heridas invisibles”por afectaciones emocionales y psicológicas que es preciso aprender a identificar pero, sobre todo, prevenir.

Los niños tienen una percepción distinta a la de los adultos, respecto de un hecho violento y su reacción, que puede ir desde la tristeza, enojo, ansiedad o temor, hasta la indiferencia o incluso manifestarse tiempo después con problemas en su desempeño escolar, sus relaciones interpersonales, al fumar o consumir drogas, así como manifestar malestares físicos, pero que dependen de diversos factores:

  • Lo sucedido.
  • La edad del niño.
  • La sensación o creencia de lo que sucederá después.
  • La cercanía al evento violento.
  • La frecuencia y nivel de violencia al que está o estuvo expuesto.
  • La relación con la víctima y/o el autor de la violencia.

Si bien existen casos que ameritan ayuda profesional, es importante, como padres, el abordar el tema de la violencia con los niños para proteger su salud mental, ya sea que se trate de niños pequeños, en edad escolar o de adolescentes.

Es preciso reconocer que, ante la ola delincuencial y la gran difusión de los acontecimientos que llevan a cabo los medios y ahora las redes sociales, donde los menores se ven expuestos a narraciones, fotografías y videos con un alto contenido de violencia, debemos, como adultos, intervenir a fin de prevenirles mediante 3 acciones fundamentales:

  1. Diálogo.
    Estableciendo una comunicación directa con los niños, dejando en primera instancia que sean ellos quienes manifiesten sus dudas o preocupaciones respecto de algo o alguien y ofreciéndoles apoyo, solidarizándose con sus sentimientos y, más allá de intentar proporcionarles una explicación o justificación de las cosas, que en muchos casos no existe, motivarlos a evitar el ser parte de los generadores de violencia.
  2. Supervisión.
    Supervisando el tipo de programas que los niños ven en la televisión y, en lo posible, limitando la cantidad de tiempo para informarse respecto de algún suceso violento.Asimismo, estableciendo políticas respecto del uso de internet, con horarios definidos, motivándolos a visitar sitios educativos.

    Evitando abandonar a los menores con juegos de videos que promueven la violencia.

  3. Prevención.
    Desarrollando en los menores la cultura de auto protección y fomentando en ellos el gusto por la lectura, el deporte, así como actividades estéticas y, participando de forma activa y constante junto con ellos, en programas de ayuda social y participación ciudadana.

Para conocer más respecto, ponemos a tu disposición la Guía para Familias“Sanemos las heridas invisibles: niños expuestos a violencia”, publicada por la Oficina de Justicia Juvenil y Prevención de la Violencia del Departamento de Justicia de los Estados Unidos, donde podrás conocer a detalle las formas de abordar correctamente el tema con los menores.

Además, te recomendamos revisar los consejos de los Capítulos Seguridad para Niños y Seguridad para Adolescentes, del Manual de Seguridad. Recuerda que, en la medida en la que eduquemos adecuadamente a los niños de hoy, podremos contar con jóvenes y adultos de bien el día de mañana.

Fuente: Manual de Seguridad

Saludos

@MarioMeneses_

Lanza #GobiernoFederal campaña de comunicación sobre #seguridad


La campaña fue propuesta por el Consejo Ciudadano de Seguridad y Justicia de Puebla.

24 de noviembre de 2014      por / Staff Sexenio

El Gobierno de la República lanzará una campaña nacional de comunicación que mostrará a la ciudadanía el proceso mediante el cual puede obtener la Identidad Internacional de Equipo Móvil  de su celular (IMEI, por sus siglas en inglés), con el fin de solicitar el bloqueo de un teléfono en caso de robo.
A propuesta de Andrea Ambrogi Domínguez, Presidente del Consejo Ciudadano de Seguridad y Justicia de Puebla e Invitado Permanente de la Sociedad Civil ante el Consejo Nacional de Seguridad Pública, esta campaña difundirá spots en todas las estaciones de radio y canales de televisión del país.
Jorge Carlos Hurtado Valdez, Secretario Ejecutivo del Sistema Nacional de SeguridadPública, destacó que esta campaña “constituye un logro concreto de coordinación entre el Gobierno de la República, las organizaciones sociales y los operadores de telefonía móvil en la búsqueda de generar mejores condiciones para la seguridad pública de los mexicanos”.
En conferencia de prensa ofrecida en la Secretaría de Gobernación, Hurtado Valdez reconoció que muchos de los teléfonos celulares robados o extraviados están siendo utilizados por la delincuencia.
“De acuerdo con el INEGI, este ilícito representó un daño patrimonial conjunto de alrededor de los 6 mil millones de pesos durante el año 2013”, explicó.
El objetivo de esta campaña de comunicación es hacer conciencia en los ciudadanos a quienes les haya sido robado un celular, para que reporten el hecho a su compañía y que el aparato sea inhabilitado y con ello se impida su uso en la comisión de un delito o se venda en el comercio ilegal.
La IMEI es la huella de identidad que hace único a cada aparato celular y se obtiene al digitar *#06#. Consta de 15 dígitos que deben ser anotados y guardados en un lugar seguro para luego ser reportados en caso de que el teléfono sea robado.
En su oportunidad, el Presidente del Consejo Ciudadano de Seguridad y Justicia de Puebla, Andrea Ambrogi, explicó que esta campaña permitirá reducir la incidencia del robo a transeúnte, al desincentivar el robo de celulares, aparatos que son algunos de los más codiciados por los delincuentes.
“Esta campaña es un paso fundamental para abatir el delito que más afecta a todos los mexicanos, pero el cual prácticamente es ignorado: el robo a transeúnte. Tal parece que nos hemos acostumbrado a vivir con este ilícito o que el mismo carece de la importancia necesaria para que todos busquemos la forma de actuar en su contra”, destacó.
El también Invitado Permanente de la Sociedad Civil ante el Consejo Nacional de Seguridad Pública expresó su confianza de que esta suma de voluntades entre gobierno, telefónicas y sociedad civil sea el hito que marque una nueva dinámica en la definición de las políticas públicas en México, en la que los ciudadanos sean escuchados y sus propuestas sean puestas en práctica.
“Esta campaña tendrá éxito si y sólo si la ciudadanía se responsabiliza de reportar y solicitar el bloqueo de un teléfono celular que haya sido robado”, expresó Ambrogi.
En la conferencia de prensa también participaron el Subsecretario de Normatividad de Medios, de la Secretaría de Gobernación, Andrés Chao Ebergenyi; el director general de la Asociación Nacional de Telecomunicaciones, Gabriel Székely, y el presidente de la organización México S.O.S. y también Invitado Permanente de la Sociedad Civil ante el Consejo Nacional de Seguridad Pública, Alejandro Martí.
Fuente: sexenio
Saludos

#CDHDF da a conocer métodos de #tortura de #policía capitalina


En la Recomendación 14/2014, la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal documentó 47 casos de tortura, que involucran a 95 víctimas

Diana Martínez
México, DF

La Ombudsman, Perla Gómez, determinó que servidores públicos del Gobierno del Distrito Federal torturaron a 79 mujeres y 16 hombres, y la constante son los tratos crueles e inhumanos.
Golpes, amenazas, toques eléctricos, bolsas de plástico colocadas en la cabeza, o agua en el rostro para provocar asfixia, son las principales formas de tortura que aplican policías capitalinos.

Con ello, los agentes de la Procuraduría General de Justicia del DF (PGJDF) y la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) pretenden que los detenidos les proporcionen información o confiesen algún delito.

La Ombudsman, Perla Gómez, determinó que servidores públicos del Gobierno del Distrito Federal torturaron a 79 mujeres y 16 hombres, y la constante son los tratos crueles e inhumanos.

El instrumento recomendatorio está dirigido a la PGJDF, la SSP, la Consejería Jurídica y de Servicios legales y a la Secretaría de Gobierno, de quien depende la Subsecretaría de Sistema Penitenciario.

Entre los casos documentados por la CDHDF está el de la tortura cometida por los policías preventivos Joel Avelar García, Seferino Luna Vázquez, Gustavo Ham Aguilar y Eric Sánchez Aguilar, entre otros.

De acuerdo con el organismo local, en mayo del 2013 los uniformados golpearon al agraviado y, a pesar de que les informó que no portaba arma de fuego, lo obligaron a sostener una para fotografiarlo con sus teléfonos celulares, mientras se burlaban de él.

Uno de los policías incluso le dio toques eléctricos en el tórax.

Mario Alberto Flores Rojas fue detenido el 15 de junio del 2009, y según la CDHDF fue torturado por policías preventivos y por los agentes de investigación Israel Andrade Rivera y Fernando Ortiz Aguilar.

Estos servidores públicos patearon al detenido en las costillas y le colocaron una bolsa en la cabeza, mientras lo cuestionaban sobre su participación en un secuestro.

Al llegar a la Fiscalía Antisecuestros lo metieron a una oficina lo acostaron y le echaron agua en la cara hasta casi asfixiarlo, lo que le causó sufrimiento físico y mental severo, según se determinó al aplicarle el Protocolo de Estambul.

Fortunato Contreras, quien se desempeñaba como Policía Auxiliar, fue detenido por secuestro y también fue golpeado en los oídos por los servidores públicos, que le decían que era para que sintiera lo mismo que el secuestrado.

Le colocaron un trapo en la boca y le vaciaron agua hasta casi asfixiarlo; después le colocaron una bolsa en la cabeza con el mismo fin, mientras lo golpeaban en las costillas.

También fueron torturados Octavio Favela Cinta y Marlon Matamoros, detenidos cuando presuntamente cobraban el rescate de un secuestro.

En ese delito, según la PGJDF, estaban involucrados José Alfredo Montoya, “El Sina”, y el modelo Armando González, “El Muñeco”, quien presuntamente alertó a los demás de la presencia de la Policía.

El organismo local también acreditó que agentes adscritos al Operativo Cazadores, de la PGJDF, cometieron tratos crueles en contra de Irving López Núñez.

A él lo detuvieron en 2011 y le exigieron que dijera que había robado tres vehículos, pero al negarse comenzaron a golpearlo.

“Ya te dije que vas a declarar eso, hijo de tu pinche madre, ratero” y “A ver, repite 10 veces soy un pendejo”, exigía uno de los agentes al detenido.

También se señala el caso de Óscar Yahir Quiñones Emert, uno de los involucrados en el homicidio de Ana María Marcela Yarce Viveros y Rocío González Trápaga.

Según la CDHDF, fue detenido por policías de investigación que lo esposaron y lo llevaron a unas oficinas donde lo hincaron y lo golpearon en diversas partes del cuerpo.

Lo tiraron al suelo y le pusieron en la cabeza una bolsa de plástico que le cubrió hasta el cuello, y le pegaban con las manos abiertas en el rostro.

Después le colocaron una jerga húmeda y lo golpearon en el estómago, además de que le daban toques eléctricos en los testículos y lo obligaron a masturbarse; lo amenazaron con violar a su esposa e hija si no confesaba que asesinó a las mujeres.

Perla Gómez, Ombudsman capitalina, destacó que a través de la Dirección de Atención Psicosocial se elaboró un informe de impactos Biopsicosociales y reparación del daño para atender a víctimas de tortura.

Fuente: 

Reforma – Todos los derechos reservados. Está prohibido todo tipo de reproducción sin autorización.
Saludos
@MarioMeneses_

Nueva herramienta para las víctimas de espionaje por parte del gobierno, #Periodistas y Defensores de #DerechosHumanos


Paso 1 de la utilización de DETEKT

Una nueva herramienta para que los periodistas y defensores de derechos humanos puedan escanear su ordenador, presentada por Amnistía Internacional y una coalición de derechos humanos y organizaciones de tecnología.

Detekt es la primera herramienta que se pone a disposición del público, para detectar importante spyware de vigilancia conocido, algunos de los cuales se utiliza en las computadoras por los gobiernos.

“Los gobiernos están utilizando tecnología cada vez más peligrosa y sofisticada que les permite de forma remota leer los correos electrónicos privados de los periodistas y los activistas, se encienden la cámara de su ordenador o un micrófono para grabar en secreto sus actividades. Utilizan la tecnología en un cobarde intento de prevenir los abusos de la exposición “, dijo Marek Marczynski, Jefe del Ejército, de Seguridad y de la Policía de Amnistía Internacional.

“Detekt es una sencilla herramienta que alertará a los activistas a tales intrusiones para que puedan tomar medidas. Representa una huelga contra los gobiernos que están utilizando la información obtenida a través de la vigilancia para detener arbitrariamente, arrestar ilegalmente e incluso torturar a los defensores de derechos humanos y periodistas”.

Desarrollado por el investigador de seguridad Claudio Guarnieri, Detekt está siendo lanzado en colaboración con Amnistía Internacional, Digitale Gesellschaft , Electronic Frontier Foundation y Privacy International .

La adopción y el comercio de las tecnologías de comunicación de vigilancia ha crecido exponencialmente en los últimos años.

La Coalición contra las exportaciones ilegales de vigilancia , de los cuales Amnistía Internacional es miembro, estima que el comercio mundial anual en tecnologías de vigilancia en un valor de US $ 5 mil millones, y sigue creciendo.

Alguna tecnología de vigilancia está ampliamente disponible en Internet; mientras que otras alternativas más sofisticadas son desarrollados por empresas privadas con sede en países desarrollados y vendidos a los encargados de hacer cumplir la ley estatal y las agencias de inteligencia de los países que persistentemente cometen violaciónes de derechos humanos.

FinFisher, una firma alemana que solía ser parte de la británica Gamma International, desarrolló el software espía FinSpy que puede ser usado para monitorear las conversaciones de Skype, extraer archivos de discos duros, ficha uso del micrófono y correos electrónicos, e incluso tomar capturas de pantalla y fotos usando la cámara del dispositivo.

De acuerdo con la investigación llevada a cabo por Citizen Lab y la información publicada por Wikileaks, FinFisher se utilizó para espiar a abogados y activistas de derechos humanos destacados en Bahrein.

Amnistía Internacional insta a los gobiernos a establecer controles comerciales estrictas que exigen las autoridades nacionales para evaluar el riesgo de que el equipo de vigilancia sería utilizado para violar los derechos humanos antes de autorizar la transferencia.

“Detekt es una gran herramienta que puede ayudar a los activistas estar a salvo, pero en última instancia, la única manera de evitar que estas tecnologías sean utilizadas para violar o abuso de los derechos humanos es establecer y hacer cumplir estrictos controles sobre su uso y el comercio”, dijo Marek Marczynski.

Amnistía Internacional hará uso de sus redes para ayudar a activistas de todo el mundo aprenden sobre Detekt y escanear sus dispositivos para detectar signos de spyware. También participará en la prueba con sus socios locales y las redes que se consideran en alto riesgo de ser blanco de tales spyware.

Detekt es la primera herramienta que se pone a disposición del público que detecta importante spyware de vigilancia conocida, algunos de los cuales se utiliza

Fuente: Amnistía Internacional

Saludos

@MarioMeneses_

El Hospedaje mas caro del mundo… Vivir en la cárcel; vivir del dolor ajeno.


Vivir en la cárcel; vivir del dolor ajeno

Israel Piña
14/Nov/2014 08:02

En las cárceles del Distrito Federal pagas por todo. Pagas por dormir. Pagas por caminar. Pagas por ver a tu familia. Pagas por hablar con ella. Pagas por beber, por comer y por mantenerte limpio. Pagas por vivir.

En la prisión, la vida de un preso se reduce a un número de expediente. Todo vale más que esa cifra. “No hay sentimientos allá adentro. Tú eres un número que vale menos que un bolillo. Todo es dinero”, afirma “El Marcelo”, quien pasó 9 años en la cárcel por robo de automóviles.

Todo cuesta, según “El Marcelo” -quien pide omitir su nombre por motivos de seguridad:

Hablar por teléfono cuesta un peso con 50 centavos.

Si quieres que el custodio no te despierte a las 5:30 horas sino hasta las 7:30, pagas 10 pesos.

Si quieres que dejen la reja abierta cuando debiera estar cerrada, das 15 pesos.

Si quieres estar en el patio, 10 pesos.

El cubo de agua, después de la hora oficial de llenado, vale un peso.

Si tu visita llega cuando estás en fajina, das 50 pesos para poder verlos.

Las bancas de los quioscos donde te sientas con ellos cuestan 30 pesos.

La renta de un televisor asciende a 120 semanales; la de una radiograbadora y un reproductor de DVD, a 30 pesos.

Todo eso se paga.

La Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal concluyó, en un informe sobre las cárceles de la Ciudad de México, que la extorsión es “uno de los grandes problemas a resolver, principalmente lo que se refiere a la solicitud de dádivas por parte de las y los custodios a la población privada de su libertad”.

Si el preso no tiene para pagar una estancia –como llaman a las celdas– con poca gente, lo mandan a las más saturadas, a las ocupadas hasta por 50 reos. A éstas se les conoce como “Castillos Greiscol”. Ahí la gente duerme con las piernas recogidas al pecho o de pie, algunos pasan la noche atados a las rejas. Cuando los custodios abren la celda, los reos se desparraman hacia fuera de la celda.

Los “cantones” –como también llaman a las celdas– miden cuatro metros de ancho por tres de largo y están hechos para 5 personas, un número irreal para la cantidad de población. El Reclusorio Oriente, donde estuvo “El Marcelo”, tiene capacidad para 5,376 presos, pero hasta mediados de 2013 había casi 12,500, según la Comisión Nacional de Seguridad. Esto representa un sobrecupo de 232 por ciento.

Paso por El Oriente

“El Marcelo” llegó a la zona de Población del Reclusorio Oriente, donde están todos los sentenciados, el 23 de mayo de 2005. Lo condenaron a nueve años, cuatro meses y tres días de cárcel por robo de automóviles.

A las nueve de la noche, lo llamaron a él y a 14 personas más, uno por uno. Al salir del área de Ingreso, donde estaba desde el 7 de abril, marcaron su brazo con la leyenda D7-Zona2-Estancia9. A las 23:30 horas, lo recibió un custodio en la zona de dormitorios. En ese momento apareció su hermano Jesús. “Me lo voy a llevar a otra estancia, jefe”, dijo al mismo tiempo que sacó un billete de 100 pesos. Por eso “El Marcelo” llegó al D7-Zona1-Estancia5, una celda dirigida por “El Salvaje”.

“El Marcelo” comenzó a vivir con 5 personas en una celda “de lujo” localizada en el área de corrigendos, donde están los más jóvenes de la prisión y los que pasaron por la correccional para menores. Dormía en el suelo, pero acostado, algo que muy pocos gozan en el Reclusorio Oriente.

Todos los recién llegados deben cumplir con tres meses de fajina. Un día después de pisar el dormitorio, a las 9 de la mañana, Tomás, el coordinador de la fajina, buscó a “El Marcelo” para asignarle una labor. No salió al primer llamado, sus compañeros lo escondieron un buen rato.

- ¿Por qué no salías? -preguntó Tomás cuando al fin apareció “El Marcelo”- Agarra tu chicharrón (la cobija) y vente.

Un hombre se dirigió a “El Marcelo” en ese momento: “Me dijo Luis que eras su sobrino”.

El tío de “El Marcelo” estaba en la Penitenciaría de Santa Martha por homicidio y era conocido de Tomás. Para verificar el parentesco, llamaron por teléfono a Luis.

- ¿Qué pasó, hijo? ¿Cómo estás? ¿Te pusieron a hacer fajina? – preguntó Luis.

- No, tío.

- Ya está. A ver, pásame a Tomás.

“Sí, Luis. Ya no va a pasar nada, hermano, ahorita voy a hablar a su estancia”, se oyó decir a Tomás antes de colgar.

“Me hubieras dicho que es tu tío. Nada más quiero que me traigas una escoba y una bolsa de jabón”, le pidió Tomás a “El Marcelo”. Le salió barato, pues para evadir la fajina, un reo debe pagar entre 3,000 y 5,000 pesos, según la edad, la sentencia y el dormitorio que tenga, a decir de los reos.

Santa Martha Acatitla, igual de amarga

”El Marcelo” fue trasladado al Centro de Readaptación Social Santa Martha Acatitla el 26 de febrero de 2007. Hay algunas diferencias entre éste y el Reclusorio Oriente: las celdas están más limpias en el primero, además de que hay regadera en cada una de ellas, y los reos en general no rebasan los 30 años.

Lo demás, la rutina, las reglas no escritas y la violencia, son las mismas, igual de amargas.

A las 7:30 de la mañana es el primer pase de lista, luego viene “El Rancho”, como nombran al desayuno. En el patio colocan peroles grandes con café y huevos cocidos que los presos acompañan con bolillo. Cada reo debe llevar sus propios trastes, “si no tienes dónde te sirvan, no te sirven y no comiste, no les interesa”. Luego cada quien hace lo que le viene en gana: ir a la escuela, jugar en las canchas o acostarse todo el día en la estancia.

En la celda de “El Marcelo” también había reglas: uno lavaba los trastes, otro la ropa, uno más debía ir temprano por el agua y el reo más nuevo limpiaba el espacio muy temprano. “Tienes que tallar despacito, tienes que secar despacito, tienes que hacer todo callado. Cuidadito y se te cae algo porque en chinga se levanta la ‘jefa del cantón’, y te agarra a garrotazos para que aprendas a respetar el sueño”.

“Allá adentro vives del dolor ajeno, te vuelves de corazón más duro, ya no cualquier cosa te lastima, te amargas (…). No te puedo platicar de algo agradable en la cárcel porque realmente todos los días son iguales: picados, muertos, robados, golpeados. No hay un día de felicidad, no te puedo decir este fue el día más feliz ahí adentro”, cuenta.

La muerte del padre

“El Marcelo” perdió a un amigo en la cárcel: lo mataron a navajazos frente a él. También perdió a su esposa, quien en 2010 dejó de ir a verlo. Lo más doloroso fue la muerte de Francisco, su padre, el 16 de abril de 2008. Desde un día antes, se había enterado de que su papá estaba enfermo y de que el diagnóstico no era alentador, por eso llamó a su madre por la mañana, a eso de las 10 y media.

Francisco fue policía investigador federal y un tiempo estuvo asignado en Mazatlán, Sinaloa. En 1997 Francisco pidió su traslado al Distrito Federal debido a que uno de sus hermanos había sido asesinado. Francisco dejó su trabajo al poco tiempo y comenzó con actividades ilícitas: robo de autos y venta de drogas. Fue entonces cuando “El Marcelo”, de apenas 16 años, entró a ese mundo. “Mi papá me decía: ‘te voy a dar 500 pesos pero ve a Tacuba y quiero que me traigas algo’; el automóvil tenía dos bazucas (espacios para bocinas) y ahí metían la mercancía (cocaína)”. Todavía recuerda los bloques de cocaína marcados con un alacrán, símbolo que usaba el cártel de Calí, de Colombia, para distinguir sus productos.

Francisco y otros miembros de su familia controlaban ambas actividades criminales en la zona de Cuautitlán, en el Estado de México. “El Marcelo” aprendió a robar automóviles, por lo general estacionados, trabajaba para su papá y por su cuenta. Antes de los 20 años de edad ganaba 40 mil pesos semanales, en promedio.

El 1 de junio de 2003, lo detuvieron por primera vez en Iguala, Guerrero, con un Jetta robado, pero el juez lo absolvió gracias a influencias de Francisco. En marzo de 2004 lo arrestaron por tentativa de robo de auto, pero pagó su caución y llevó el proceso en libertad. La tercera fue definitiva. En la tercera, “El Marcelo” se quedaría más de nueve años, y al cumplir apenas 3 fue cuando murió su padre.

Un velatorio provisional en la cárcel

La mamá de “El Marcelo” contestó el teléfono justo en el momento en que le daban una mala noticia.

-Es que ya se murió. Tu papá acaba de morir, hijo.

- ¿Cómo que ya se murió, mamá?

-Sí, aquí me está diciendo el médico que Francisco ya se murió.

“El Marcelo”, en shock, pasó el teléfono a su hermano.

Su familia haría todo lo posible por llevar el cuerpo del papá a Santa Martha Acatitla, ubicado al poniente del Distrito Federal. Y así fue.

La carroza fúnebre llegó a las cuatro y media de la tarde a la cárcel. Un custodio colgaba de cada una de las dos puertas del vehículo que se estacionó en el área de descarga de alimentos. De él descendieron la madre y la hermana de “El Marcelo”, estaban desconsoladas. Luego bajaron el féretro.

Ese día cerraron el paso al comedor a todos los internos, sólo “El Marcelo” y su hermano Jesús, quien también cumplía una sentencia por robo, estuvieron ahí frente al cadáver de Francisco, su padre. “El Marcelo” lo tocó, lo abrazó. Le prometió que dejaría la vida de delincuente y que cuidaría de su hermano menor.

Quince minutos después, la carroza abandonó el Centro de Readaptación Social ubicado al oriente del Distrito Federal.

“El Marcelo”, con sus 1.93 metros de estatura, regresó a llorar a su estancia.

Más de seis años más tarde, apenas libre, “El Marcelo” visitaría la tumba de su padre. El 8 de agosto de 2014, por la mañana, llegaría al cementerio que está afuera del Metro Panteones, entre los límites de la delegación Miguel Hidalgo y el municipio mexiquense de Naucalpan, al norte de la Ciudad de México. Se paró frente a él y no paró de llorar. Cantó una canción y limpió la tumba.

El último día en más de 9 años

Cuando cumplió nueve años en la cárcel, los meses transcurrieron más lentos para “El Marcelo”: volvió la desesperación de los primeros días sin libertad, realizó más actividades para desgastar el tiempo y evitó cualquier problema para no alargar su estancia en ese lugar.

Al llegar los nueve años, cuatro meses y un día, reclamó su salida, pero estaba en un error: le faltaban dos días más. Esas 48 horas restantes fueron las más largas de su vida, “se me hicieron como los 9 años”, compara “El Marcelo”. Se le escapó el hambre, pero no la ansiedad que mataba con ejercicio. Aprovechó ese tiempo para acomodar sus pertenencias y repartirlas entre sus amigos, aquellos que lo ayudaron y protegieron en Santa Martha Acatitla.

El 7 de agosto de 2014 llegó. Los reos que están por salir suelen hacerlo después del segundo y último pase de lista del día, a las siete de la noche. Después de nombrar a “El Marcelo”, el custodio Miguel se acercó a él por una deuda.

- ¿Qué onda? Pasa los 10 pesos.

- Te los mandé con “El Baloo”… bueno, al otro turno te lo doy.

- ¿Qué te quieres hacer si tú ya eres hombre libre? Tú ya te vas hoy. Pero por mí te irás hasta las 12 de la noche.

- No te saques de onda, Miguel, pero si ya les aguanté nueve años, imagínate que no aguante tres horas.

“Apándenlo”, soltó Miguel, luego cerró la puerta y volvió a amenazar con retrasar la hora de salida.

“El Marcelo” se recostó en su camarote hasta las nueve y media de la noche, cuando lo llamaron a las esclusas, el último paso hacia la puerta de salida. Y a esa hora comenzó un interrogatorio y la comparación de su rostro con las fotos de su ficha signalética. Él se concentró en las respuestas que daba porque cualquier error alarga más el proceso. Pasó por cinco esclusas, en cada una le hicieron las mismas preguntas pero en forma aleatoria. Entre todas forman un trayecto de 100 metros, aproximadamente. Después de la última, hay un estacionamiento y luego la salida. El policía abrió la puerta a las 11 de la noche, “como en cámara lenta”.

Ya en la calle, “El Marcelo”, de 32 años, estalló en llanto y caminó rumbo a la avenida porque su madre aún no llegaba.

Vio a la gente pasar. Con temor, pidió un cigarro a un hombre que estaba por ahí.

- ¿Acabas de salir?

- Sí, apenas- contestó “El Marcelo”.

- Vente a la tienda. ¿No quieres un refresco?

- No, sólo un cigarrito.

- Va, cuídese y échele ganas.

Fue la primera persona con la que habló afuera de la cárcel, la primera que lo ayudó y nunca supo su nombre.

A las 11 y media de la noche llegaron su madre, uno de sus hermanos, su primo, la pareja de éste y su tía. Bajaron del carro y todos lo abrazaron. Le llevaban ropa que se puso ahí mismo. La otra, la de preso, la dejó tirada en la calle como es costumbre entre quienes salen libres.

Es para no llevarse las “malas vibras”, dicen.

Fuente: VertigoPolitico

Saludos

@MarioMeneses_