Conoce las causas de las enfermedades de orden psico-social.


Consultoría

Tips para cuidar tu salud

Por: Érika Uribe

Las elevadas exigencias del mercado laboral, los altos niveles de competitividad, la carga excesiva de trabajo, la irregular situación económica y las relaciones profesionales adversas son la causa de enfermedades de orden psico-social. Todas ellas surgen como el nuevo fantasma que amenaza la salud de los ejecutivos y la productividad empresarial.

Sí, leíste bien. Se trata de nuevos padecimientos que bajo nombres tan peculiares como tecnoestrés, mobbing, burnoutkaroshi están transformando las relaciones laborales y la calidad de vida de los dueños de negocios de todos los sectores, así como de sus colaboradores. A pesar de ser males reales causados por el estrés laboral, en México no hay un conocimiento generalizado al respecto ni estadísticas específicas sobre el tema. Es más, dentro de las 161 enfermedades enlistadas en la Ley Federal del Trabajo, el estrés no figura.

Las enfermedades laborales de orden psicosocial son reales y afectan cada vez a más personas. México es el segundo país con más líderes empresariales estresados, sólo después de China y antes que Turquía, señala la consultora de negocios Grant Thornton en su International Business Report.

Además, es de las naciones donde más se trabaja al día (la media es de 10 horas), aunque eso no se refleja en el bolsillo de los trabajadores, advierte la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE). Quizá por ello, seis de cada 10 mexicanos consideran que las exigencias laborales aumentaron el último año. De acuerdo con el Workmonitor, estudio elaborado por Randstad –empresa especialista en recursos humanos– no lo ven compensado en su remuneración.

Al factor económico se suman otros elementos, como la inseguridad y la alta rotación de personal. Esto da como resultado que, según la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), tres de cada 10 empleados vivan con estrés.

En tanto que la situación en EE.UU. no es muy diferente. Una encuesta nacional de opinión pública de la American Psychological Association indica que para dos tercios de los estadounidenses el hablar de trabajo tiene un impacto significativo sobre su nivel de estrés. Lo anterior se traduce en un costo de unos US$300,000 millones al año. La cifra resulta del ausentismo, disminución de la productividad, rotación de personal, seguros directos y honorarios médicos y legales.

Aplica la receta

A continuación, te presentamos algunos de los padecimientos que afectan cada vez a más personas y los remedios para mantenerte siempre sano en cuerpo y mente.

Tecnoestrés. Se genera por los largos periodos que los ejecutivos dedican al uso de dispositivos tecnológicos (computadora y teléfono) y al uso intensivo que hacen de Internet. Ocasiona dificultad para concentrarse, fatiga, aislamiento, ansiedad, dolor de cabeza, cuello y espalda, alteraciones del sueño, gastritis, palpitaciones, mareos e hipertensión arterial.

Apego enfermizo a la tecnología. Afecta al 63% de los usuarios de Internet y los mayores de 40 años son las principales víctimas. Para disminuir su impacto en la salud, los psicólogos proponen adoptar técnicas de relaja-ción y aprender a ver la tecnología como una herramienta de trabajo y no como un fin.

Síndrome de burnout. Se atribuye a la sobrecarga de trabajo, constantes cambios de turno o de huso horario, excesivos niveles de responsabilidad y condiciones laborales inadecuadas. Ocasiona dolor de cabeza, alteraciones digestivas, trastornos del sueño, elevación de la presión arterial, fatiga, palpitaciones, depresión, cansancio emocional, minusvalía, apatía y ansiedad.

Tan sólo en Estados Unidos se relaciona con el 60% del ausentismo laboral y genera gastos por US$57,000 millones anuales, según la American Psycologycal

Para marcarle un alto, se recomienda enfrentar la situación y corregir aspectos estresantes. Lo ideal es tomar terapia psicológica, llevar una dieta sana, hacer ejercicio y hasta cambiar de actividad.

Mobbing. Consiste en el hostigamiento psicológico que dos o más personas ejercen de manera sistemática –en un mínimo de seis meses y al menos una vez a la semana– contra algún miembro de la organización. Puede darse de superiores a subordinados, a la inversa o entre iguales. La víctima recibe ataques que alteran su rendimiento laboral y le ocasionan estrés, miedo, irritabilidad, apatía, frustración o pensamientos suicidas.

En México, entre el 8 y el 12% de los trabajadores admite haber sufrido este tipo de agresión, indican estudios de la Universidad de Guadalajara. Para remediarlo, hay que buscar el apoyo de una organización, solicitar orientación psicológica y, si el caso lo amerita, llevar el caso ante los juzgados.

Karoshi. De origen japonés, en español este nombre significa “muerte por exceso de trabajo” y hace referencia al fallecimiento súbito de un individuo –aparentemente sano– en su trabajo y a consecuencia de un derrame cerebral o de un ataque al corazón. Esto se debe a jornadas laborales excesivas y demasiada presión, que el organismo no es capaz de soportar.

La presión arterial aumenta, las arterias se endurecen y cesa el flujo sanguíneo al cerebro y/o corazón. Las personas más propensas tienen entre 40 y 50 años, y más de la mitad son ejecutivos, empleados de oficina y funcionarios públicos. Para evitarlo, se debe reenfocar la cultura laboral y hacer énfasis en el cuidado de la salud y la calidad de vida.

Más soluciones

Aunque falta mucho camino por recorrer, las organizaciones –sobre todo, las de tamaño mediano y grande– comienzan a prestar atención a las enfermedades psicosociales. En Finlandia, por ejemplo, se promueve no sólo la salud física de los trabajadores, sino también la mental, dice el informe Mental Health In The Workplace, de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

En tanto que en Alemania, las empresas tienen programas para reducir estos trastornos. Por su parte, en el Reino Unido se han diseñado políticas de salud mental para el lugar de trabajo. En el caso de México, la legislación establece como obligación del patrón otorgar a su personal condiciones de seguridad.

Dentro de ellas está la identificación y medición de riesgos, capacitación y adiestramiento por instructores autorizados por la Secretaría del Trabajo y Previsión Social. Asimismo, brindar equipo de protección personal y monitorear la salud de cada empleado, explica Perla Edith Castillo Ramírez, especialista en Medicina del Trabajo.

La también directora operativa de Impulso Integral y Desarrollo, firma especializada en salud e higiene en el trabajo, señala que el asalariado tiene responsabilidades. Por ejemplo, debe usar equipo de protección personal, apegarse a los tiempos de descanso y actualizarse sobre el uso correcto de los equipos y medidas de seguridad.

Para Arturo Ruiz Velasco, psicoterapeuta y consultor en desarrollo humano a cargo de la firma OM Capital Humano, si las organizaciones dieran apoyo emocional a sus trabajadores y tuvieran un área específica para soporte emocional, se evitarían muchos problemas de salud y mejoraría la productividad.
“Lo más importante es gestionar una cultura de la prevención y lograr una sinergia empresa-trabajador. Con ello, se evitarían costes adicionales por baja productividad y, en algunos casos, la baja laboral”, concluye el especialista.

Consejos básicos

Aunque el estrés laboral es un padecimiento hasta cierto punto inevitable, existen algunas estrategias para manejarlo.

Aprender a comunicar. Para ello, presta atención a lo que se te dice, evalúa tu entorno y emplea las palabras adecuadas.
Desarrollar empatía. En términos coloquiales, ponte en los zapatos de otros.
Negociar. Hazlo desde una óptica de dar-dar: yo doy, tú das y los dos ganamos.
Decir no. Pon en una balanza tus prioridades, capacidades y expectativas. Nunca actúes sólo por complacer a los demás.
Tomarte un tiempo para ti. Haz ejercicios en tu lugar de trabajo o tómate algunos minutos para despejarte, respirar y meditar. A veces, 15 o 20 minutos son la mejor salida para liberar adrenalina.

Para mantenerte siempre sano

Da su justo valor al trabajo
Define prioridades
Limita tu actividad laboral al centro de trabajo
Aprende a fijar límites
Organiza tu tiempo
Realiza una actividad física de forma constante
Sigue una dieta equilibrada
Descansa
Si es necesario, busca asesoría de un terapeuta

Fuente: www.soyentrepreneur.com

Saludos

@MarioMeneses_

 

Primer Foro de #SeguridadPrivada para Hoteles de la Ciudad de México


Da SSP-DF marcaje a empresas de seguridad

Hiram Almeida Estrada, titular de la SSPDF.

México
22 de julio de 2015
Alberto González / El Sol de MéxicoCiudad de México.- Las empresas de seguridad privada que operan en el Distrito Federal estarán “bajo la lupa”, pues se les someterá a una revisión exhaustiva de su permiso, autorización o licencia para operar, los cuales son otorgados por la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal (SSPDF) previa verificación al cumplimiento de requisitos establecidos en la normatividad.

Así lo advirtió ayer Hiram Almeida Estrada, titular de la SSPDF, al tiempo que precisó que actualmente la corporación tiene 733 permisos vigentes para esas compañías y en lo que va del año se han expedido 105 nuevas autorizaciones y se revalidaron 158 más.

Asimismo, agregó, 71 empresas nuevas están en trámite para la obtención de sus permisos.

Añadió que durante los primeros seis meses de este año se llevó a cabo el registro de personal de empresas de seguridad privada, alcanzando un total de tres mil 902 y en este mismo periodo se otorgaron 51 constancias de registro en el padrón de evaluadores y capacitadores.

En el marco del Primer Foro de Seguridad Privada para Hoteles de la Ciudad de México, el funcionario se reunió con el presidente de la Asociación Nacional de Hoteles de la Ciudad de México, Nathan Poplawsky Berry, y el director general de la Secretaría de Turismo del Distrito Federal (STDF), Felipe Carreón Carrillo, a quienes expuso que “el control y vigilancia de dichas empresas compete a las instancias de seguridad pública desplegadas en el país”.

El jefe policíaco remarcó que uno de los objetivos de este primer foro de Seguridad Privada para Hoteles de la Ciudad de México fue difundir y analizar la normatividad que requieren las empresas de seguridad privada, a fin de coadyuvar en la regulación de sus actividades al interior de sus inmuebles.

Por su parte, el presidente de la Asociación de Hoteles de la Ciudad de México, Carlos Nathan Poplawsky Berry, recordó que el organismo que representa mantiene un convenio con la SSP-DF que ha tenido como objetivo establecer coordinada y conjuntamente acciones para la prevención del delito, capacitación, intercambio de información, vigilancia y la atención de emergencia conforme a los protocolos establecidos mediante el Programa de Cuadrantes y el uso de las herramientas tecnológicas. Todo ello, aclaró, con el fin de garantizar la seguridad en el interior y las inmediaciones de los hoteles afiliados a la asociación.

Afirmó que “la Ciudad de México es, y así se percibe, una ciudad segura, donde el visitante puede transitar y disfrutar de todos sus atractivos”. Finalmente, confió en que con los trabajos de este foro se dará un paso adicional para logar la meta común de ofrecer a los huéspedes y visitantes la mayor garantía de seguridad en el interior de los hoteles de la Ciudad de México.

Fuente: www.oem.com.mx

Saludos

@MarioMeneses_

CERTIFICACIÓN DE LA GESTIÓN DE LA CALIDAD EN LOS SERVICIOS DE SEGURIDAD PRIVADA GCSSP001:2012


Consejo Nacional de Seguridad Privada A.C.

Certificación CNSP

CERTIFICACIÓN DE LA GESTIÓN DE LA CALIDAD EN LOS SERVICIOS DE SEGURIDAD PRIVADA GCSSP001:2012.

1.1.            CALIDAD.

El Consejo Nacional de Seguridad Privada, A.C., ha desarrollado el modelo de certificación de calidad, expresamente estructurado para compañías que proporcionan servicios y/o productos relacionados a la seguridad privada. El modelo se basa en un conjunto de estándares relacionados con:

  • Estructura de Negocio.
  • Estructuras Técnicas Operativas.
  • Administración de Recursos Humanos.

La finalidad, es alcanzar una ventaja competitiva a nivel confianza y certidumbre para los usuarios, sobre las aptitudes profesionales y comerciales de la empresa que se certifica y con esto lograr lo que reza nuestro lema  “Empresas de Calidad”.

1.2.               ¿POR QUÉ DE NUESTRO ESTANDAR?

La Norma del CNSP, se integró con los rubros que mejor se adaptan a las necesidades de gestión de las empresas de seguridad, en las que independientemente del modelo de gestión con el cuál trabajen; podrán accesar a la certificación de la Norma del CNSP, dado que son rubros que revierten grandes beneficios por su adaptación, aplicación y seguimiento para el ciclo de mejora continua.

El Comité de Calidad y Certificación del CNSP, ha impulsado este proyecto, convencido de que fortalecerá en gran medida a las empresas que ya cuentan con un Sistema de Gestión de la Calidad y/o brindará el soporte adecuado a aquellas que consideran de forma inmediata implementar un Sistema de Gestión de la Calidad.

Como una forma de guardar cierta confidencialidad conviene que cada empresa nombre un auditor interno, que será responsable de reunir la evidencia requerida y presentarla al CNSP, con el propósito de lograr la conformidad y acreditación correspondiente. Así, el modelo de certificación se facilitará, operando bajo los siguientes principios:

•  Di lo que haces

•  Haz lo que dices

•  Compruébalo

•  Mejóralo.

Sin duda, lograr la conformidad con los requisitos del estándar del CNSP, facilitará el acceso a la certificación de calidad, bajo normas NMX.

  1. OBJETIVOS

2.1.               Incrementar la eficacia y/o eficiencia de las empresas de seguridad privada en el logro de sus objetivos.

2.2.               Mejorar continuamente en los procesos, servicios, productos, eficacia, respuesta, entre otros.

2.3.               Reducir las incidencias negativas de producción o prestación de servicios de seguridad privada

2.4.               Medir y monitorear el desempeño de todos los procesos de la prestación de servicios de seguridad privada.

2.5.               Estandarizar las regulaciones mínimas de constitución y operación de una empresa de seguridad privada.

2.6.               Estandarizar las actividades del personal que trabaja dentro de la organización por medio de la documentación.

2.7.               Incrementar la satisfacción del cliente al asegurar la calidad de productos y servicios de manera consistente, dada la estandarización de los procedimientos y actividades.

2.8.               Garantizar a los clientes y usuarios la prestación de un nivel aceptable de servicios preventivos de seguridad.

2.9.               Dar certidumbre a las autoridades reguladoras del sector sobre la licitud de la afiliación de las empresas de seguridad.

2.10.            Establecer reglas de calidad que permitan una sana competencia de mercado dónde el cliente pueda diferenciar servicios de eficiencia bajo costos justificables.

Fuente : www.cnsp.org.mx

Saludos

@MarioMeneses_

Protección Federal ya no competirá con empresas de #SeguridadPrivada


 

Gustavo Castillo García
Periódico La Jornada
Miércoles 8 de julio de 2015,

El Servicio de Protección Federal, que cuenta con más de 3 mil elementos, no competirá más con las corporaciones de seguridad privada y dejará de prestar sus servicios a particulares y empresas; solamente se dedicará a vigilar y dar capacitación en materia de seguridad a instituciones gubernamentales, reveló el encargado de esa división de la Policía Federal (PF), Alfonso Ramón Bagur.

Entrevistado durante el Congreso Latinoamericano de Seguridad Asis México 2015, Bagur dijo a La Jornada que los integrantes de esta división establecerán vigilancia perimetral en todas las prisiones federales y participarán en el cuidado de instalaciones estratégicas, como aquellas que manejan energía o investigaciones nucleares, así como las áreas donde se construirá el nuevo aeropuerto de la ciudad de México.

En la actualidad, el Servicio de Protección Federal trabaja de manera similar con corporaciones como la Policía Bancaria e Industrial (PBI) o empresas de seguridad privada; cobra por sus servicios y el pago mensual mínimo a la Comisión Nacional de Seguridad (CNS) por agente ronda los 12 mil pesos.

Estos oficiales, que han sido capacitados en diversas áreas de seguridad y custodia en países como Estados Unidos, Colombia, Francia y España, tienen ‘‘como función principal proporcionar servicios de protección, custodia, vigilancia y seguridad de personas, bienes e instalaciones a las dependencias, entidades de la administración pública federal, órganos de carácter federal de los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial, organismos constitucionalmente autónomos y demás instituciones públicas que así lo soliciten’’, indican los documentos de creación de este grupo.

Sin embargo, esta área, creada durante la gestión de Genaro García Luna como secretario de Seguridad Pública federal (2006-2012), generó al menos mil 200 millones de pesos de ingresos anuales y competía con las corporaciones privadas, ya que –todavía hoy– prestan ‘‘servicios a personas físicas o morales (…) que por su condición, relevancia o trascendencia de sus actividades contribuyan al desarrollo nacional, así como a representaciones de gobiernos extranjeros en territorio nacional’’.

Sin embargo, esto cambiará a partir de enero de 2016 y dejará de prestar servicios a la iniciativa privada. ‘‘Así es porque el Servicio de Protección Federal puede llegar a ser un competidor desleal de las empresas que se  dedican a la seguridad como negocio, y esta corporación no busca hacer negocio, ya que es parte del gobierno federal’’, señaló Bagur.

Indicó que seguridad federal no perderá ingresos al no custodiar a personas físicas o ciudadanos, ya que en la actualidad no podrían ni siquiera atender todas la peticiones de resguardo que hacen las propias instituciones del gobierno federal. ‘‘Necesitaríamos para ello 12 mil 500 elementos y eso nunca lo vamos a tener. El servicio está virando a ser una institución de apoyo regulador, si alguna institución solicita apoyo para integrar su cuerpo de protección’’.

Bagur concluyó que no puede ser un cuerpo que se dedique a levantar una pluma (de acceso vehicular) o que esté cuidando un estacionamiento’’

Fuente: www.jornada.unam.mx

Saludos

@MarioMeneses_

10 Conceptos que te apoyan cuando preparas una #formación.


Estos días estoy trabajando con un grupo de personas que están terminando su formación para ser docentes. Un grupo de personas excelentes que tras cuatro meses de intensiva preparación se han terminado enamorando de la docencia y creyendo que “una formación efectiva y nutritiva para el talento de las personas es posible”. Yo también lo creo, y mucho más después de conocer a gente como ellos deseosos y deseosas de seguir en esa dirección

Este Post va dedicado a este grupo de Formadores y Formadoras (con mayúsculas) que mañana se certifican como tales, y con los que quiero compartir algunos aprendizajes extraídos de mi experiencia. Ojo, lo que expongo a continuación son aspectos que he ido aprendiendo con el tiempo y con la práctica, no son ley, no son infalibles, son absolutamente subjetivos, pero son 10 cosas que me apoyan cuando preparo una formación.

1

No programes nunca una formación o una sesión formativa que tú no querrías recibir como alumno o alumna

Para mi esto es esencial, es la máxima con la que trabajo desde hace años. El reto está en desarrollar aquella formación a la que sin duda querría apuntarme, preparar la clase que a mi me gustaría recibir. Lo contrario sería injusto y estarías sometiendo a los demás a una tortura en la que tú serías responsable directo.

Cuando termines de programar una formación o una sesión pregúntate si tú estarías encantado (y hasta ilusionado) de recibirla, y si te queda alguna duda… revísala, porque no te funcionará.

2

Redacta el objetivo con RESPONSABILIDAD

Ojo, hazlo con RESPONSABILIDAD porque el objetivo no es tuyo, el objetivo es de los alumnos y alumnas que van a compartir el contexto formativo contigo. Así que cuidado, tienes en tus manos algo que no te pertenece y además va a marcar la pauta de aprendizaje de otras personas.  El respeto que le debemos los formadores/as a los alumnos y alumnas empieza desde este momento, incluso antes de conocerlos personalmente.

A mi esto me apoya bastante, de hecho es lo primero que hago, y reconozco que no escatimo en invertir el tiempo que me haga falta para hacerlo bien. Redactar el objetivo de la formación me reencuadra, me permite focalizarme y no dispersarme.

3

Tú objetivo no es enseñar, ni que los alumnos aprendan

¿Cuál es entonces el objetivo de un formador o formadora?…, pues verás, para mi el objetivo no es enseñar, ni tampoco que los alumnos aprendan…, para mi el objetivo de un formador es generar el contexto adecuado con los recursos disponibles para que la persona active por sí misma su proceso de aprendizaje.

Recuerda que los formadores somos DINAMIZADORES DEL CONOCIMIENTO.

4

Convierte los objetivos en contenidos, y los contenidos en actividades

No hay viento favorable si no sabemos dónde queremos ir. Solo cuando el norte está perfectamente claro es cuando estoy en condiciones de elegir los contenidos que van a dar respuesta a esos objetivos.

Un error muy habitual en formación es comenzar acumulando información sobre lo que tenemos dar y colapsarnos de datos y textos… ¡¡¡ ERROOORRRR !!!

Primero define bien el objetivo de la formación, segundo los contenidos (eligiendo únicamente aquellos que van a dar respuesta a los objetivos planteados); ten en cuenta siempre que aquellos contenidos que no estén relacionados con este objetivo, por muy interesantes que sean o por mucho que te puedan gustar deben quedarse FUERA de la programación.

No caigas en la tentación de la cantidad, por mucha tranquilidad que te pueda dar… y preocúpate por darle calidad a lo que has decidido abordar.

5

Ajusta los contenidos al calendario

Esto nos ayuda mucho a tener una visión global de todo lo que vamos a hacer, visión que se transmitirá a tus alumnos/as facilitándoles una “sensación de coherencia” necesaria cuando se afronta un proceso de aprendizaje.

Dale un porcentaje de importancia a cada contenido que vas a abordar y aplica ese porcentaje al tiempo del que dispones… es la mejor forma que he descubierto de estimar cuánto tiempo dedicar a cada contenido.

Eso sí, no olvides que la programación y la temporalización es solo una estimación, una estimación necesaria pero no una “predicción certera” de lo que ocurrirá en la realidad.

6

Se aprende lo que se vive

Y todos los contenidos, ABSOLUTAMENTE TODOS son vivenciables… es cuestión de metodología, creatividad y TRABAJO DURO DE LOS DOCENTES…, e insisto: todos los contenidos se pueden vivenciar.

Se aprende desde los dos hemisferios, desde lo racional y desde lo emocional, uno y otro se necesitan para que el proceso de enseñanza-aprendizaje sea efectivo.

Piensa qué es lo que puedes hacer para que tus alumnos y alumnas puedan sentir la formación, la puedan experimentar dentro del contexto de cada especialidad, piensa en qué es lo que tú echabas de menos cada vez que fuiste alumno y dale respuesta a esa necesidad.

7

Todo lo que hagas debe tener un “para qué” bien orientado

Cualquier actividad, cualquier intervención, cualquier dinámica que propongas debe tener un “para qué” bien fundamentado y orientado a los objetivos.

No marees a la gente, el objetivo no es sorprenderlos, ni que se lo pasen bien, ni siquiera crear consenso… no, el objetivo es un proceso de enseñanza aprendizaje que bien llevado conducirá probablemente a que se genere la sorpresa, la diversión, el consenso y el enriquecimiento personal.

Recuerda también que la improvisación es un recurso, pero no la base de tu trabajo. Confía en tu instinto porque tendrás que tomar decisiones que no habrás planificado previamente, pero sé riguroso con la propuesta que le hiciste a tus alumnos/as.

8

Sé tú mismo/a

Los alumnos te huelen. La formación es un proceso de comunicación, y como todos los procesos de comunicación la carga emocional del mismo condiciona el fondo de lo que digas y crea el contexto desde el que se vivirá ese proceso. No subestimes a los alumnos, tengan el nivel formativo que tengan, tengan la edad que tengan, da igual… reconocerán tus actitudes.

Y no me refiero a que se den cuenta que estás más o menos nervioso, o sientas que estás más o menos preparado, no, no voy por ahí. La gente es mejor de lo que crees y estará encantada de que las cosas te salgan bien, incluso te apoyarán si lo necesitas ¿o a caso no lo haces tú con tus formadores y formadoras? No trates de aparentar nada, eso no funciona. Ser tu mismo es lo mejor.

Lo que quiero transmitirte es que si no eres auténtico tarde o temprano los alumnos destaparan el fraude… y cuando se rompe la confianza, se pierde la credibilidad.

9

Respeta a quienes invierten su tiempo y esfuerzo en atenderte

Ojo con tu ego. No eres más que nadie, solo estás ocupando un rol, y el rol de Docente es circunstancial. No estás por encima de tus alumnos aunque en ese momento estés desarrollando un papel que tiene su propia carga directiva, pero es solo eso, eres quien dirige la orquesta en ese momento porque la vida así lo quiso… pero no eres más que nadie.

Tampoco eres el salvador o salvadora de nadie, ni tienes encomendada esa misión.

Respeta, a través de tus propuestas, el tiempo y el esfuerzo que invierte cada persona en estar presente en tus formaciones.

Nunca olvides que tú estás ahí porque tus alumnos están. Sin ellos, no hay formación y sin formación no hay formadores.

10

Disfruta, con generosidad

…y con mentalidad de abundancia. No escatimes en compartir y facilitar recursos y trata de disfrutar desde ese enfoque. Es lo mejor. No se trata de esperar nada a cambio, no, no es eso. La docencia tiene un fuerte “sentido de contribución” y si esperas algo a cambio estás mercadeando con la naturaleza de las cosas.

No busques el aplauso, no busques el reconocimiento, ni siquiera busques que te contraten de nuevo… si haces eso desviarás tus actitudes y acciones de los objetivos iniciales y entonces no llegarás donde te propusiste.

Disfruta, este es un trabajo precioso. Conocer gente es más barato que viajar y formar te da la posibilidad de interaccionar con gentes de todo tipo, edades y condiciones…, disfruta, porque contribuyendo uno crece y esa profesión va de eso… de CRECER.

Mucha suerte a todos/as… y hasta pronto!!

Fuente: http: www.procesosyaprendizaje.es

Saludos

@Mario Meneses_

Guía para elaboración de Estado de Fuerza para Prestadores de Seguridad Privada (2012)


 

 

GUÍA PARA LA ELABORACIÓN DE ESTADOS DE FUERZA PARA PRESTADORES DE SERVICIOS DE SEGURIDAD PRIVADA.

El Estado de Fuerza es un documento en el cual se integra información referente a Seguridad Privada de los diferentes servicios que se brindan en la entidad federativa. Dentro de éste se encuentra el registro de datos de personal (operativo y administrativo) así como, parque vehicular autorizado equipo de radio comunicación, equipo accesorio (fornituras, PR24 tolete, gas lacrimógeno, esposas, entre otros), relación de servicios que prestan, en su caso, armamento.

 

Los prestadores de servicios deberán enviar dentro de los primeros 5 días naturales del mes siguiente al que se informa el Estado de Fuerza con los siguientes datos:

 Personal Administrativo

 Personal Operativo

 Incapacidades

 Bajas

 Altas

 

El estado de materiales y equipo:

 Equipamiento ( toletes, fornituras, entre otros)

 Equipo de Radio

 

Estado de Parque Vehicular y equipo accesorio:

 Parque Vehicular

 

Estado del armamento (en su caso):

 Armamento

 

GUIA PARA LA ELABORACION DE ESTADOS DE FUERZA.

 

 

Saludos

@MarioMeneses_

¿Policía Federal de México opera sin manual de uso de fuerza?


Insight Crime

Oficiales de la Policía Federal mexicana

Oficiales de la Policía Federal mexicana

Escrito por Arturo Ángel* Martes, 16 Junio 2015

La principal institución de seguridad civil del país, la Policía Federal, opera sin que se conozca públicamente un manual que defina cuándo y cómo pueden usar la fuerza sus más de 40.000 agentes.

A diferencia del Ejército y la Marina —las otras dos fuerzas federales que participan en operativos de combate al crimen y seguridad pública— la corporación dirigida por el comisionado Enrique Galindo no ha querido revelar los datos mencionados pese a que se han hecho distintas solicitudes de transparencia. El manual de uso de la fuerza de las fuerzas militares fue publicado en el 2014. Ahí se establece por ejemplo, que no se puede disparar a través de paredes o ventanas o a coches en movimiento.

Este artículo apareció originalmente en Animal Político y fue editado y publicado con permiso. Vea el original aquí

Pero del lado de Policía Federal no hay disponible públicamente un manual de ese tipo. Lo único que se puede revisar son lineamientos generales de uso de la fuerza publicados en el 2012 por la ya desaparecida Secretaría de Seguridad Pública (SSP), y en los que se establecía que debería de existir un manual que contuviera las reglas.

El pasado viernes 22 de mayo policías federales “abatieron” a 42 personas, en lo que es el enfrentamiento con el mayor saldo humano en la historia reciente de combate al crimen organizado.

Según lo dicho por testigos y por los propios mandos, se disparó a los agresores escondidos en dos edificios incluso desde un helicóptero. Públicamente es imposible verificar si ese tipo de acción está permitida porque no se puede consultar documento alguno.

Los “lineamientos” de la Policía Federal

En 2012, cuando todavía existía la SSP (que luego fue reemplazada por la oficina del Comisionado Nacional de Seguridad) se publicaron los denominados “Lineamientos generales para la regulación del Uso de la Fuerza pública por las Instituciones policiales y órganos desconcentrados en la SSP”.

El documento aborda el marco general en cuanto al uso de la fuerza. Se establecen cinco principios para el uso de la fuerza, así como cinco niveles de fuerza (a diferencia de los cuatro que contempla el Ejército).

El último de esos niveles es el uso de la fuerza letal, es decir, de armas de fuego que pueden terminar con la vida de otra persona. Según el documento, la fuerza letal podrá emplearse “cuando los otros medios resulten ineficaces”. Se plantea que esto deberá hacerse con “moderación” y buscando “reducir al mínimo las lesiones o los daños”.

VEA TAMBIÉN: Noticias y perfiles de México

“Las Instituciones Policiales encargadas de […] preservar el Estado de Derecho especificarán las reglas para el uso de la fuerza pública en los manuales que contengan los procedimientos de actuación” indica el capítulo tres de esos lineamientos.

Un ciudadano pidió a la Policía Federal que se le facilitara una versión del manual de Uso de la Fuerza, pero la corporación dijo que tal documento era inexistente y que lo que estaba disponible eran los lineamientos generales publicados en el 2012.

El manual militar

El Manual de Uso de la Fuerza, de aplicación Común a las tres Fuerzas Armadas da luz verde a militares, marinos y miembros de la Fuerza Aérea para usar fuerza letal —como se le conoce técnicamente a las armas de fuego— en contra de potenciales agresores incluso antes de que estos ataquen primero. Pero existen condiciones.

De entrada el manual establece que deben cumplirse cinco requisitos básicos para que se legitime el derecho a la defensa y por lo tanto proceda una respuesta de cualquier tipo: 1) que exista un intento de agresión; 2) que la amenaza sea real y no hipotética; 3) que el hecho sea actual o inminente; 4) que se analice racionalmente la posibilidad de defensa; 5) que no haya habido provocación de parte de las autoridades.

En resumen, se trata de que haya una respuesta que sea acorde con la amenaza o el tipo de agresión que se esté recibiendo.

Llegado a ese punto los militares deben seleccionar entre cuatro niveles de uso de la fuerza. El último de los niveles es el de “fuerza letal” que es válido cuando “los agresores o transgresores amenacen al personal de las fuerzas armadas o a terceros con armas de fuego, explosivos, vehículos”. Es decir, no es necesario que los militares esperen al primer disparo para que ellos abran fuego.

 

Pero el manual establece algunas reglas que deben seguirse al momento de usar las armas, entre ellas la prohibición a los soldados y marinos de disparar a través de paredes, ventanas o barreras sin que haya claridad de quienes están realmente dentro.

También está prohibido —y de hecho constituye un uso indebido de la fuerza letal— el disparar en contra de vehículos en movimiento excepto cuando exista el riesgo de que alguien resulte lastimado si no se lleva a cabo.

Número desconocido de muertos por acciones policiales

Los datos oficiales más recientes de la Secretaría de la Defensa Nacional y de la Marina, revelados a través de solicitudes de transparencia, arrojan que de diciembre de 2006 a 2014, un total de 4.074 presuntos agresores han muerto en los enfrentamientos en contra de las fuerzas armadas. El promedio en ocho años sería de hasta dos civiles muertos en choques con los militares todos los días.

Si se toma en cuenta que en ese mismo periodo aproximadamente 200 elementos de las fuerzas armadas murieron en los operativos contra el narcotráfico, la diferencia entre uno y otro es importante. Por cada militar muerto hay 20 sicarios presuntamente abatidos.

A diferencia de las fuerzas armadas, la Policía Federal no ha querido revelar el número de civiles muertos en choques con sus agentes en los últimos años. En varias solicitudes de transparencia, los ciudadanos pidieron a la Policía Federal conocer el número de civiles abatidos en enfrentamientos con los agentes, pero la respuesta fue que no se puede dar ese dato ya que “es facultad del Ministerio Público iniciar las averiguaciones por homicidio”.

Fuente: insightcrime.org

Saludos

@MarioMeneses_